martes, 25 junio 2019, 09:56
Jueves, 25 Abril 2019 08:58

Habana 500: Magnolias y calcañares

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

En cuestiones de basura, el papel de las multas no sería nada desechable.


Ni un poquito tienen que ver las magnolias y los calcañares, como, supuestamente, tampoco lo tienen los cascos de los motociclistas y los desechos sólidos, las basuras que, lamentablemente, inundan mi ciudad.

Sin embargo, un razonamiento no demasiado complejo pudiera enlazar unos y otras, cascos y basuras, para encontrar al menos una explicación a por qué detritus de la más diversa índole nos rodean, asedian y casi matan, como las penas del bolero compuesto por Sindo Garay.

Desde inicios de marzo circulan por La Habana los nuevos camiones colectores de desechos sólidos enviados por Japón.

Suman algo más de una veintena esos camiones marca Hino Motors llegados a la capital como parte de un proyecto de colaboración entre Cuba y la Agencia Internacional para la Cooperación del país asiático. Pero con ellos no todo está resuelto aquí en cuestiones de basura.

En esquinas, parques y aceras continúan acechando lo mismo escombros que restos de vidrieras, desde disecados ramos de flores hasta la vieja papelería de una oficina, cáscaras malolientes, cartas de amor y desamor, pañales desechables —y desechados— que llevan el recuerdo de las primeras digestiones del bebé...

Fuera de los contenedores donde deberían permanecer, puede encontrarse todo resto inimaginable del acontecer humano, que bien útil podría ser para reconstruir cómo se vive hoy en Cuba, tal como hacen los antropólogos con el contenido de las añejas letrinas de casas coloniales.

Es fácil constatar que todos los motociclistas y sus «copilotas» llevan bien protegida la cabeza con los correspondientes cascos, que, aunque caros y variopintos, nunca se olvidan.

Nadie se arriesga a «pelo suelto y carretera» porque sabe que apenas podría sortear unos pocos kilómetros sin que un policía le detenga para imponerle la consabida multa por no llevar casco.

Sin embargo, aunque abundan leyes, reglamentos, contravenciones y quién sabe cuántos otros soportes legales referidos a la higiene comunal, parecen permanecer en hibernación, acogidos al sueño eterno de una Bella Durmiente tropical y salsera.

No hablo ya de educación ciudadana o de un respeto al prójimo que debería estar latente. Como penosamente no sucede así y la persuasión no alcanza el éxito suficiente en este tema, debería exigirse el cumplimiento de la ley.

Si con el mismo rigor con que se demandó y educó a los conductores de motos a cumplir con lo establecido en cuanto al uso del casco, se le exigiera a la ciudadanía para atenerse a lo dictado en cuanto a los desechos sólidos y la higiene del entorno, tal vez la cosa sería diferente.

Por La Habana, lo más grande, y en este caso, también echar mano a los talonarios de multa en bien de todos.

Visto 264 veces Modificado por última vez en Martes, 30 Abril 2019 05:13

Comentarios  

 
#5 yumisley 29-04-2019 17:18
comunales que no cumple con las recogidas de basura diarias por todas las esquinas y las personas que no cuidan la limpieza, estando a veces vacios los latones de basura y echan la basura en el suelo o rompen los latones y se desborda la basura.
deberian poner leyes para el cuidado del ambiente y mantencion de la limpieza en toda CUBA que multaran a las personas que no cumplan con estas medidas de higienes urgentemente necesarias para el pais mas en algunas provincias que en otras pero la Capital es una de las que necesita que tenga higiene y limpieza en todas las areas ,calles y parques.
esto le da un aspecto muy sucio a las ciudades que muchos extranjeros visitan y que cubanos tienen que convivir con ello diariamente. estos desechos y suciedad traen enfermedades y mal aspecto y da que somos los cubanos desatendidos con la higiene de las calle y la recogida por comunales de la basura que a veces llega a ser de 1 vez por semana o cada 15 dias ,en dependencia de la zona. tenemos que tomar consiencia al respecto
TENEMOS QUE CUIDAR la higiene y salud de NUESTRO PAIS
 
 
#4 Arquero 29-04-2019 14:03
Comunales es uno de los grandes suministradores del combustible del mercado negro por eso violan los ciclos de recogida sea en Hino o en un Cohete. Ahora si estoy de acuerdo en que se apliquen todas las contravenciones que regulan el vivir decente en una ciudad desde los que sacan al perrito querio a c.... en las calles hasta los que se sientan en las aceras a pepé. Los de los ruidos terribles, ect. La policia no esa coge a los motoristas sin cascos a lo mejor pero por lo demas no hace casi nada por el orden interno de este desastre que es hoy La Habana.
 
 
#3 Federico Gastell 29-04-2019 11:56
Parafraseando al Maestro Cintio Vitier, que forma EL concepto de lo cubano sustentado en la obra del Apóstol y de ese gran cubano y no todo lo reconocido que ha sido: Jorge Manach. Uno de los rasgos que caracteriza a nuestros isleños es el de no concordar. Por supuesto que el artículo lo veo positivo, porque al menos hace una propuesta sensata aunque no justa para la solución de la crisis de los desechos sólidos que tiene La Habana y puntualizó “crisis”, porque en verdad es un caos la situación actual. Además de la cuestión higiénica y epidemiológica que tiene la ciudad, es algo que deja mucho que decir de sus habitantes y sobre todo de sus autoridades. La opinión de María es muy aceptada: se puede multar a quienes no usan los cascos motoristas, porque además de legislarlo se garantizan en los mercados, amén de que no sea todo lo seguro que establecen las normas. Ella muy correctamente ilustra una situación puntual, pero que es la generalizada; en cuanto a la desproporción de los contenedores con respecto a los usuarios asociados a los mismos. Más adelante comenta del rigor que debe exigírsele a Servicios Comunales, el que yo extendería a las autoridades oficiales de la Ciudad y sus municipios. Ahora que nuestra constitución descentraliza las funciones de los gobiernos locales, incluyendo la autonomía de los impuestos que se recaudan en las localidades y que fundamentalment e deben destinarse a la solución de los problemas de las municipalidades , me admiro que se busquen soluciones de estado con cooperaciones extranjeras, para resolver problemas locales. En cada cuadra hay una organización de masa, las postas medicas han llevado la profilaxis de la salud a nuestras localidades y todos los miembros de los gobiernos locales, viven en los territorios, donde la basura, las ratas y el hedor tienen inundadas nuestras casas, incluso frente a postas médicas, CDRs y Casas de Funcionarios se acumulan grandes cantidades de desechos, porque precisamente en esos lugares se priorizan la ubicación de los colectores, pero después; como bien dice María, el camión colector pasa de forma irregular, casi siempre después de 4 días, entonces el desbordamiento es inmenso y estos entes que deben ser los que velen por que esto no pase, en la mayoría se desentienden del asunto y si no, se preocupan solo por resolver el suyo. Considero que el tema parece sencillo, pero debe acometerse con enfoque comunitario, aunque las políticas sean centralizadas. Al igual que María sugiero se comience el rigor de las contravenciones con las entidades y autoridades locales, que no garantizan las condiciones elementales para la higienización. Dentro de estas condiciones elementales esta la distribución adecuada de colectores de desechos que deben comprender el colectivo donde corresponda, pero no descartar el individual, que al final es el que va a poder determinar la responsabilidad de cada ciudadano con sus desechos y por su incumplimiento puede ser multado. Es importante recordar que el principal destino de los desechos debe ser el reciclaje y que la distribución de los envases individuales debe hacerse atendiendo a este criterio. Se debe estimular, incluso monetariamente, la recaudación de desechos de plásticos y metales, recursos agotables; así como buscar el tratamiento de los desechos orgánicos, en bolsas herméticas para que su descomposición no sea en espacios públicos, con las afectaciones ambientales que esto conlleva. La pérdida o deterioro de los recipientes colectores debe ser la primera medida de contravención a aplicar a la población para que se cuiden y duren. Después que se logre la adecuada recolección de desechos, entonces comienza el verdadero dilema; porque a los ciudadanos que se les exija las responsabilidad es expuestas, no va a permitir que el día y a la hora que se le fije para que saque sus recipientes, no venga el camión a recogerlo y mucho más que les destruyan los colectores manipulándolos incorrectamente como es el habito de los empleados del ramo. En este empeño las instituciones estatales o quizás las alternativas de cooperativas o trabajadores por cuenta propia, deben ganar en seriedad y ser estrictos cumplidores de las obligaciones que contraigan. El trabajo serio de toda la sociedad, tanto de los ciudadanos como de las entidades, junto a una fuerte legislación que comprenda la contravención rigurosa a los incumplidores, sin descuidar una promoción y propaganda aceptada de la importancia de salvar la ciudad de este mal, es la única manera de resolver este caos. Sé que la situación de nuestro país es muy compleja y que hay cuestiones más importantes a resolver, como el desabastecimien to de alimentos, el insuficiente salario como único mecanismo de motivación para los trabajadores (creadores de los bienes materiales de la sociedad), las consecuencias del enmascaramiento de la ineficiencia financiera de las entidades a partir de la doble moneda, la pérdida de valores éticos y morales de los ciudadanos y por ende de la sociedad, el desmedido afán por justificar ineficiencias administrativas en el bloqueo financiero impuesto por los EUA; pero como ciudadano cubano, trabajador, contribuyente cabal de los impuestos y contribuciones que me exige el estado; me siento con el derecho de exigir a las autoridades competente, que no por el 500 aniversario de La Habana, si no, por el bien común y para evitar males mayores, por favor: “RESUELVAN EL PROBLEMA DE LA BASURA, PORQUE NOS ENFERMA Y AFECTA EL ORNAMENTO Y LA BELLEZA DE NUESTRA HABANA”
 
 
#2 Rita G. Mili 29-04-2019 10:08
Muy certero est trabajo pro ademas de ke no ponen en marcha las leyes tambien es valido decir ke la cuantía de las multas por est acto d indisciplina no es ejemplarisant por tal motivo no resovera d mucho!!! Ademas d ke a kien le aplican esta contravención no abona dicha cuantían y no pasa nada!!!!
 
 
#1 maría 29-04-2019 09:27
Lo planteado en el artículo estaría muy bien si el camión colector pasara todos los días, o con una frecuencia tal, que no diera tiempo a que se llenaran los contenedores para los desechos.
Si Usted reside en una calle donde solamente hay un contenedor para 4 edificios de 20 apartamentos y algunas casas, y el camión colector pasa de forma irregular, casi siempre después de 4 días, entonces dígame dónde depositar la basura.
Los cascos para las motos se venden en las tiendas (no hablemos de los precios aquí), por eso se puede exigir su uso. Entonces, la comparación con el uso del casco sería válida si existieran los contenedores suficientes para la basura, o si la frecuencia de recolección garantizara que éstos no se desbordaran.
"Si con el mismo rigor con que se demandó y educó a los conductores de motos a cumplir con lo establecido en cuanto al uso del casco, se le exigiera a ..." SERVICIOS COMUNALES para la recolección de "los desechos sólidos y la higiene del entorno, tal vez la cosa sería diferente" Las leyes, reglamentos, contravenciones y quién sabe cuántos otros soportes legales referidos a la higiene comunal deben regir para ambas partes: la ciudadanía y Servicios Comunales
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar