miércoles, 22 mayo 2019, 06:38
Martes, 23 Abril 2019 06:34

Sobre el colchón: Huellas del Panamericano de Buenos Aires (+ VIDEOS)

Escrito por  Harold Iglesias Manresa / CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)
De a poco Ismael Borrero lidera el escalafón continental de los 67 kg. De a poco Ismael Borrero lidera el escalafón continental de los 67 kg. United World Wrestling

Lecturas del Panamericano de lucha recién finalizado en Buenos Aires hay muchas. La primera de ellas pasa por el hecho de que será bien cruenta la batalla por la hegemonía continental, especialmente en el estilo libre.


Precisamente la lid varonil de ese estilo concluyó con un hecho inédito: La armada de Estados Unidos se adueñó de todos los títulos, y en su camino hacia ese palmarés superaron a nuestros efectivos en los duelos particulares.

Ese desenlace lanza una alerta notoria de cara a posibles rendimientos en los Juegos Panamericanos de Lima, amén de que nuestra escuadra no presentó a sus principales cartas en todas las divisiones, tras lo cual culminaron su performance con tres platas y otros tantos bronces.

Con todo y eso fueron víctimas de los norteños en las divisiones olímpicas Reinieri Andreu (57 kg), quien cayó 2-7 ante Joshua Rodríguez; Cristian Solenzal por superioridad técnica 1-12 a manos de Colton McCrystal en 65; en 86 Lázaro Hernández cedió por ST 0-10 cara a cara con David Taylor III; Reinieri Salas no se presentó por una ligera lesión en sus costillas a la final versus el as olímpico Kyle Snyder; en tanto Nicholas Gwiazdowski (125 kg) aventajó 11-1 ST a Oscar Pino.

Los restantes victimarios de los nuestros fueron en los 61 kg el también estadounidense Joshep Colón, mejor 9-3 que el as universal Yowlys Bonne; y el canadiense Devon Balfour ST 10-0 a Jorge Despaigne en 74. Este perdió con idéntica pizarra por el bronce con el dominicano Julio Rodríguez.

Con ese arrollador paso, los de las barras y las estrellas reinaron por colectivos gracias a 250 puntos (a razón de 25 por cada cetro divisional). Les escoltaron Canadá (129), Cuba (115) y Puerto Rico (72), completando Venezuela (68) el top-cinco.

Una mirada más profunda a lo acontecido arroja que, salvo Reinieri Salas, Andreu 2-7, y el 3-9 de Bonne en 61, los restantes exponentes antillanos sucumbieron por amplios márgenes de superioridad técnica. Cuestión de preocupación si tomamos en cuenta que casi seguro muchos de estos duelos se repetirán a finales de julio en la capital peruana.

Para nadie es secreto que Cuba y Estados Unidos son las principales potencias de la lucha en América. Lo cierto es que los estadounidenses lo demostraron con creces en suelo albiceleste.

Panorama femenino:

La realidad para nuestras féminas no difirió mucho de sus homólogos. La foja fue de una presea de cada color y salvo Yusneylys Guzmán (50 kg), las restantes vieron truncas sus aspiraciones doradas, en buena medida debido a escollos de nacionalidad estadounidense. En este sentido cabe destacar que la armada ecuatoriana envió a tres de sus efectivas a finales, emergiendo airosa en los 57 Lissette Antes Castillo.

Siguiendo en la cuerda de una categoría en la cual Filiberto Delgado presentó a la bronceada del orbe Lienna de la Caridad Montero, hallamos que en un pleito revancha del que protagonizaron ella y Jacarra Winchester por el bronce en Budapest la norteña sacó la mejor parte esta vez, al imponerse en cruento desafío que culminó 9-5. Ese combate marcaba el inicio de la ruta, por lo que Lienna ni siquiera pudo ser repescada, pues Winchester cedió 0-9 ante la Castillo.

De vuelta a Yusneylys, supo imponerse en sus dos primeros actos por superioridad técnica de 12-2 sobre la anfitriona Patricia Bermúdez, y 10-0 a la mexicana Mariana Díaz. En la definición sacó el extra y desbancó 3-0 a Erin Golston, de Estados Unidos.

No pudieron correr igual suerte sus coequiperas. Lilianet Duane (53) fue pegada en los instantes finales por la ecuatoriana Luisa Valverde, pleito que marchaba igualado a ocho rayas.

Jacqueline Stornell (62) hincó sus rodillas en par de ocasiones: primero 7-15 a manos de la brasileña Lais Nunes de Oliveira en semis, y luego discutiendo el bronce por pegada frente a la venezolana Nathaly Griman.

Esa suerte angosta corrió Yudari Sánchez (68) nuestra otra principal carta de triunfo. En el combate por el cetro sucumbió en minuto y medio ante la estadounidense Tamyra Mensah.

Otra que no pudo con el escollo de las barras y las estrellas, de nombre Adeline Gray, fue Mabelkis Capote (76). La experiencia de la Gray salió a relucir y se las ingenió para pegar a nuestra representante. Capote igualmente cedió luego por el bronce 0-6 a manos de la canadiense Erica Wiebe.

Así se comportaron las nuestras, desde mi perspectiva sin los argumentos tácticos suficientes para salir e situaciones complejas, y en ocasiones ansiosas, carentes de fidelidad respecto a la estrategia trazada por su esquina.

De conjunto las estadounidenses (200 ptos) no dieron margen a dudas. A sus espaldas Canadá (167), Ecuador y Brasil (89) y las de la Mayor de las antillas (86).

Clásicos sacaron la cara

La arena dicta siempre la última palabra. En esta ocasión la primera escrita en letras doradas por los gladiadores del estilo grecorromano, quienes demostraron una vez más que al menos a este lado del Atlántico, continúan ejerciendo su hegemonía.

Luis Orta (60) inició la ruta y retuvo su cetro. Resolvió sus cuatro pleitos sin sofocación extrema, incluidas par de superioridades técnicas. Su rival más exigente, el venezolano Anthony Palencia, a quien “domó” 7-4.

De a poco el as universal y olímpico Ismael Borrero le toma el pulso a los 67 kg. En Buenos Aires resolvió tres de sus presentaciones por superioridad técnica, incluido el definitorio 13-1 sobre Ellis Coleman, de Estados Unidos.

Igualmente se vistieron de oro Yosvany Peña (77), y Gabriel Rosillo (97), este último con la superioridad técnica como recurso de triunfo, y en ambos casos dejando en el camino a la gloria continental a los efectivos norteños.

Antonio Durán (87) y Ángel Pacheco (130) calzaron trusas de plata y bronce por ese orden. El morocho Luis Avendaño y el norteño Adam Coon, sus victimarios en cada caso.

colectivamente Estados Unidos (205) fue superior a nuestra armada (135) por el hecho de presentar hombres en las diez categorías.

De cualquier manera, pensando en el reto mayúsculo que significará la lid de lucha en Lima, demandará de técnicos y gladiadores todos los esfuerzos posibles, máxime si tenemos en cuenta que Estados Unidos nos dobló en coronas (8-4) en Toronto, y asimismo nos superó en el total de preseas 15-13.

Eso sin descartar el potencial individual de otras naciones, con contendientes serios en al menos una división y estilo. En esa condición se hallan Brasil, Canadá, Ecuador, Venezuela, Colombia, Puerto Rico… por solo citar algunos.

Trabajo constante, búsqueda del perfeccionamiento, táctica certera y fiel, palabras de orden en lo adelante, para cada uno de nuestros 18 posibles representantes a la guerra de tackles y desbalances en el Cuzco.

Visto 393 veces

Medios

Peleas de luchadores cubanos en Campeonato Panamericano de Buenos Aires United World Wrestling

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar