jueves, 21 noviembre 2019, 23:10
Sábado, 13 Abril 2019 03:48

El Balonmano y la vitrina mundialista al alcance en Quisqueya

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Guillermo Corzo, al centro, ha sido uno de los jugadores cubanos más talentosos de la última década. En Barranquilla vistió la camiseta de la selección nacional. Guillermo Corzo, al centro, ha sido uno de los jugadores cubanos más talentosos de la última década. En Barranquilla vistió la camiseta de la selección nacional. Ricardo López Hevia


“Un paso más y llegamos”. Recuerdo que esa era la divisa del equipo beisbolero Cuban Sugar Kings… Máxima perfectamente aplicable a la escuadra masculina de balonmano, categoría sub-24 años que busca a sangre y fuego en el Torneo Norteamericano y del Caribe (Norca) para Naciones Emergentes, con sede en República Dominicana, colarse en el Mundial que acogerá del 8 al 16 de junio Tiblisi, capital de Georgia.


Lo cierto es que tres el revés sufrido en la etapa clasificatoria 23-26 los nuestros supieron reponerse para doblegar 32-16 a Martinica en la fase de cuartos de final y mantener intactas sus aspiraciones de coronación y boleto. Antes habían debutado con abrumador 45-7 a costa del débil Barbados.

Lo cierto es que desde el silbatazo inicial las huestes antillanas mostraron sus intenciones, para sellar la primera mitad doblando en la pizarra 16-8, ventaja que se antojaría definitiva y válida para ver caer el invicto de sus adversarios.

Ofensivamente descollaron por la Mayor de las Antillas Omar Toledano, con nueve goles, y Hanser Rodríguez (6); en tanto por el colectivo martiniqués sobresalió Dylan Marsillon con siete anotaciones, según refleja el sitio oficial del evento.

En el Pbellón de Santo Domingo se dieron cita 12 selecciones divididas en cuatro llaves de tres equipos cada una, contendiendo por un único pasaporte a la cita universal de la categoría, a la cual aparecen clasificados hasta este minuto una decena de elencos. Los restantes visados saldrán del monarca en este certamen Norca, y un wild card que entregará la Federación Internacional.

Puerto Rico es otro de los semifinalistas, luego de arrollar 41-19 a Haití, en tanto México-Estados Unidos, Canadá-anfitriones dominicanos, se citaban en busca de los otros pasajes a semis.

Uno de los referentes más cercanos de nuestras selecciones varoniles de balonmano lo constituyó la contundente demostración en Barranquilla, con 172 goles a favor y 85 permitidos, incluidos los 29 de la sonrisa por el oro 29-18 ante Puerto Rico.

Eso les aseguró la presencia en el grupo A de los Juegos Panamericanos de Lima, junto a Estados Unidos, Argentina y el ganador de la repesca que disputarán en abril Chile, República Dominicana y Colombia.

Con este panorama, el escaño 23 (no del todo fiel) con 25 unidades en el ranking universal varonil, y de mantener la nómina que los vio arrollar en Barranquilla, los nuestros saldrían como favoritos para no solo liderar su grupo en tierras del Cuzco, sino que también para plantarle cara a Brasil en una posible final. Acceder a esa instancia les garantizaría, en caso de no imponerse, la opción a pujar en un torneo repesca de cara a la ruta clasificatoria olímpica. Será un objetivo bien complejo, pues a Brasil se suman Argentina y Chile como potencias del hemisferio, pero los nuestros tienen potencial y recursos físico-técnicos.

De hecho, en suelo cafetero se aplicó la variante de equipo unificado, echando mano Guillermo Corzo, experimentado jugador que desde hace varios años ha rodado por las principales Ligas europeas bajo autogestión contractual.

En ese sentido, de más de una veintena de contratados en el exterior, 14 lo hacen bajo el amparo de la Federación Cubana, lo cual les asegura la posibilidad de integrar los elencos de casa de cara a los compromisos competitivos de mayor rigor que se avecinan.

Eduardo Valiente, quien milita en el Santoña de la Segunda División ibérica, sentenció que el incursionar en otras Ligas te hace ampliar tu visión como jugador, ajustarte a otros sistemas ofensivos y de defensa, aprender a modelar rivales y medir las características de los jugadores europeos, y elevar los conceptos de juego colectivo.

"Estoy bien, súper a gusto con el club y los jugadores, y mejorado muchísimo ya. Aquí se juega muy rápido y se mueve mucho la pelota, pero sobre todo se defiende muy duro. en eso se parecen a la filosofía de la preselección nacional, donde también se defiende durísimo", sentenció.


Precisamente esto último, la individualidad excesiva, les pasó factura a los nuestros en el duelo con los estadounidenses, experiencia que anhelamos no se repita en duelos cruciales como los de semifinal y final, si en definitiva avanzan a esa instancia.

Visto 783 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar