miércoles, 19 junio 2019, 17:26
Jueves, 30 Mayo 2019 06:10

DE LA VIDA COTIDIANA: «Aquí no se puede hablar mal de los hombres»

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)

Iba una sentada al lado de la otra. Hablaban como si el mundo no existiera para ellas. Pero en la guagua todos estaban atentos a la historia.


—Estoy sola hace una pila de años, no encuentro un hombre que sirva: el que no tiene casa, tiene un arrastre de no sé cuántos hijos o, sencillamente, no se busca ni paʼl chicle. ¿Y tú? La última vez que nos vimos estabas viviendo con tu esposo.

—Sí, la verdad que me salió muy bueno, pero murió. Desde entonces, me empaté con un vecino, el caso es no estar sola. ¡Niña, los años pasan, búscate a alguien que te alivie las penas!

—No es fácil vivir así, que si se rompe un bombillo, que si el yale de la puerta no sirve, que si el colchón hay que arreglarlo. La vida se hace muy difícil y solitaria. En verdad una pasa mucho trabajo. Pero tampoco hay muchos hombres disponibles, que digamos.

—¿Por qué?

—Mija, ¿no te das cuenta? El que no está casado, tiene una relación, dos, tres; eso, sin contar que casi todos prefieren a las jovencitas o son gays.

—Bueno, en cierta parte, tienes razón. El mío tiene mil defectos, pero tengo compañía. Es verdad que un día llega tarde, me dice que del trabajo (yo no le creo), y otro viene dando tumbos a causa de los traguitos que se toma por ahí. No sabe hacer nada, tiene tres hijos y no le alcanza el dinero para mantenerlos, la exmujer se la pasa llamando para una u otra cosa... ¡Ah, y como come!, tengo que estar comprando arroz a sobreprecio, porque ese cuerpo hay que llenarlo con algo.

—Oye, ¡con esos truenos...! ¿Ves lo que te digo? ¿Para qué quiero un hombre así?

De pronto, una voz estruendosa dijo bien alto: «Chofe, chofe, para ahí, aquí no puedo seguir, estas mujeres tienen hombrefobia. No puedo con esto», decía riéndose a carcajadas, mientras avanzaba desde el fondo de la guagua hasta la puerta de salida.

Ellas se miraron alarmadas, perplejas, y como si el mundo a su alrededor no existiera, siguieron «halando las tiras del pellejo» a sus actuales y antiguas parejas. El chofer las miró por el espejo retrovisor y siguió la marcha, mientras le decía al cobrador del pasaje: «En este rutero vamos a poner un cartel que diga: “Aquí no se puede hablar mal de los hombres”».

Visto 853 veces Modificado por última vez en Martes, 04 Junio 2019 23:09

Una y otra vez se miró en el espejo y, con algunos mechones de cabello entre sus manos, tomó una decisión: «Voy a hacerme la queratina».

Ante una pregunta o una solicitud, lo correcto es detenerse, escuchar y orientar, según sea el caso.

Comentarios  

 
#8 El Aballarde 01-06-2019 11:57
Bueno al final d esta historia es cierto q las mujeres siempre hablan cosas privadas en los lugares menos indicados pero también d mi parte he vivido esas experiencias con algunos hombres y a esas mujeres les aconsejo q busquen bien al igual q a los hombres
 
 
#7 Normal 31-05-2019 11:21
Están hablando de las mujeres que hablan de sus intimidades en un lugar publico y que me dicen de los hombres que hacen lo mismo, ayer mismo lo viví en la guagua, que estaba, todo el mundo que estaba en el asiento próximo a ese grupo se estaba riendo.
 
 
#6 Andrés R 31-05-2019 11:07
Todas las personas necesitamos tener la compañía de otra para enfrentar la vida. Todos tenemos defectos y virtudes, no solo se puede mirar las manchas.
 
 
#5 lazarita 31-05-2019 10:21
PUES ENTONCES LA VIDA ME HA OTORGADO ORO DESPUES DE RECORRER UN LARGO CAMINO ,NO PUEDO OPINAR IGUAL PORQUE SIEMPRE HE TENIDO SUERTE CON RESPECTO A LOS HOMBRES ,EN ESTE CASO MI ESPOSO ES 11 AÑOS MENOR QUE YO Y PUEDO DECIR QUE PONIENDOLO EN UNA BALANZA SE INCLINA MAS A LOS MERITOS QUE A LOS DEFECTOS ,PARECE QUE LOS PESARES QUE HA SUFRIDO EN LA VIDA CON SUS PADRES YA FALLECIDOS LO PREPARO Y FORTALECIO PARA LA VIDA
 
 
#4 Dayan 31-05-2019 09:10
Lo que puedan opinar ambas sobre los hombres es su punto de vista, lo que es de mala educacion y de mal gusto para otras personas ser oyentes de dicha conversacion al igual que cuando se habla por un movil en voz alta delante de personas, esto no es mas que falta de educacion formal.
 
 
#3 carlosvaradero 30-05-2019 16:31
Más allá del tema que narra el articulo, quiero referirme a la poca cordura y el poco atino de muchas mujeres de hablar todo en cualquier parte como si el mundo fuera solo de ellas.
Para muchas la "discreción" no existe, y convierten el lugar donde se encuentran dígase en la parada de guagua, dentro de la guagua, en un hospital y hasta en una funeraria en un centro de chismes que a los demás no les importan y obligan a oír.
Mujeres por favor...sean más respetuosas, no para los demás, sino para con ustedes mismas, Por favor!!
 
 
#2 dayneris 30-05-2019 13:05
jajajajaj buena esa pero es cierto que hay hombres asi jajajaja, testigo soy de eso jajajaja pero son lo MAXIMO que se lepuede hacer a esta humanidad de hombres jajaja
 
 
#1 manuel 30-05-2019 08:28
Muy certero y cierto comentario. es verdad que en un P, un rutero, una cola. se habla de todo. inclusive cosas intimas, que ha nadie le interesan. lo mismo hasta faltas de respeto hacia cualquier persona. Usted lo ve también hasta en consultas medicas. Están dentro de la consulta 3, 4 pacientes. los demás oyendo tu padecimiento de salud. cuando esto debe ser algo intimo. Pero también sucede en atención a la Población de varias Instituciones. las personas que están para alguna queja tienen que escuchar el tipo de queja de otras persona. En fin son muchas cosas. que ha perdido el cubano. no hay limite las normas de habito y conductas. ya prácticamente ni existes. y si te encuentras a alguien . lo toman como retrograda ,alcaico como un ser raro. Ya lo mal hecho lo incorrecto se ha echo cotidiano y se ve como algo normal sin solución y tenemos que convivir con eso.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar