jueves, 21 febrero 2019, 18:41
Martes, 12 Febrero 2019 11:00

“Divino amor”, el filme que explora cómo los evangélicos podrían dominar Brasil

Escrito por  AFP
Valora este artículo
(0 votos)

En competición en la sección paralela Panorama de la Berlinale, “Divino amor” trata con tintes de humor la “peligrosa” senda que según Mascaro tomó el gigante sudamericano.



¿Cuán cerca puede estar la ciencia ficción de la realidad? Con su película “Divino amor”, seleccionada en la Berlinale, el brasileño Gabriel Mascaro construye una alegoría sobre un futuro próximo en su país, dominado a todos los niveles por los evangélicos.

Y sin embargo, Mascaro (“Boi Neon”) empezó a trabajar en esta cinta en 2016, mucho antes de que los poderosos movimientos evangélicos de Brasil se movilizaran intensamente para favorecer la elección del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.


“Para mí estaba muy claro lo que estaba pasando y que un proyecto conservador, apoyado por los evangélicos y su discurso seductor, muy pronto llegaría al poder”, explica a la AFP Mascaro.


En 2027, la fiesta más importante de Brasil ya no es el Carnaval sino la celebración del Amor Supremo.La familia está por encima de todo y Joana (Dira Paes), una funcionaria, se desvive por su trabajo que consiste en salvar a matrimonios en crisis.

Terapias en grupo, discursos persuasivos, sexo con terceros…Todo vale para mantener la unión de las parejas.La suya va lógicamente sobre ruedas, pero ¿qué pasa cuando Dios no la recompensa con el hijo que tanto anhela?


“Dios por encima de todos”

En competición en la sección paralela Panorama de la Berlinale, “Divino amor” trata con tintes de humor la “peligrosa” senda que según Mascaro tomó el gigante sudamericano.


“Más allá de la distopía, intento pensar en el futuro, conectándolo con la agenda conservadora, nacionalista y populista que se está dando en el mundo”, afirma.


En su país, esta “se materializó con la elección de Bolsonaro y su lema ‘Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos’.La religión y el Estado van de la mano en un proyecto de poder muy explícito”, destaca el director, que se declara ateo.


A modo de ejemplo, el presidente ultraderechista designó a la pastora evangélica Damares Alves como ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos.


Pese a tratarse de un fenómeno relativamente reciente en Brasil, el país con el mayor número de católicos del mundo, los evangélicos representan casi un tercio de la población.


“Es una religión muy viva, va ocupando todos los espacios públicos, ya no se limita a los templos”, afirma Mascaro.”Lo curioso es que empezó hace 20-30 años en la periferia y nadie, ni los artistas ni los políticos, lo percibieron”.

Visto 144 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar