martes, 22 enero 2019, 03:01
Jueves, 27 Diciembre 2018 05:27

Trump: ¿Un vulgar chantajista?

Escrito por  Nicanor León Cotayo/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Familiares y amigos cargan el féretro de la niña Jakelin Caal, migrante de siete años que murió en un hospital de Texas bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. Familiares y amigos cargan el féretro de la niña Jakelin Caal, migrante de siete años que murió en un hospital de Texas bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

El mandatario estadounidense reitera que si le desaprueban fondos que exige para imponer su muro con México, proseguirá cerrado el gobierno de Washington.

Observadores comentan que ello suena más al típico lenguaje en una taberna cervecera que en labios de un estadista que se respete mínimamente.

¿Qué había sucedido?

La muerte en circunstancias no del todo claras, de dos niños inmigrantes guatemaltecos que huyen de la miseria y la violencia.

Ambos fueron capturados por la Patrulla Fronteriza en la línea divisoria entre México y Estados Unidos.

La niña Jakelin Caal Maquin, de siete años de edad cruzó la frontera junto a su padre y 48 horas después de su detención murió deshidratada.

Otro infante de 8 años, no identificado, también guatemalteco sufrió de fiebre cuyo diagnóstico fue resfriado pero horas más tarde empeoró con nauseas y vómitos hasta fallecer.

Los decesos tuvieron lugar con pocas horas de diferencia mientras estaban bajo el control de autoridades de Estados Unidos.

Expertos advirtieron que el suceso tiene que ser aclarado en ese país, pues allí aconteció el hecho.

Su conmoción puede medirse cuando una alta funcionaria del Partido Demócrata y posible futura jefa de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi expresó:

“La intención es satisfacer a portavoces de la extrema derecha”.

Por su parte, familiares de las víctimas se movilizan para aclarar las circunstancias donde tuvieron lugar esos crímenes.

Al mismo tiempo, Donald Trump prosigue su chantaje para acelerar la construcción de los 885 kilómetros que en estos momentos faltan para construir el muro fronterizo.

¿Pero quiénes son sus verdaderos asesinos?

Los mismos que movilizaron unos 20 mil soldados para garantizar la presente situación fronteriza y las futuras elecciones de 2020.

Y la Casa Blanca, esquina al Pentágono donde algunos de sus máximos responsables en un Wall Street cubierto de fango, sangre y lágrimas, venden su amor, tan real como su fidelidad al Jesucristo que dicen amar, persignándose.

Visto 473 veces

Comentarios  

 
#1 Arcangel 30-12-2018 22:36
Yo realmente no se donde tenían la cabeza los no norte americanos q pusieron en la Casa Blanca a este loco desquiciado y que ahora les va a dar trabajo sacarlo......
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar