miércoles, 22 mayo 2019, 04:37
Martes, 09 Abril 2019 21:43

Júbilo en Argentina, nieta encontrada conocerá a su padre y hermanos

Escrito por  Maylín Vidal / Prensa Latina
Valora este artículo
(5 votos)

La nieta, que vive en España, es hija de Carlos Alberto y Norma Síntora, una de las tantas y tantos desaparecidos que dejó la última dictadura militar en este país (1976-1983).


Carlos Alberto Solsona no lo cree aún: finalmente y después de casi 40 años, podrá abrazar a su hija, la nieta 129 recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo, a quienes los argentinos agradecen eternamente por su incesante búsqueda.

Hay júbilo hoy en esta nación austral. La nieta, que vive en España, es hija de Carlos Alberto y Norma Síntora, una de las tantas y tantos desaparecidos que dejó la última dictadura militar en este país (1976-1983).

Rodeada de las Abuelas, del padre de la nieta recuperada, de su hermano Carlos y su tío José, la presidenta de esa asociación, Estela de Carlotto, dio la buena noticia que abre otra puerta de esperanza para esas personas de entre 39 y 45 años que siguen buscando conocer su verdadera identidad.

La madre de la joven aún permanece desaparecida. En 1976, junto a su compañero, tuvieron a su primer hijo, Marcos, y el 21 de mayo de 1977, en Moreno, provincia de Buenos Aires, fue secuestrada. Estaba embarazada de ocho meses.

Él se encontraba fuera del país y debió exiliarse, contó Carlotto, mientras a su lado estaba Carlos, emocionado por haber encontrado a su niña, cuya madre pensaba ponerle Soledad, si era niña, y Pablo, si era varón.

'Me enteré ayer a las seis de la tarde, estaba en Chile. Esta mañana viajé para Argentina. Muchas veces me imaginé cómo me iba a enterar. Pensaba en una llamada de Estela', expresó este padre, quien finalmente podrá ver el rostro de su hija, casi cuatro décadas después de un suceso que mutiló a estas y a otras tantas familias argentinas.

En la rueda de prensa, Estela de Carlotto pidió, como siempre, que se respeten los tiempos y la privacidad de la nieta 129, a quienes enumeran, dice, para darnos fuerzas de cuántos vamos encontrando.

Y es que, como diría una canción del trovador cubano Silvio Rodríguez, solo el amor engendra la maravilla, ese amor que, a través de la constancia, la lucha día a día, el valor para soportar momentos duros, ha hecho que hoy, gracias a las Abuelas y las Madres de Plaza de Mayo, se pueda aliviar los corazones y haya noticias como estas.

Visto 293 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar