martes, 17 septiembre 2019, 15:49
Miércoles, 18 Julio 2012 20:29

Reabren Teatro Principal en la cuarta villa de Cuba

Escrito por  PL
Valora este artículo
(1 Voto)

Con la reapertura del Teatro Principal se completó el conjunto colonial más relevante de la cuarta villa fundada en el centro de Cuba en 1514.

Con la reapertura del Teatro Principal se completó el conjunto colonial más relevante de la cuarta villa fundada en el centro de Cuba en 1514, aseguró hoy Roberto Villoch, presidente de la Comisión Provincial de Monumentos.

El teatro, copia del famoso Tacón de La Habana, fue inaugurado el 15 de julio de 1839, se integra al eje histórico compuesto además por la Iglesia Parroquial Mayor (1680) y el puente sobre el río Yayabo (1825).


Comentó el investigador a Prensa Latina que se avanza en la restauración de más de mil 500 inmuebles de los siglos XVII, XVIII y XIX, entre los que sobresale la Casa de las 100 puertas, donde radica el Museo de Arte Colonial.

El palacete también es conocido como Palacio Valle-Iznaga, en correspondencia con los apellidos de las familias aristocráticas que lo vivieron.

Asimismo, el puente sobre el río Yayabo, con cinco majestuosas arcadas y una estructura de ladrillo, cal y arena, es considerado único en su tipo en Cuba.

Existe la leyenda que en su construcción fue utilizada leche de burra o vaca para darle consistencia al tercio (arena y cal) con que fueron unidos miles de ladrillos de barro rojo.

La Iglesia Parroquial Mayor, de estilo romano y barroco, es una construcción religiosa colonial de relevantes valores arquitectónicos y la segunda más antigua que se conserva en la Isla.

En el primer asentamiento a orillas del río Tuinucú, la villa contó con los oficios de este templo formado de madera redonda con cubierta de guano y yagua de las palmeras.

Después del traslado a su actual asentamiento se construyó otra de madera, con más amplitud y mejores condiciones para el culto. Pero con el crecimiento poblacional, la metrópoli proyectó la actual Iglesia Parroquial Mayor.

El obispo Fray Alonso Enríquez de Almendáriz realizó la primera visita episcopal a la villa en 1661, y elevó al rey Felipe II una carta dando a conocer que ordenó reedificar la iglesia porque resultaba poco espaciosa, según su punto de vista.

La nueva edificación, con casa para el sacerdote, anexa al templo, fue costeada prácticamente por el sargento Don Ignacio de Valdivia entre 1620 y 1680.

Visto 1722 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar