martes, 25 septiembre 2018, 21:01
Martes, 31 Julio 2012 05:46

Examen, posible móvil de tiroteo

Escrito por  EFE/AFP
Valora este artículo
(1 Voto)

Mientras James Holmes enfrenta 24 cargos de asesinato y 116 de tentativa, la defensa reclama un cuaderno que el acusado envió a su psiquiatra.

Presentan un mar de cargos. La fiscalía de Colorado acusó formalmente a James Holmes de asesinar, el 20 de julio, a 12 personas e intentar matar a otras 58 durante el  ataque al cine donde se proyectaba The Dark Knight Rises, la última entrega de la trilogía sobre Batman, en una de las peores masacres de la historia de los Estados Unidos.

Aún no se conoce el móvil del ataque, pero según algunas especulaciones, Holmes, un prometedor estudiante de neurociencia, podría haber perdido la razón tras perder un importante examen oral.

El canal local ABC News de Denver —la capital de Colorado— informó que  Holmes compró su rifle el 7 de junio, horas después de haber perdido el examen. Tres días después, abandonó la universidad.

El acusado enfrenta 142 cargos en total: 24 por asesinato, 116 por intento de asesinato, uno por posesión de explosivos y una solicitud de “aumento de sentencia” por cometer un crimen violento.

Y es que, por cada una de las 12 víctimas que fallecieron, Holmes fue acusado de dos cargos: uno de asesinato premeditado y otro de asesinato ejecutado con  “indiferencia depravada”.

También enfrenta 116 cargos de intento de asesinato, dos por cada uno de los 58 heridos.

Diez de los lesionados aún siguen hospitalizados y cuatro de ellos están en condiciones críticas, lo que deja abierta la posibilidad de que el enorme  expediente de Holmes se abulte aún más.

Entre los que corren riesgo de vida está Ashley Moser, una mujer de 25 años cuya hija de seis, Verónica, murió en la masacre. Moser recibió dos tiros, uno  en el cuello y otro en el estómago, y perdió al bebé que estaba gestando.

“Entristece mucho a nuestra familia que haya un hombre que tiene tanto odio y maldad en su corazón”, dijo la familia del fallecido Gordon Cowden, de 51 años.

“Confiamos en que nuestro sistema judicial, así como Dios y el público, le den a este malvado hombre el castigo que merece (...) Y esperamos que un día se  enfrente a Dios con remordimiento y una terrible pena por sus acciones”.

Las autoridades afirman que Holmes, de 24 años, intentaba emular al Guasón, el archienemigo de Batman en los cómics que inspiraron la trilogía fílmica del director Christopher Nolan, protagonizada por el actor británico Christian Bale, ganador del Oscar por The Fighter.

Los cargos implican que Holmes podría afrontar la pena de muerte, aunque los fiscales todavía no se han pronunciado al respecto y señalaron, antes del inicio de la audiencia, que solicitarán la pena capital si consideran que se puede demostrar que la matanza fue premeditada.

El que Holmes adquiriera numerosas armas de fuego y municiones en los meses previos al ataque parecen demostrar que actuó con premeditación. Pero la aparición la semana pasada de un supuesto cuaderno que el sospechoso habría enviado a la psiquiatra que lo trataba, favorecería la teoría de los problemas de salud mental del acusado.

Original de la ciudad californiana de San Diego, Holmes participaba en un programa de doctorado de neurociencia antes de presentar el papeleo necesario para abandonar el programa en junio.

El 16 de agosto está prevista otra audiencia para determinar qué pruebas de la relación de Holmes con su psiquiatra deberían protegerse.

Visto 1540 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar