domingo, 20 octubre 2019, 15:24
Viernes, 22 Marzo 2019 05:27

DE LA HISTORIA DEPORTIVA: Aurelio Janet clava la jabalina en mis recuerdos

Escrito por  Víctor Joaquín Ortega / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)

El dardo avanza. Ya se clava. A medir... 80.10. Y el jabalinista cubano Aurelio Janet se convierte en el primer latinoamericano en pasar de la barrera de los 80 metros.


El dardo avanza. Ya se clava. A medir... 80.10. Y el jabalinista cubano Aurelio Janet se convierte en el primer latinoamericano en pasar de la barrera de los 80 metros. Lo ha hecho en los Juegos Olímpicos de México 1968. Es el primero de la región en pasar a una final olímpica de esta prueba.

Dolor terrible. Muerde más el espíritu que el físico del atleta. Maldita lesión.La arrastra desde las eliminatorias. Intenta de todas maneras aunque las mordidas se incrementan. La vida se lo niega. Con 74. 88 termina en el puesto once.

alt

Si no es por la herida la sorpresa hubiera sido mayor, mucho mayor. Y eso que no posee un físico adecuado para estos lanzamientos. Lo suple con diversos dones. La disciplina, la depurada técnica, el coraje. Y se hubiera batido duro a pesar de la calidad rival, sobre todo de la de los que conquistaron los tres primeros lugares: el soviético Janis Lusis (90.10), el finés Jorma Kinnumen (88.58) y el húngaro Georgely Kulcsar (87.06). Al menos, habría terminado en un mejor puesto.

Hay quien me acusará de ceguera, de dejarme ganar por la pasión. No me interesa. ¿Cómo no llenarme de ensueños por él, para él, al sentir un dolor semejante al que enlazó a Janet durante la laceración aquella? Su nombre no aparecerá en la lista de los ases centroamericanos o panamericanos ni volvería a la fiesta rescatada por Coubertin. Y tenía condiciones para lograrlo. Un estúpido accidente de tránsito, cuando miraba el cambio de una goma ponchada del carro que lo conducía con un grupo de atletas a una competencia, le arrancó la vida. Casualidad y negligencia aliadas en la desgracia.

Entonces el sufrimiento me hizo escribir:

LA JABALINA
Para Aurelio Janet, joven deportista muerto en un accidente de tránsito

…la pupila asombrada
y el alma ingenua, simple, como un libro de cuentos
Regino Pedroso.
I
El sol: los brazos, la espalda.
Desde las tribunas llegan besos.
Gato montés en pos de la presa.
¡Lanza!
La jabalina vuela
y el contendiente sufre:
los seguidores rugen por la medalla
olvidando la potencia rival
y las angustias de un muchacho
demasiado delgado para la prueba.
Los sueños se siembran junto al dardo:
el atleta salta asombrado ante el récord.
Ahora, corre hacia su gente
en busca de caricias.
II
¡Este golpe, Dios!
La vida se le escapa
cual venablo enviado por un orisha
que lo castiga injustamente.
Trunca queda la historia
que escribía con los músculos
para ser cantada por cronistas,
el hogar ya no se estremecerá desde la pasión
ni el cuarto más pequeño
estará crecido de cuentos y poemas.
Cuando termina el recorrido,
el cuerpo no es cuerpo sino adiós;
mientras, la jabalina de su alma
atraviesa los recuerdos para siempre.

Visto 457 veces Modificado por última vez en Lunes, 15 Abril 2019 05:34

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar