jueves, 13 diciembre 2018, 00:58
Sábado, 01 Diciembre 2018 14:18

Nueva etapa en México: AMLO ya es Presidente

Escrito por  Arnaldo Musa / CubaSí
Valora este artículo
(0 votos)
López Obrador recibe la banda presidencial ante el presidente saliente, Enrique Peña Nieto EFE López Obrador recibe la banda presidencial ante el presidente saliente, Enrique Peña Nieto EFE

López Obrador tomó posesión con la esperanza de la inmensa mayoría del pueblo de que su cumpla su promesa de terminar la historia trágica de corrupción e impunidad.


Luego de una espera que se antojó extremadamente larga, tras su elección, Andrés Manuel López Obrador tomó posesión este primero de diciembre de la Presidencia de México, con la esperanza de la inmensa mayoría del pueblo de que su cumpla su promesa de terminar la historia trágica de corrupción e impunidad, e iniciar una nueva etapa consecuente con los postulados de la Revolución.

Nacionalista y antineoliberal, este hombre de izquierda fue electo el 8 de agosto último por más de 30 millones de mexicanos, el 53% del electorado de una nación donde un 52% de la población es pobre.

Esta fue la tercera vez que AMLO intentó llegar a tan alto cargo, con dos etapas anteriores fallidas, a causa de procesos electorales irregulares en el 2006 y el 2012. Ahora fue la vencida, gracias a un apoyo popular como nunca antes visto, a pesar de una campaña en la que fueron asesinados más de 200 candidatos y la tradición virtualmente instituida de que el ganador tenía que ser una figura que gozara del apoyo del crimen organizado.

El Presidente electo fue saludado en su automóvil por el pueblo agrupado durante los 20 kilómetros que lo separaban de su casa al lugar de investidura, donde se hallaban presentes numerosas figuras invitadas, así como, por primera vez, representantes de los pueblos originarios.

Luego, en el curso de un discurso en el que agradeció el discurso amable del gobernante saliente –a diferencia de anteriores investiduras-, anunció la transformación del régimen político, de forma pacífica y ordenada, pero sin corrupción e impunidad, que impiden el renacimiento de México.

Precisamente AMLO, como lo identifican sus muchos adeptos, ha tenido que enfrentar en los últimos días críticas a su determinación de amnistiar a sospechosos de corrupción de la administración saliente que no tengan procesos iniciados, pero siempre manteniendo su propósito de castigar todo nuevo delito en ese sentido.

López Obrador aclaró que este “perdón” no aplicará para quienes ya tengan un proceso iniciado en su contra en el actual gobierno. “No es darle la orden al Poder Judicial o Legislativo, que son poderes independientes, de que se detengan procesos que se han iniciado por delitos de corrupción. Todo lo que esté en curso, se tiene que concluir y la autoridad competente tiene que resolver.

“El planteamiento que he venido sosteniendo desde la campaña es de que nosotros no apostemos a la persecución, lo que he venido diciendo es que no es mi fuerte la venganza y que no creo que sea bueno para el país el que nos empantanemos en estar persiguiendo a presuntos corruptos”, abundó.

AMLO ha subrayado que nunca será violada la Constitución, y en este marco apuntó la necesidad de eliminar la grave crisis de violencia en el país, como nunca se había padecido, explicando que la inseguridad es producto de 36 años de política económica antipopular y entreguista.

En este contexto, los gobiernos anteriores se pusieron al servicio de una minoría rapaz y se desató la corrupción como nunca, y tal deshonestidad ha sido lo que más ha dañado a México.

Y aunque parezca no afín, ello tiene que ver con la seguridad pública, acerca de la cual espetó que el Presidente de México no debe delegar su responsabilidad al respecto, por lo cual propuso la creación de una Guardia Nacional, transparente, sin simulaciones, porque es la única forma de enfrentar la inseguridad y la violencia.

EL DEDO EN LA LLAGA

En este crucial aspecto, imposible de soslayar, ya AMLO se había reunido con cerca de 32 000 personas en el Campo Militar No. 1 de la Secretaría de la Defensa Nacional, entre la que se hallaba presente toda la nomenclatura castrense.

Allí, como en otros momentos de su discurso político, reiteró que para sus adversarios todo se resuelve con el uso de la fuerza, medidas coercitivas, leyes más severas, cárceles, amenazas de mano dura, y la diferencia es que “nosotros sostenemos que la paz y la tranquilidad son fruto de la justicia”.

Señaló que cómo no va a haber inseguridad y violencia en el país, si desde hace 30 años no hay crecimiento económico, no se generan empleos, por lo cual no hay bienestar, y sin éste no puede haber paz y tranquilidad.

Mencionó que hay quienes no aceptan que la inseguridad existe por no atender las causas, solo es profesionalizar a la policía.

Consideró que debe de haber voluntad política del presidente de México para que haya justicia, no haya impunidad, se respete los derechos humanos y lo principal es el recto proceder del presidente, “porque si el presidente es corrupto, todos van a ser corruptos, en el país hay un sistema presidencialista”.

En otro tema, López Obrador indicó que el Ejército cumplirá con su función, esperará que la Suprema Corte de Justicia resuelva sobre la Ley de Seguridad Interior, y adelantó que el próximo comandante supremo de las Fuerzas Armadas nunca va a dar la orden al Ejército ni a la Marina para reprimir al pueblo.

Explicó que buscará la manera de integrar a las corporaciones policiacas, aunque desde luego se profesionalizarán, habrá Mando Único, donde el titular del Ejecutivo se haga cargo de coordinar los esfuerzos para garantizar la seguridad.

Asimismo, dijo que se tiene que capacitar y formar a los cuerpos policiacos a partir de moralizar, imprimir valores, no solo es la técnica policiaca, sino que los soldados estén conscientes de que es el pueblo uniformado, aunque se les tiene que pagar bien a los policías, a los soldados, a los marinos que están muy desatendidos, no tienen prestaciones.

Manifestó que no se afectará a derechos humanos, se analizará qué conviene más para conseguir la paz, ver si es necesario o no sacar al Ejército de las calles, y tiene confianza que si todos ayudan, se serenará al país.
Expuso que todos los temas relacionados con inseguridad y la violencia se tienen que analizar, que no haya mitos ni tabúes, porque es muy grave el problema.

Dijo que se tiene que debatir todo y que se resuelva lo que más convenga a la sociedad, y acotó: “nosotros tenemos una ventaja, entre otras, somos libres, somos independientes, no tenemos patrones, no estamos sometidos a ningún gobierno extranjero, podemos tomar cualquier decisión siempre y cuando convenga”.

Visto 307 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar