sábado, 19 enero 2019, 23:30
Miércoles, 12 Diciembre 2018 05:16

Milaimys Marín busca convertirse en la Mijaín de la lucha femenina

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)
Milaimys de la Caridad Marín, la gema de la lucha femenina Milaimys de la Caridad Marín, la gema de la lucha femenina Calixto N. Llanes

La capitalina de 17 años de edad destrozó vaticinios en el Pabellón Asia de Buenos Aires, sede de la lucha y el judo de los III Juegos Olímpicos de la Juventud.

Tiene un físico impresionante, como esos deportistas que con solo mirarlos usted los cataloga de naturales. Para redondear la metáfora, baste decir que en el entorno de élite de la lucha califican a Milaimys de la Caridad Marín (73-76 kg) como la Mijaín López femenina cubana.

La capitalina de 17 años de edad destrozó vaticinios en el Pabellón Asia de Buenos Aires, sede de la lucha y el judo de los III Juegos Olímpicos de la Juventud, pues en su combate debut tuvo que venir de abajo para desbancar por puntos a la japonesa Yuka Kagami, campeona mundial de cadetes en Zagreb, Croacia.

Para liderar su llave y acceder vía expedita a la discusión del cetro desbancó de manera convincente 8-0 a la sueca Julia Fridlund, 8-2 a la canadiense Anika White y 8-1 a la samoana Loana Ludgate.

La escena estaba dibujada a pedir de boca,  en medio de un mar de albicelestes eufóricos y deseosos de ver a la ídolo local Linda Machuca alzarse con el oro. Milaimys resultó ser una pesadilla antillana: en menos de  un minuto liquidó el pleito y silenció las tribunas con un tackle (ataque a las piernas) y pegada posterior.

Ese título fue el argumento de mayor peso para su designación como la novata del año en la disciplina de tackles y desbalances, además de demostrar su empuje frente a Mabelkis Capote en la Gala de Campeones de la Lucha, al doblegarla 4-2 en un combate rocoso, definido a falta de 25 segundos con un tackle vertiginoso a las dos piernas y posterior pase atrás.

Ciertamente Mabelkis pudo sacar cuatro puntos de una acción iniciada por Milaimys en la que se tiró y cayó mal, solo que los jueces apreciaron dos unidades. Antes, Milaimys había abierto la pizarra con idéntica fórmula.
Sobre su condición, inicios y aspiraciones accedió a dialogar con CubaSí:

“Considero que desde que entré al equipo nacional mi desarrollo ha sido bastante acelerado. Se lo agradezco al profe Iván Fundora, y al resto del colectivo técnico de la lucha femenina, siempre pendientes de cada detalle en nuestro aprendizaje.

El hecho de entrenar y realizar sparrings con atletas de más experiencia, luchadoras con carretera como Yudari Sánchez y Mabelkis, ha contribuido mucho a mi crecimiento, a mi preparación para los Juegos Olímpicos de la juventud en Buenos Aires.

Esa competencia marcó mi despegue. Enfrenté a luchadoras jóvenes pero muy fuertes, como el inicio ante la japonesa. Para combatir  con ella realizamos un análisis profundo desde La Habana. Es una atleta rápida, que entra mucho a tackle y el preservar la postura e intentar controlar sus brazos fue fundamental.
Sobre esos elementos basamos la estrategia”.

¿Tus inicios?

“Comencé en la práctica de voleibol. Quería seguir los pasos de mi madre, pero mi profesor se fue y por esa razón seguí los consejos del entrenador Junior en Tallapiedra, a los 12 años. En la EIDE trabajé con Monte y Lisandra, y en décimo grado me subieron a la preselección”.

¿Qué define tu sistema de lucha?

“Soy una luchadora joven, pero hasta ahora el tackle es el arma que siempre me ha aportado victorias, efectividad. Lo tengo bastante preciso, tanto a las dos piernas con cabeza por dentro como el lateral. Eso lo complemento con el hecho de que para mi división soy bastante ágil y explosiva.

En el combate contra Mabelkis no lo pude tirar tanto porque luché con una pequeña molestia en el hombro, que pese a no ser serio me afectó un tanto la preparación en estos últimos tiempos”.

¿Ejercicios cruciales dentro de tu preparación física?

“Por lo general el trabajo individual va dirigido a fortalecer todos los planos. En este caso yo tuve que priorizar más los músculos de los hombros con ligas y demás, pues los tenía algo flojos”.

¿Buena decisión cambiarte del voleibol a la lucha?

“Sí, es muy pronto aún, pero puedo decirte que abrí con el pie derecho. Eso me compromete a buscar una medalla o título olímpico de mayores. No puedo defraudar, mucho menos a aquellos que ven en mí potencialidades para convertirme en una estrella de este deporte. Puedo asegurarte que ahora la lucha es mi vida”.

Milaimys tiene madera indiscutible de gladiadora. Ese físico portentoso pretende complementarlo con movimientos técnicos letales. Por ahora, que se cuiden de su tackle, algo que sus oponentes ya conocen.

Visto 382 veces Modificado por última vez en Viernes, 21 Diciembre 2018 21:09

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar