jueves, 19 septiembre 2019, 21:22
Jueves, 14 Marzo 2019 06:18

DE CUBA, SU GENTE: Onelio Jorge Cardoso

Escrito por  Diana Castaños / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)

Esta noche me acosté leyendo Negrita, la única novela de Onelio Jorge Cardoso.

alt

Esta noche me acosté leyendo Negrita, la única novela de Onelio Jorge Cardoso:

«Hacía tres años que Bruno había llegado a la finca de don Cristóbal. Lo recordaba como si fuera ayer mismo (…):

—¿Cómo te llamas? —dijo— ¿De dónde vienes?

—No vengo de parte de nadie y me llamo Bruno. Solo la necesidad me trae. (…) los tiempos son malos para los pobres. Yo, por no tener, me falta hasta el rancho donde vivir —hizo una pausa y mirando al suelo vio a sus pies una cordillera de bibijaguas cargando pedacitos de hojas:

—Si uno tuviera la suerte de estos bichos, con hacer un agujero en la tierra tendría casa propia.

El dueño se movió incómodo y repuso:

—Bueno, no soy yo quien te hizo hombre o bibijagua».



Mi bisabuelo conoció a Onelio; nacieron en el mismo barrio. ¡He escuchado tantas anécdotas de él! Que salía temprano por la mañana de su casa, en Calabazar de Sagua, para hablar con los campesinos. Que ellos le contaban mil historias y que él luego escribía las que le parecían mejores.

Alguien una vez me comentó —no recuerdo si fue o no mi bisabuelo— que hay cientos de cuentos de él que no han salido a la luz, que quizás no salgan nunca… por razones que tienen que ver más con legalidades que con literatura.

Pero yo escribo este texto porque quiero pedirles algo.

No porque lo que él escribió toca las fibras de lo que es auténticamente cubano, que lo toca. No porque haya un centro de escritores con su nombre y miles de escritores le agradezcan sus textos, que también. O porque haya inspirado a cientos de escritores cubanos a serlo, magia auténtica. Sino porque era un escritor. Uno grande. Por eso:

Les pido que guarden dentro suyo un pedacito de Onelio Jorge Cardoso, gente de Cuba. Guardar un pedacito de Onelio dentro es como conservar un pedacito de niñez.




altDiana Castaños (La Habana, 1986). Licenciada en Periodismo. Graduada del Centro de Promoción Literaria Onelio Jorge Cardoso. Escritora de guiones infantiles para radio. Premio de Periodismo 26 de Julio en 2008. Ha obtenido el Premio Calendario 2016 por No hay tiempo para festejos, el Premio Memoria 2016 por Lo blanco más allá de la luz y el Premio Pinos Nuevos 2016 por Josefina. Es miembro de la AHS.

Visto 1165 veces Modificado por última vez en Viernes, 15 Marzo 2019 06:24

Los cuerpos y las decisiones de las mujeres les pertenecen a las mujeres. A cada una de ellas. No son de dominio público. A nadie le importa.

Dice Cary que desde que se mudó a vivir con su novio la relación ha cambiado mucho.

Hay cantidad de presión en ser hombre, me dice Rafael, de 32 años.

Se llaman Raquel y Lorenzo y llevan cinco años casados. Tuvieron un pequeño tropiezo hace unos meses. Raquel tuvo un desliz sexual extramatrimonial con su mejor amigo.

Una amiga acaba de llamarme. Dice que si puede reunirse conmigo en la esquina de 23 y «estoy viviendo un infierno».

Karen fue con su abuela a una reunión de personas de la tercera edad. Se reúnen juntas para escuchar Pimpinela y hablar de divorcios y matrimonios mal llevados.

Padecer por amor tiene, lo acepto, alguna magia inherente. Es como que tiempo y espacio se detienen por un momento. Por primera vez la lógica no indica nada.

Se acerca el fin de año y he conocido a un chico nuevo. Tiene 17 años y vive en un penhouse.

Comentarios  

 
#10 Ana Virginia 19-03-2019 15:00
Sabes... traté siempre al impartir mis clases de Literatura que mis alumnos amaran a Onelio.No sé si lo logré.En mí este escritor dejó una huella.
Es una pena que no se lleven a la TV y al cine sus cuentos.
 
 
#9 UNA TARDE DE NOVIEMB 19-03-2019 10:26
Nuestra actualidad nacional,.....o frece hoy un fértil campo......para de algún modo........ continuar la obra de Onelio
 
 
#8 Teresita Jorge 15-03-2019 14:24
Gracias, Diana, como recuerda Alejandro, naciste en el año que Onelio murió. A el le hubiera gustado seguramente conocerte. A Onelio le gustaba mucho hablar con los jóvenes. Por eso permanecerá eternamente joven. Me han conmovido mucho tus palabras. Me siento ahora como si hubiera descubierto un tesoro.
 
 
#7 Irmara 15-03-2019 10:17
Sabes Diana, yo no soy muy lectora de libros, pero desde que tengo acceso a Cuba Sí, me pongo a buscar DE CUBA, SU GENTE, escribes con una dulzura en este articulo y en otros con tanta fuerza, que sí, inspiras a que uno lea de todo.... GRACIAS..
 
 
#6 Oso 14-03-2019 18:24
Yo tengo ese libro y siempre me leo.... porque me recuerda mucho a unos familiares que tengo en un paraje lejano del Oriente llamado Yarayabo.... que siempre que iba alli la pasaba superbien....
 
 
#5 Alejandro 14-03-2019 15:53
GRACIAS Diana; es lindo en nuestro mundo lleno de tanta cosa contaminada de banalidad y mal gusto, ruido e indiferencia notar que lo bello nuestro, la esencia cubana ESTÁ, pervive, inspira y renace. naciste el año en que Onelio murió. Gracias.
 
 
#4 Arami Fonseca 14-03-2019 14:15
Cuantas con toda mi familia; crecimos leyendo a Onelio Jorge Cardoso, mi hija también lo conoce y se que mis nietos lo conocerán con gran placer!!!. Y a Diana a usted la leo siempre!!!
 
 
#3 yami 14-03-2019 11:54
Felicidades Diana, porque hoy es el día de la prensa cubana y por la gran persona que creo que eres, no te conozco, pero me gusta mucho lo que escribes.
 
 
#2 Yai 14-03-2019 10:05
Onelio Jorge Cardoso, solo escribir su nombre hace que se me encoja el corazón, de melaconcolía, una melancolía mezclada con felicidad, la dicha de haber leído cada cuento suyo que cayó en mis manos. Cada cubano debería leerlo cada vez que tenga la oportunidad. Gracias Diana.
 
 
#1 joelluis 14-03-2019 10:03
Este ha sido un libro que nunca he olvidado, me marcó y realmente actualmente me acuerdo de vez en vez de algunos pasajes y lo leí cuando tenía alrededor de 12 años, gran escritor… concuerdo en que todos los que lo leemos tenemos algo de él y de nuestra infancia… como siempre excelente comentario…
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar