viernes, 24 mayo 2019, 07:46
Viernes, 10 Mayo 2019 13:56

DE LA HISTORIA DEPORTIVA: Cuba avanza y avanza...

Escrito por  Víctor Joaquín Ortega / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

En Chicago 1959 y Sao Paulo 1963, Cuba muestra buen paso en el medallero. En la primera justa panamericana citada, terminamos en el sexto puesto entre 23 países, con 5 de oro, 2 de plata y 9 de bronce.



En Chicago 1959 y Sao Paulo 1963, Cuba muestra buen paso en el medallero. En la primera justa panamericana citada, terminamos en el sexto puesto entre 23 países, con 5 de oro, 2 de plata y 9 de bronce, mientras que en la ciudad brasileña fuimos quintos: 4-6- 4 entre 21. En Winnipeg 1967 ascendimos al cuarto puesto entre 29 delegaciones: 8-14-26. El motor de la masividad, atendida por un desarrollo científico técnico nunca visto antes en la mayor de las Antillas, y el apoyo del campo socialista daban frutos. Más apetitoso serían.

El ocupante del primer puesto EE.UU., comenzaba a preocuparse. También la mayoría de los gobiernos burgueses del continente. Harían algo para contrarrestar ese ejemplo que los golpeaba.

Vibran y son el alma de las cifras los hombres y mujeres que las hacen posibles. En el deporte, encabezados por los campeones. Hay que hablar de ellos y desde ellos. Vamos....

MÁS ALLÁ DE LAS ESTADÍSTICAS

En Chicago, brilla con luz propia el triplesaltista brasileño Adhemar Ferreira da Silva; con su tercera presea dorada consecutiva: ya lo había conseguido en México 1955, y en la apertura del certamen en Buenos Aires 1951. El también doble campeón olímpico, Helsinki 1952 y Melbourne 1956, y recordista del orbe, es una de las más grandes figuras de la especialidad y del atletismo de todos los tiempos.

Otro saltador, este de salto largo, el norteamericano Ralph Boston, posee refulgencia especial: ganador de la prueba en Roma 1960 (8.12), plusmarquista del planeta con 8.35, después sería el contendiente plateado sorprendido por la labor del profesor británico Lynn Davies en Tokio 1964 8.07 por 8.03.; bronce en el gran golpe de Beamon (8.90) en México 68, al clavar los pinchos a 8.13. En la fiesta del continente acumula las del 63 y el 67 con 8.11 y 8.29.

Honró el certamen de Chicago 1959 el extraordinario atleta estadounidense Al Oerter, amo del disco en las magnas justas de 1956 y 1960; les añadirá las del 1964 y 1968.En el campo de USA vencerá con 58.13, nueva marca para el clásico. Pese a que sus coterráneos dominan el levantamiento de pesas, quien quiebra un récord mundial es el 80 kilos José Flores, de Antillas Holandesas, al alzar 162.5 en fuerza.

Aunque Brasil gana el pugilismo en Sao Paulo, Roberto Caminero, conocido por Chocolatico Pérez, impone su calidad en los 60 kilogramos y aparece la primera dorada continental entre las cuerdas para su patria. Cuando exista la Escuela Cubana de boxeo, prepárense...

Ray Norton (EE.UU.), Enrique Figuerola (Cuba) y Harry Jerome (Canadá) son los más veloces al vencer en los cien lisos de Chicago, Sao Paulo y Winnipeg con 10.3, 10.3 y 10.27. Entre las muchachas, dominio de las estadounidenses con Lucinda Williams, Edith McGuire y Bárbara Farrell con 12.1, 11.9 y 11.5. Lucinda, con doblete con 24.2 en los 200. Berta Diaz es la uno en la cita de Norte en los: 80 con vallas (11.2).

En Chicago se muestra con potencia por primera vez una mujer que hará historia, Wilma Rudolph, plata en los 100 con 12.3. Un sillón de ruedas la esperaba, la práctica atlética la salvó y hasta la convertirá en la mujer más rápida del planeta. Merece un trato especial en próximas ediciones. No será la única figura a la que abordaremos así. Y no solo en el deporte rey.

Visto 431 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar