domingo, 18 agosto 2019, 23:28
Miércoles, 27 Febrero 2019 06:44

DE CUBA, SU GENTE: De relaciones de pareja y de cucarachas

Escrito por  Diana Castaños / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

Dice Cary que desde que se mudó a vivir con su novio la relación ha cambiado mucho.

Desde que abre la puerta de su casa él está todo el tiempo preguntándole: dónde estabas, qué hiciste, cómo te sientes, cómo te va.

Dice que no puede pensar cuando él le pregunta tantas cosas. Lo que sí sabe es que necesita tiempo para relajarse. Pero cómo se lo dice.

Estamos reunidas varias amistades de la Universidad. Tenemos en común el periodismo, el cine y la literatura, pero algunas noches, luego de algunas cervezas y mojitos, terminamos hablando de nuestras vidas personales. No todo es escribir e ir a festivales de cine.

-Hey, ¿por qué me preguntas a mí? -le digo.

-Tú eres la que se pasa la vida diciendo lo mucho que te gusta la maestría en Psicología que estás haciendo.

-Bueno… Lo que sé es que tienes que decírselo. Crea un ambiente de seguridad emocional. Hazle saber que es seguro para él expresar cualesquiera que sean sus sentimientos, y díselo –le aconsejo.

-¡Pero no es seguro para él expresar nada! Si no dice lo adecuado me pondré brava.

Ahí es cuando todos reímos. La más joven (por dos meses) de mi grupo de amigas concluye:

-Aquí el problema tuyo es que necesitas alcohol para esa conversación. Todo fluye con alcohol. Míranos a nosotras. Con un montón de cosas por hacer y aquí, tiradas por el piso. Ya no sé si eso que se mueve por allá es yerbabuena o una cucaracha.

Era una cucaracha. Enseguida salimos corriendo todas como locas.


 


altDiana Castaños (La Habana, 1986). Licenciada en Periodismo. Graduada del Centro de Promoción Literaria Onelio Jorge Cardoso. Escritora de guiones infantiles para radio. Premio de Periodismo 26 de Julio en 2008. Ha obtenido el Premio Calendario 2016 por No hay tiempo para festejos, el Premio Memoria 2016 por Lo blanco más allá de la luz y el Premio Pinos Nuevos 2016 por Josefina. Es miembro de la AHS.

Visto 1552 veces Modificado por última vez en Jueves, 28 Febrero 2019 05:53

Hay cantidad de presión en ser hombre, me dice Rafael, de 32 años.

Se llaman Raquel y Lorenzo y llevan cinco años casados. Tuvieron un pequeño tropiezo hace unos meses. Raquel tuvo un desliz sexual extramatrimonial con su mejor amigo.

Una amiga acaba de llamarme. Dice que si puede reunirse conmigo en la esquina de 23 y «estoy viviendo un infierno».

Karen fue con su abuela a una reunión de personas de la tercera edad. Se reúnen juntas para escuchar Pimpinela y hablar de divorcios y matrimonios mal llevados.

Comentarios  

 
#5 yenis 07-03-2019 09:40
es muy triste cuando decidimos callar lo que nos atormenta o no nos gusta en una relacion, sencillamente porque eso nunca sera un remedio, simplemente hara que un dia salga lo que sea que sintamos de nuestras bocas y entonces si no sera de la mejor manera, solo nos envenenamos si callamos, por evitar que? que nos digan lo que no queremos escuchar, y eso que cambia, al final eso que no queremos escuchar existe y tarde o temprano lo vamos a escuchar, amigos, amor sin confianza, comunicacion, respeto, tiene una vida saludable muy corta o un camino a la infelicidad muy largo........
 
 
#4 Román 01-03-2019 11:44
Parece que la que no tiene problemas es la cucaracha, ella sin un solo traguito puso fin a la conversación, creo que no le interesaba. Si se le pudiera preguntar quizás ella nos pudiera decir cómo es que se lleva una relación.
 
 
#3 PATTERSON84 27-02-2019 12:20
Buenos días Diana. Hace días que no sabíamos de ti y que bueno leer nuevamente tus escritos.
En el caso que nos ocupa hoy lamentablemente aún existen relaciones en la que no funcione una comunicación buena y fluida. En la que se interpone un interlocutor por encima del otro sin apenas escuchar sus verdaderos sentimientos ni sentir sus expresiones de emoción.
Sí creo que debe decirle y/o hacerle saber cómo se siente. Si es menester crear un “ambiente de seguridad emocional”….bue no…. es un punto que debe conocer bien la pareja según el tema de conversación, las características del receptor y las circunstancias del momento. No creo que siempre haya que emplear el alcohol para una conversación fluida. Hay puntos esenciales como el tema de conversación, el lugar, el nivel de madurez, la intimidad, entre otras, muy propicias para dialogar entre personas que dicen amarse.
Saludos
 
 
#2 Yai 27-02-2019 12:14
Diana, si en otras ocasiones he dejado ver mi desagrado por algun escrito tuyo, hoy debo decirte que realmente este me ha encantado, creo que retomas la forma de contar con la que comenzaste este sitio. Gracias.
 
 
#1 Shere 27-02-2019 10:59
Me ha gustado mucho este. Sencillo pero con contenido.
Nunca sabemos lo que va a pasar cuando iniciamos una conversación, nunca sabemos a dónde nos llevará, pero en ocasiones se hace inevitable, o inevitablemente necesaria.
Pero lo peor siempre va a ser reprimirnos lo que llevamos dentro, al final va a salir estallando, y mejor que salga antes en forma de diálogo ¿no?
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar