miércoles, 19 junio 2019, 17:37
Jueves, 09 Agosto 2012 14:58

Michael Phelps no conoce el mar

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros
Valora este artículo
(12 votos)

La confesión fue insólita: El mejor nadador (y deportista olímpico) del mundo, el apodado «El Tiburón», el que parece tener aletas en vez de brazos, el excepcional Michael Phelps, no conoce el mar.

 

La confesión fue insólita: El mejor nadador (y deportista olímpico) del mundo, el apodado «El Tiburón», el que parece tener aletas en vez de brazos, el excepcional Michael Phelps, no conoce el mar.

 

Es increíble, pero cierto: el orgullo de Baltimore ha nadado tantos kilómetros como para darle varias vueltas al planeta (nadaba 80 kilómetros cada semana), pero nunca se ha zambullido en el agua salada.

 

Me quedé atónito cuando leí sus palabras hace unas horas, salidas de alguien procedente de un país con casi 20 mil kilómetros de costas, y costas para todos los gustos.

 

Algunos explican el hecho en que de niño le tenía pánico al agua y era inquieto, torpe y distraído, pero detrás hay algo más, y todos lo deben reconocer por una cuestión mínima de respeto. Además de remediar su grave problema de concentración al volcarse de lleno en las piscinas, Phelps selló un pacto silencioso de sacrificio y en los siguientes lustros debió dejar de lado miles de satisfacciones para ser el grande que es.

 

Sin dudas, es un talento natural quizás insuperable, pero nadie dude que detrás de cada presea hay años de entrenamiento y «caprichos» dejados de lado, entre ellos bañarse en una playa, aunque siempre haya personas que miren por encima del hombro al muchachón fanático del rap. Hasta la novia debió esconder para evitar acosos innecesarios, y en su país es bien difícil ocultar algo así.

 

Tantos años de privaciones debían cobrar su precio, y por eso desde meses atrás «La Bala» había dicho que diría adiós definitivamente a la alta competición después de Londres-2012, aunque con 27 abriles en sus costillas, todavía podía batallar en Río de Janeiro-2016.

 

De todas maneras, cuando vire atrás su cabeza, puede sentirse confiado, el resto del mundo viene detrás, muy detrás de él, y quizás décadas después de ser polvo o cenizas, todavía nadie pueda acercársele.

 

Ahora tiene tiempo para llenarse el cuerpo de sal, o ponerse a surfear si le viene en ganas, después de todo, este sueño sí es bien accesible para la gran mayoría de los mortales.

Visto 2839 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar