lunes, 20 mayo 2019, 09:26
Viernes, 12 Abril 2019 00:54

Acosta Danza se sube sobre las puntas

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Todos los caminos del ballet clásico en una temporada. Todos los caminos del ballet clásico en una temporada. FOTOS: YURIS NÓRIDO / ESTUDIO 50

La compañía que dirige Carlos Acosta presentará una singular selección clásica en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. ¡Un regalo para los balletómanos de siempre!

Los muchos balletómanos de esta villa, los que ponen la más entusiasta nota en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso cuando el Ballet Nacional de Cuba ofrece una función, llevan mucho tiempo reclamando que Acosta Danza, la compañía que dirige el célebre bailarín cubano Carlos Acosta, se suba sobre las puntas y ofrezca una selección clásica.


Esa es la aspiración de no pocos, alentados por el hecho de que en la primera temporada de la agrupación, hace ya tres años, se presentaron algunas coreografías de la tradición académica.


Pero no ha habido mucho más de eso en todo este tiempo, salvo el hermosísimo neoclásico Belles Lettres, del estadounidense Justin Peck, que se presentó en la primavera de 2017, y la versión de Acosta de un clásico del ballet: Carmen. Por lo demás, mucha danza contemporánea.


Pues bien, desde este sábado y por dos fines de semana, Acosta Danza presentará en la sala García Lorca una interesantísima selección clásica, que incluye coreografías de algunos de los más importantes creadores de la danza sobre puntas: desde el imprescindible Marius Petipá (versionado ahora por Carlos Acosta) hasta el mucho más contemporáneo Ben Stevenson, pasando por August Bournonville y Mijaíl Fokin.

alt
Uno de los carteles de la temporada, diseñado por RETU. En la foto, Liliana Menéndez y Mario Sergio Elías en La sílfide.


Los que pongan en duda la capacidad de la compañía para asumir el programa deberían recordar que en el elenco de Acosta Danza figuran varios bailarines de formación clásica, pero hay, además, algunas sorpresas: gracias al fuerte entrenamiento habitual de la compañía, algunos intérpretes provenientes de la danza moderna podrán asumir roles principales de la tradición más académica.


Algunos puristas ya han expresado sus reservas en las redes sociales, pero a Carlos Acosta siempre le ha interesado el riesgo.


Él mismo, durante su larga carrera, ha apostado por ampliar su espectro interpretativo: junto a los personajes más célebres del ballet ha bailado creaciones de decidida (y muchas veces iconoclasta) contemporaneidad.


Para un bailarín formado en la técnica más académica puede resultar difícil… pero para uno que se haya formado en la técnica de la danza moderna, “atreverse” con el repertorio clásico es ya una proeza.


Será interesante ver a los “contemporáneos” de Acosta Danza bailando, por ejemplo, el Majísimo de Jorge García. O la emblemática La sílfide, de Bournonville.


El nombre de la temporada, «Tributo», define la intención de Carlos Acosta: rendir homenaje a dos grandes maestros del ballet que influyeron especialmente en el itinerario del ahora mundialmente reconocido bailarín: Ramona de Saá y Ben Stevenson.


Acosta lo ha contado muchas veces (y los que vieron la película Yuli, de Icíar Bollaín, pudieron comprobarlo): sin Ramona, lo más probable sería que Carlos Acosta no hubiera concluido sus estudios de danza.


Ella, directora de la Escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso, fue una de sus más queridas maestras, y la persona que le abrió (haciendo muchas veces de tripa corazón) las primeras puertas al reconocimiento internacional.

alt
Déborah Sánchez y Enrique Corrales intepretarán un pas de deux de Ben Stevenson.


Stevenson, que dirigía el Ballet de Houston, le dio el impulso definitivo, cuando Carlos integró su compañía. La carrera del bailarín cubano desde entonces fue siempre en ascenso: hoy es una de las más grandes estrellas del ballet universal.


Con razón, sus seguidores en Cuba esperan siempre que regrese al escenario del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, a pesar de que, ley de vida, sus años más fructíferos para el ballet han quedado atrás.


Carlos Acosta ha anunciado que romperá su retiro del ballet para bailar en La Habana su propia versión de Don Quijote. Será el sábado, la primera noche de la temporada.


Las escenas de Don Quijote serán el punto culminante de la temporada: por primera vez se ofrecerán en Cuba fragmentos de la versión que Carlos Acosta creara para el Royal Ballet de Londres en 2014.  


El programa de estas funciones incluye, entre otras, el pas de deux End of Time, de Stevenson; y otra vez Belles Lettres, de Peck, que en esta oportunidad será interpretada por alumnos de la Academia de Acosta Danza.

alt
Yasser Domínguez, bailarín formado en la técnica de la danza moderna, asumirá la singular versión de La muerte del cisne, del coreógrafo Michel Descombey.


También será presentada una recreación de La muerte del cisne, a partir de la conocidísima coreografía de Fokin y la versión realizada por Michel Descombey.


Seguidores del ballet: ¡aquí hay una buena oportunidad! Las temporadas de Acosta Danza siempre han contado con numeroso público, pero esta en particular puede motivar a un público mucho más heterogéneo: el inefable atractivo de los fouettés, dirán algunos…

Visto 396 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar