lunes, 17 diciembre 2018, 11:26
Domingo, 02 Diciembre 2018 20:52

Francia no descarta declarar el estado de emergencia por los disturbios

Escrito por  Reuters
Valora este artículo
(0 votos)
En la imagen, un hombre corre el dos de diciembre frente a la fachada de un banco en París en la que los manifestantes realizaron pintadas contra el impuesto sobre los combustibles en la manifestación del día anterior. REUTERS/Stephane Mahe En la imagen, un hombre corre el dos de diciembre frente a la fachada de un banco en París en la que los manifestantes realizaron pintadas contra el impuesto sobre los combustibles en la manifestación del día anterior. REUTERS/Stephane Mahe

El gobierno francés considerará imponer un estado de emergencia para evitar que se repitan los que han sido considerados como los peores disturbios de Francia en años.


El gobierno francés considerará imponer un estado de emergencia para evitar que se repitan los que han sido considerados como los peores disturbios de Francia en años, pero por el momento no cambiará un rumbo orientado al diálogo.


Grupos enmascarados y vestidos de negro corrieron por el centro de París el sábado, incendiando automóviles y edificios, saqueando tiendas, rompiendo ventanas y luchando contra la policía en los peores disturbios que la capital ha visto desde 1968, lo que representa el mayor desafío al que Emmanuel Macron se ha enfrentado en sus 18 meses a cargo del país.


Las protestas también sacudieron otras ciudades y pueblos y en toda Francia, desde Charleville Mezieres en el noreste hasta Nantes en el oeste y Marsella en el sur.


“Tenemos que pensar en las medidas que se pueden tomar para que estos incidentes no vuelvan a ocurrir”, dijo a la radio Europa 1 la portavoz del gobierno, Benjamin Griveaux.


La rebelión popular surgió de la nada el 17 de noviembre y se ha propagado rápidamente a través de las redes sociales, con manifestantes bloqueando carreteras en Francia e impidiendo el acceso a centros comerciales, fábricas y puntos de suministro de combustible.


Las protestas comenzaron como una reacción violenta contra los aumentos de los impuestos sobre el combustible de Macron, pero han propiciado una profunda sensación de insatisfacción hacia las reformas económicas liberales, que muchos votantes sienten que favorecen a los ricos y grandes empresas.


Las autoridades se vieron sorprendidas con la escalada de violencia que el sábado ensombreció el movimiento de protesta espontáneo, apodado los “chalecos amarillos” porque muchos participantes usan las chaquetas de seguridad fluorescentes que tienen que llevar en sus vehículos los conductores franceses.


En París, la policía dijo que habían arrestado a más de 400 personas y 133 resultaron heridas, entre ellas 23 miembros de las fuerzas de seguridad. La policía disparó granadas de aturdimiento y gas lacrimógeno y uso cañones de agua contra los manifestantes en la parte superior del bulevar Champs-Elysees, en el Jardín de Tuilleries, cerca del Museo del Louvre y también en otros lugares.


REUNIÓN DE GABINETE DE EMERGENCIA


Macron ha convocado el domingo una reunión de emergencia con el primer ministro y el ministro del Interior para tratar sobre los disturbios y encarar un diálogo con los “gilets jaunes” (chalecos amarillos), que no tienen una estructura real o líderes conocidos.


Cuando se le preguntó sobre la imposición de un estado de emergencia, Griveaux dijo que estaría entre las opciones consideradas el domingo.


“Está fuera de discusión que cada fin de semana se convierta en una reunión o ritual para la violencia”.


Griveaux instó al movimiento del chaleco amarillo a desasociarse de los grupos radicales que habían instigado la violencia, organizarse y acudir a la mesa de negociaciones. Sin embargo, descartó un cambio en la política del gobierno.


“No cambiaremos el rumbo. Es la dirección correcta. Estamos seguros de eso”, dijo.


Las autoridades dijeron que grupos violentos de extrema derecha y extrema izquierda, así como “matones” de los suburbios, se habían infiltrado en el movimiento de chalecos amarillos en París el sábado.


En una entrevista a BFM TV a última hora del sábado, Castaner dijo que las autoridades habían implementado todas las medidas de seguridad para prevenir los disturbios, pero que se habían enfrentado a grupos extremadamente violentos y organizados.


Sin embargo, reconoció que el gobierno había cometido un error en la forma en que comunicaba sus planes para reducir su exposición al petróleo en una política que propició un aumento de los impuestos sobre el combustible.


Paul Marra, un activista del grupo de chaleco amarillo en Marsella, dijo a BFM TV que el gobierno era el culpable de la violencia en todo el país. “Condenamos lo que sucedió, pero fue inevitable. La violencia comenzó desde arriba. El mayor matón es el Estado a través de su inacción”.

Visto 157 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar