lunes, 25 junio 2018, 00:28
Miércoles, 21 Septiembre 2011 12:46

Silvio: "Aspiro a un socialismo más democrático y participativo"

Escrito por  Ramón Barreras Ferrá
Valora este artículo
(21 votos)

Cubasí reproduce íntegra la reciente entrevista que el cantautor Silvio Rodríguez ofreciera al semanario Trabajadores.

Cubasí reproduce íntegra la reciente entrevista que el cantautor Silvio Rodríguez ofreciera al semanario Trabajadores.

 

Bastaron un mensaje y algunos recuerdos para que Silvio Rodríguez, el conocido cantautor cubano, accediera gentilmente y con prontitud a esta entrevista exclusiva para Trabajadores digital.

 

Entre los más recientes reconocimientos otorgados a él está el Premio del Barrio, concedido por los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), sobre la base de su acercamiento artístico a la población que reside en los barrios periféricos de la capital del país, la gira por los centros penitenciarios del país, su extraordinaria brillantez creativa e interpretativa y su fidelidad a la Revolución y al pueblo cubano.

Mario Benedetti expresó sobre ti: "Quizá el secreto resida en que siempre transmite una gran sinceridad, una honestidad a toda prueba, un no aparentar lo que no es…". ¿Cómo consideras esa apreciación a la luz del tiempo?

"Recuerdo que José Antonio Méndez también decía que la canción debía estar hecha con sinceridad. Pues a mi me parece que la sinceridad, el honesto deseo de hacer algo y de hacerlo, además, bien hecho, es lo que convalida cualquier acto, más allá de que sea o no un acto artístico. A cualquier forma de trabajo o de relación humana se le podría aplicar".

¿Cuáles recuerdos no puedes apartar de los inicios, aquellos tiempos fundacionales de la Nueva Trova, con incomprensiones y compresiones?

"Me son inolvidables mis encuentros con diferentes compañeros de trova, porque de aquel conocimiento salió el espíritu generacional. A Vicente lo conocí en la secundaria básica, cuando ninguno de los dos tocábamos guitarra, y desde entonces hemos sido amigos. Recuerdo cuando me desmovilicé de las FAR y en el Festival de Varadero de 1967 conocí a Martín Rojas y a Eduardo Ramos, dos jóvenes mucho más avanzados que yo en la guitarra (por entonces yo era prácticamente un principiante). A Noel Nicola lo conocí cuando el grupo de Senén Suárez le estaba grabando ‘El tiempo y yo’, una bella canción de juventud. También recuerdo cuando Omara me presentó a Pablo Milanés, por quien sentí una admiración inmediata, por esa gran musicalidad que siempre lo ha caracterizado".

En el 1994 escribiste la canción ¿Por qué?, en la cual afirmas: "Siempre no ha de haber un mundo en división". ¿Qué te sugiere esa afirmación hoy?

"Bueno, aquella era la afirmación de un joven, inspirado por un proceso revolucionario que también era joven. Era como una doble carga positiva. Teníamos la vida por delante y, como todo joven, estábamos ‘comiéndonos el mundo’. Esa es la función de los jóvenes, la fuerza, el optimismo. Y la función de los que ya no somos jóvenes es poner nuestra experiencia a su servicio, para que puedan llegar más lejos que nosotros".

Unos te consideran brillante y grande, pero muy sencillo (entre quienes me cuento), otros te valoran como demasiado fuerte, duro, serio… ¿Cómo te vez a ti mismo y ante los demás?

"Yo me veo normal, no me veo especial en ningún sentido. Siempre he dicho que soy el hijo de Dagoberto y Argelia, cosa que me parece suficiente".

Cantor, músico, poeta… ¿Cuál sería la definición exacta?

"Los oficios que me han dado de comer fueron el de dibujante y el de trovador. Tuve que hacer otras labores cuando era casi un niño, como dependiente o cantinero, pero esas no las cuento porque no necesitaban estudio y rigor".

¿Compromisos presentes y futuros?

"Ahora en septiembre continuaremos haciendo conciertos por los barrios más necesitados. Ya hicimos 16 y nos quedan unos cuantos más en La Habana. Después quiero irme a algunos lugares fuera de la capital, a hacer lo mismo en barrios necesitados de algunas ciudades y pueblos del país. En noviembre haré tres conciertos en Argentina y uno en Uruguay. Estoy haciendo las canciones para el largometraje ‘Meñique’, de Ernesto Padrón. En general sigo haciendo canciones. Y letras sin música. Y músicas sin letras. Me gustaría que me alcanzara el tiempo para hacer otra gira por las prisiones. A ver si logro que eso se sistematice, que es lo que siempre he pretendido".

¿Qué valoración tienes de la amistad?

"No soy tan radical como Martí, que, según unos versos, ponía a un lado el amor por un amigo. Bueno, esos versos hablan de su vida, que fue muy corta y entregada Yo tengo un gran concepto de la amistad, tan alto que ni siquiera necesito que se den cuenta".

Te presentaste recientemente en los Estados Unidos y Puerto Rico. ¿Cómo valoras ese hecho, a partir sobre todo de las diferencias políticas que nos han marcado durante tantos años?

"Llevaban 30 años sin darme visa. Para mi lo más impresionante fue que fueron conciertos apenas divulgados y sin embargo con una extraordinaria respuesta de público. La gente se pasaba la noticia por Internet. Y que maravilloso ver a tantos compatriotas, además desbordados de cariño. En el teatro Gibson, de Los Ángeles, un lugar de proporciones colosales, alguien gritó de pronto: ‘¡Silvio, y esto fue sin propaganda! ¡Si lo llegan a anunciar imagínate!’. En Oakland estuvimos en el fabuloso teatro Paramount, de estilo Art Decó. Fue uno de mis conciertos que mejor ha sonado, porque las condiciones acústicas son excepcionales. Y, por supuesto, lo dos Carnegie Hall que hicimos en Nueva York, llenos de un público entusiasta, que hasta cierto punto rompía con la etiqueta de una sala tan importante. En el segundo concierto tuvimos el honor de que fuera Pete Seeger, una leyenda viva de la canción que ya debe tener 92 años. Esa gira la empezamos por Puerto Rico, con un calor humano enorme, por la identidad que tenemos con ese pueblo. Lo cierto es que toda la gira fue muy emotiva y gratificante".

En el programa Entre dos que se quieran…, afirmaste: "No veo a Cuba como a un altar, ni como una catedral a la que uno va". ¿Catedral, templo, nación, país, patria, raíz…?

"Nacer es algo que nadie escoge, como tampoco dónde. Pero una vez que ocurre, las circunstancias, la historia, la cultura de donde naciste te envuelven y se convierten en tus causas y tus azares. La vida es, por momentos, una afinidad con todo eso y en otros momentos una verdadera lucha".

Te has pronunciado sobre la posibilidad y necesidad de cambios en Cuba, dentro del propio proceso revolucionario. ¿Cómo aprecias, desde tu punto de vista, el futuro de nuestro país?

"Aspiro a un socialismo cada vez más democrático y participativo. Aspiro a ver pronto esa reforma migratoria que se anuncia. Seguro no va a ser perfecta y deberá sufrir modificaciones, pero lo que no empieza no puede progresar. Es muy doloroso que haya tanta gente queriendo regresar a su país y que no pueda. Eso me parece inadmisible. Igualmente lo pienso de los que se quieren ir y no pueden. Aspiro a que todos los cubanos tengamos los mismos derechos, mucho más si los ganamos trabajando y aportando con amor a nuestro país. Soy consciente de que hemos avanzado en estos sentidos, pero no está de más seguir aspirando a que nadie sea discriminado por sus ideas, por sus sentimientos, creencias, color o preferencia sexual. Aspiro a que maduremos y seamos más comprensivos y permisivos. Aspiro a que todos adquiramos cada vez más conciencia ecológica, que aprendamos a respetar la naturaleza. Es un desastre como quedan las playas cuando acaba el verano. También creo que las autoridades deben ser más pedagógicas y cuidadosas, y que deben velar por esto y ser más severas con las agresiones a la naturaleza y a los bienes colectivos… Creo que si dentro de un rato me preguntas, alargaré la lista de mis aspiraciones".

Visto 8905 veces Modificado por última vez en Miércoles, 12 Octubre 2011 11:37

Comentarios  

 
#8 Joaquin Madrigal 25-09-2011 09:08
En México se desperdicia la doble carga positiva de los jóvenes. Los Dinosaurios político s, no dan paso a las nuevas generaciones.
 
 
#7 RAFA 24-09-2011 10:13
Silvio tiene toda la razon, si seguimos pensando como el comentario de martinez rosas llegaremos al 2050 y estaremos peor, le recomiendo el discurso de nuestro presidente Raul, cdo hablo de las mentes arcaicas que se resisten a cambios , parece usted martinez una de esas mentes, lo otro estoy de acuerdo que se acaben las gratuidades, pues dandole todo de gracia usted no ama nada, que cada cual se gane lo que se merece ,y que los cubanos entren y salgan cda vez que lo deseen,hay que respetar los pensamientos , las ideologias,eso es democracia felicidades Silvio.
 
 
#6 Yanedsy 23-09-2011 23:39
Silvio, tal y como dices ...no tocar duro nuestras verdades, levanta muros, pudre capitales... ser revolucionario también es decir lo que debemos mejorar y trabajar para eso, CUBA es grandiosa, mas no es perfecta, no la necesitamos perfecta, sencillamente mejor, mejorada por nosotros, los cubanos que la amamos. Te admiro, te respeto y te doy las gracias por existir.
 
 
#5 Manuel Gonzalez. 23-09-2011 12:12
Estoy de acuerdo contigo Silvio, el Socialismo no tiene por que ser sinonimo de falta de libertades, el Socialismo puede ser mejor, y Cuba puede, debe, y tiene que ser mejor.
Un proyecto que no incluya a todos por igual, un proyecto que no respete a todos por igual, sin disticion de sexo, raza, crenncia religiosa y criterios poiticos, no es un proyecto justo, ni humano, ni duradero.

Manolin.
 
 
#4 miguel angel 22-09-2011 08:28
para mi silvio rodriguez desde Madrid España lo amamos y de verdad hay que tratar de mantener el SOCIALISMO sino estamos perdidos, ojala que los Cubanos supieran como va este llamado capitalismo que nos comen día a día, que no hay mas que facturas, impuestos mas y recortes en el área de la Educació n y Salud, cuanto me gustaría asistir a la mesa redonda y decir perdón. gracias
 
 
#3 Anonimo 22-09-2011 08:22
La entrevista que se publica en Trabajadores posee algunas omisiones en la respuesta a la última pregunta, el original Silvio lo publica en su blog Segunda Cita: segundacita.blogspot.com/.../. ..
 
 
#2 martika 22-09-2011 03:08
se puede odiar o amar a silvio rodriguez, lo que nunca te puede ser es indiferente, es coherente con lo que dice o hace nos guste o nos disguste.-
 
 
#1 jose martinez rosas 21-09-2011 23:38
EN ALGUNOS CASOS SILVIO RODRIGUEZ TIENE RAZON ,COMO LOS DE LOS DE LAS PLAYAS Y LA NATURALEZA.EN CUANTO A LO QUE QUIEREN EMIGRAR HABRA QUE PERMITIRSELOS,P ERO SIN RETORNO.LOS QUE QUIEREN VOLVER ES COSA DE ANALIZARSE,POR QUE VUELVEN.EN CUBA SEGUN LO QUE HE VISTO A AVANZADO MUCHO EN CONTRA DE TODA DESCRIMINACION Y LA REVOLUCION ACABO CON DESCRIMINAR ,SALVO ECEPCIONES,QUE YA HAN SIDO REVALORADAS.DEM OCRACIA EXISTE,ES REAL Y NO FINGIDA COMO EN OCCIDENTE.HABRA QUE PREGUNTARLE A SILVIO QUE DEMOCRACIA ES CON LA QUE SUEÑA.CU IDADO SILVIO CON TUS DECLARACIONES PUES PUEDES DAÑAR LA BUENA IMAGEN DEL PUEBLO DE CUBA Y PROVOCAR ALGO IMPREVISTO...EX JSTELA NESECIDAD DE QUE LOS VOCEROS DE CUBA Y SUS MEDIOS DE COMUNICACION INFORMEN AL MUNDO LO QUE ES CUBA,PUES DE LIBIA HOY SE DIVULGA LA VERDAD,OCULTA POR FALTA DE EXPERIENCIA POLITICA;TODOS LOS LOGROS QUE SE OBTUVIERON Y QUE FUERON IGNORADOS.COMO LOS PRESTAMOS SIN INTERESES,LUZ ELETRICA GRATUITA Y TANTAS OTROS BENEFICIOS QUE NO SE DIVULGARON DE ESTE PAIS INVADIDO Y DESTROZADO.SILV IO COMO PERSONA INTELIGENTE ,ACTUA Y ABRE VERDADEROS CAMINOS HACIA LA CONSTRUCION DE UNA NUEVA SOCIEDAD,NO SOLO EN CUBA QUE ES EL EJEMPLO,SINO EN OTRAS PARTES DEL PLANETA.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar