domingo, 19 mayo 2019, 22:22
Lunes, 10 Diciembre 2018 15:33

Relación entre padres e hijos protagoniza filme uruguayo Belmonte

Escrito por  Prensa Latina
Valora este artículo
(0 votos)

El miedo de los adultos al paso del tiempo y las relaciones de dependencia entre padres e hijos, constituyen ejes centrales de la película uruguaya Belmonte, comentaron hoy sus realizadores en conferencia de prensa.

La cinta forma parte de las propuestas del 40 Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano que se desarrolla en esta capital hasta el 16 de diciembre.


Considerada por la crítica como el filme más existencialista del director uruguayo Federico Veiroj, narra el caótico día a día de un artista separado, que encuentra su estabilidad emocional en compañía de su hija pequeña.


El rol protagónico de Belmonte lo interpreta Gonzalo Delgado, una figura asidua en el cine uruguayo responsable del diseño de arte y producción de varias entregas como 25 Watts, Whisky, Miss Tacuarembó y dos películas de Veiroj (Acné y El apóstata).


Según el productor Pedro Barcia, uno de los mayores atractivos de la película radica en la actuación de Olivia Molinaro Eijo en el papel de Celeste -hija de Belmonte- pues 'demostró sin preparación alguna un gran talento, es realmente nuestro orgullo, atrae al público siempre que se proyecta el filme, es muy buena y extrovertida'.


Con una cuota de votos a favor y detractores, las pinturas expuestas en la cinta conforman una muestra de la obra del protagonista Delgado -pintor en la vida real- que inquieta al público por su tono grotesco.


'Todos se sorprenden con las pinturas, realmente nadie sabe por qué pinta siempre así, ¿por qué hombres desnudos?, para trabajar con la niña fue un poco difícil pues es muy duro preparar a alguien así de inocente para algo que un adulto tampoco está listo, ni entiende', explicó Barcia.


La crítica especializada refiere que Belmonte muestra al protagonista como un antihéroe un poco torpe, incómodo, desganado, confundido, resignado y descontento, a la vez que hace gala de un humor parco, con situaciones que están muchas veces al borde del patetismo y el estereotipo, pero que el director sabe manejar con fluidez.


Disfrutable, así catalogan la producción los especialistas y coinciden en que su aproximación a las contradicciones íntimas de la paternidad es rigurosa, valiosa e incluso emotiva.

Visto 260 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar