martes, 22 enero 2019, 02:58
Lunes, 17 Diciembre 2018 05:29

Ahora en Andalucía: Extrema derecha in crescendo

Escrito por  Arnaldo Musa/Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)

No hace mucho comentábamos el peligro de la extensión de la extrema derecha en América Latina y, sobretodo, en Europa, donde sigue cogiendo fuerza, sin que a ojos vistas se tomen precauciones para contenerla.


Nacionalistas, soberanistas, enemigos de la migración. reaccionarios ante los establishment político nacional y europeo, y con un lenguaje simple y "sin complejos" son las principales características que tienen en común diversos grupos de extrema derecha europeos que están cosechando, elección tras elección, crecimientos exponenciales.

Así acaba de ocurrir en Andalucía, donde, por primera vez en España la extrema derecha tendrá representación parlamentaria, mediante la agrupación Vox, que logró 12 curules de un legislativo de 109, en las recientes elecciones en las que el Partido Socialista Obrero Español sufrió el mayor descalabro, al perder la mayoría, y ahora está a expensas de una posible unión de los ultras con la derecha corriente, representada por el Partido Popular y Ciudadanos.

De nuevo se produjo una alta abstención, lo que por lo general ayuda a la peor alternativa.

“La historia no se repite, pero sí alecciona. Y lo que la historia europea enseña es que las sociedades pueden resquebrajarse, las democracias pueden caer, la ética puede desplomarse y la gente corriente puede verse abocada a situaciones inimaginables”, recuerda Timothy Snyder (Ohio, 1969), catedrático de Historia en la Universidad de Yale, experto en historia de Europa central y oriental y autor de varios libros, entre otros Sobre la tiranía y El camino hacia la no libertad.

Cierto es que se habla de extrema derecha como algo nuevo en España, pero ya estuvo gobernando mediante la dictadura franquista, desde 1939 hasta 1975, y reminiscencias de esta se producían a cada rato y hasta hace muy poco en los gobiernos del corrupto Partido Popular.

Para comprender este fenómeno debemos recordar una vez más que el nazismo se impuso en Alemania, al aprovechar los terribles errores y la desidia de la socialdemocracia.

En cuanto a España, habría que averiguar, y hasta ahora ninguna publicación lo ha hecho, por qué la gente está votando como vota y averiguar los apoyos con que cuenta Vox, no sólo políticos, sino también financieros. Cuando un partido de extrema derecha irrumpe en la escena política siempre se describe a sí mismo como nacional, pero la realidad es que es mucho más internacional que la izquierda.

Esta izquierda se debilita cada vez más, porque funciona a nivel local, mientras que los de extrema derecha están muy bien coordinados a nivel internacional, y hay que pensar generalmente en la influencia de la actual política de Donald Trump, y no en la del presidente ruso, Vladimir Putin, como quieren hacer creer libelos pagados por el Imperio.

Mucha tela hay por dónde cortar y haría interminable este comentario, pero recordemos que desde hace meses se encuentra recorriendo Europa un ex asesor de Trump, quien confesó públicamente que se arrepentía en haber criticado al mandatario.

Este es Steve Bannon, quien se propone aglutinar a todos los grupos de la derecha populista europea de cara a las elecciones europeas de mayo próximo.

Snyder y otros analistas consideran que Bannon es un ejemplo del fenómeno del que estamos tratando, y que hasta hace muy poco le apoyaba la familia Mercer, propietaria de Cambridge Analytica, una compañía de análisis de datos electorales que realizó la campaña de Donald Trump y la del Brexit y que actualmente está siendo investigada en Estados Unidos y en Gran Bretaña por supuestas prácticas ilícitas.

Bannon es un ejemplo del uso de la analítica en Internet para tratar de descubrir los puntos vulnerables de la gente, con el fin de averiguar qué es lo que les da miedo. Así que, además de como persona, también ejemplifica la oligarquía de extrema derecha y la digital, que consiste en usar el dinero de alguien para averiguar sobre el temor de las personas y transformar eso en una victoria política.

Y, finalizando nuevamente con Andalucía, una región donde gobiernan generalmente entidades progresistas, la creciente crisis económica imperante, el alto desempleo y el malestar general al que no le dan solución, hacen que VOX, un partido eminentemente ultraderechista y antiinmigrante, se estrene en un Parlamento español.

Visto 365 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar