sábado, 22 septiembre 2018, 01:11
Sábado, 21 Julio 2012 03:06

Detrás de cada salto, lanzamiento… la mirada aguda del psicólogo

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

Escepticismo, pudiera parecer duro, pero es real, sensación que comparto con especialistas y aficionados a menos de una semana para el inicio de los Juegos Olímpicos de Londres.

Escepticismo, pudiera parecer duro, pero es real, sensación que comparto con especialistas y aficionados a menos de una semana para el inicio de los Juegos Olímpicos de Londres. Ese velo gris cubre en este minuto a los 47 atletas cubanos que incursionarán en el campo y pista al compás del Big Ben.

No es para menos, ha sido un año pobre en materia de resultados, muchos de nuestros principales exponentes han estado asediados por fantasmas de lesiones y problemas de índole psicológica.

Con todo y ese “vendaval”, la plata de la pertiguista Yarisley Silva y el bronce de la discóbola Yarelis Barrios en el mítin Herculis de Mónaco, décima parada de la III Liga de Diamante, resultan alentadores.

Silva se elevó hasta 4.62 metros en su primer intento, para relegar a la tercera posición a la británica Holly Bleadsdale y la checa Jirina Ptacniková, quienes igualaron dicha altura en la segunda oportunidad. El oro en esta extraña competencia correspondió a la alemana Silke Spiegelburg (4.70). Sí, extraña, al punto de que la estelar rusa Yelena Isinbayeva se fue en blanco tres veces sobre 4.70 y la brasileña Fabiana Mürer no pasó de 4.54. Pero ojo, muy por encima de su tope anual de 4.70 deberá estar Silva para aspirar a una presea bajo los cinco aros.

Recuperada de una sacrolumbalgia que la afectó y haciendo valer esa competitividad extrema (sus seis disparos fueron superiores a 62.50 metros) Barrios ancló tercera con 64.49, aviso para sus rivales estivales de que aún no está descartada, fundamentalmente la croata Sandra Perkovic (65.29) y la bávara Nadine Müller (64.64), punteras por ese orden y de sus más enconadas rivales en materia de liderazgo, tomando en cuenta la actual temporada, en la que a la escolta de la rusa Darya Pishchalnikova (70.69), aparecen justamente Müller (68.89), Perkovic (68.24) y barrios (68.03).

Sobre ella explicaría online, desde la base que establecieron en la española ciudad de Guadalajara, el psicólogo César Montoya, quien trabaja con los atletas de lanzamiento: “Es una atleta muy centrada, con metas en extremo altas. Ha respondido muy bien al trabajo de optimización de atención en cada uno de sus movimientos, e incluso de los de sus rivales. Moviliza muy bien todas sus cualidades volitivas en función de su objetivo y responde manteniendo ese potencial deportivo ante el rango de estímulos que competencias de nivel supremo le exigen”.

“Estamos realizando en estos momentos un trabajo de representación ideomotora de la ejecución, que combinamos con visualizaciones de sus rutinas de lanzamiento. Hasta ahora, en función de detectar y corregir hasta el más mínimo detalle, lo ha asimilado muy bien. Cada día me sorprende más su competitividad”, ahondó el especialista.

De ahí sus victorias en las dos versiones precedentes de la Liga de Diamante y la esperanza de verla nuevamente en el podio olímpico. La triplista Dailenys Alcántara, la otra antillana inscrita, culminó quinta con apenas 14.05 en prueba dominada por la colombiana Catherine Ibargüen (14.85). Otro registro llamativo fue el 12.93 del vallista Estadounidense Aries Merrit, segundo en menos de una semana. Alertas todos, la hora cero bajo los cinco aros se aproxima.

YIPSI, EL TÁNDEM DE YARELIS

Creo que en oportunidades anteriores había hablado de mujeres temibles dentro del deporte rey. El destino quiso que cuatro antillanas cuyos nombres comienzan con Y (Yarelis, Yipsi, Yargelis y Yarelis que ha dado pruebas de poseer casta en este último año). Quizá ninguna de las tres primeras esté pasando por su mejor momento competitivo, pero…

Centrémonos en Yarelis y Yipsi, especialistas de lanzamiento, para culminar su evaluación psicológica actual.

Al decir del psicólogo Montoya, se le está dando un seguimiento sistemático a sus perfiles de estados de ánimo, que según algunas teorías psicológicas, existe uno ideal denominado Iceberg, pues dicha prueba se compone de siete escalas.

Cada una mide una variable asociada al estado anímicos: son las siguientes: tensión-ansiedad, depresión-melancolía, hostilidad-irritabilidad, vigor-actividad, fatiga-inercia, confusión y amistosidad.

Estas escalas deben puntear hacia un rango antes durante y posterior al certamen en cuestión.

Por ejemplo, en la competencia en Cuba donde Yipsi lanzó 75 metros, esas variables estaban muy cercanas a su rango óptimo, lo mismo sucedió con Yarelis cuando tiró los 68.03.

No siempre se comporta de esa manera, pero ofrece un indicador de cómo andan los atletas, en materia de complemento físico y mental.

Las expectativas de antemano están creadas, tanto Yarelis como Yipsi están ranqueadas y conocen lo trascendental de ubicarse en el podio al máximo nivel. Hasta ahora ni su físico ni su psiquis las han traicionado. Esperemos que Londres no sea la excepción.

Visto 1565 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar