sábado, 20 abril 2019, 16:13
Lunes, 26 Noviembre 2018 16:53

Idalys Ortiz bailó en casa del trompo en Osaka (+VIDEOS)

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/ CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Idalys ascendió a la cúspide del ranking olímpico momentáneamente Idalys ascendió a la cúspide del ranking olímpico momentáneamente www.judoinside.com

Sigue siendo el referente del judo cubano Idalys Ortiz. Llegó a Osaka pretendiendo bailar en casa del trompo y sacar una tajada jugosa de los 1 000 puntos en disputa como parte del Grand Slam en esa ciudad japonesa y vaya si lo consiguió: título en los +78 kilogramos y éxitos sobre tres anfitrionas.


La artemiseña de 29 años extendió a 22-2 (excelente 91.2 % de efectividad), su saldo de victorias y derrotas en el presente 2018 en lides de relieve. Ahora, en tierras del Sol Naciente fue verdugo en el estreno de la local Maya Akiba, a quien proyectó apoyada en una combinación técnica de cadera y piernas.


Luego hizo hincar en el tatami las rodillas de la taipeiana Jia Wen Tsai, a quien levantó y proyectó para lograr que se decretara el ippon.


Con el primer lugar de su llave asegurado, se cruzó en semifinales con otra local: Nami Inamori, sobre la cual obtuvo su primera sonrisa en tres enfrentamientos, luego de deslices en el 2014 y 2015. Wazzari con proyección de hombros y posterior inmovilización en el newaza decretaron el veredicto favorable a la nuestra.


Con la mesa servida la definición sería ante Akira Sone. Sin cara a cara previos, Idalys continuó probando su sobrada calidad, y pese a no conseguir proyecciones forzó todo el tiempo a su oponente y sacó mejor partido de su intensidad sobre el tatami, al forzar la descalificación de Sone e imponerse por hansoku make.


El rendimiento de Idalys la catapultó a la posición cimera del ranking de clasificación olímpica en su división al ostentar 1 900 puntos, en tanto en el universal consolidó su segundo escaño, ahora con global de 5 760 unidades y únicamente antecedida por la también nipona Sarah Asahina (6 800).


De hecho, uno de los reveses de Idalys en la actual campaña fue precisamente frente a Asahina en la discusión del cetro de la justa del orbe de Bakú, el 26 de septiembre último.


Rápida, segura en sus kumis (agarres), sin margen de error desde el punto de vista táctico, Idalys comentó vía electrónica que fue un torneo fuerte, en el cual doblegó a cuatro rivales situadas entre las 50 mejores del escalafón, incluida Sone, miembro del top-ten y victimaria de su coterránea Asahina.


“Las judocas japonesas siempre son un medidor importante. Vencerlas de manera convincente, probar mi repertorio técnico y apostar a diversos movimientos para triunfar siempre me dejan un grato sabor. Ellas no se equivocan, tienen una maestría que los convierte en la primera potencia del judo. Este título y los 1 000 puntos ganados constituyen un paso sólido en mis aspiraciones de clasificar sin mayores contratiempos a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, manifestó la judoca que atesora cadena de preseas entre Beijing 2008 y Río de Janeiro 2016, a razón de bronce, oro y plata, respectivamente.


El empuje de Kaliema


Idalys tuvo en Osaka el respaldo en calidad de portaestandarte de Kaliema Antomarchi (78), quien con su bronce volvió a dar fe de su integración a la elite en esa categoría.


Kaliema fue capaz de ganar el grupo D de su peso, en medio de un enjambre de niponas. De hecho, su único descalabro se produjo en regla de oro frente a Ruika Sato por técnica de inmovilización, en definitiva proclamada reina.


Luego por el bronce, la capitalina desbancó a la ecuatoriana Vanessa Chala. Combate rocoso, definido por descalificación en regla de oro.


En el caso de Kaliema, su balance quedó fijado en 15 éxitos y siete fracasos para un 68.2% para redondear el año de mejor foja en su carrera deportiva. Además se coloca en la plaza 15 del listado olímpico (561 rayas) y en la 11 del ranking absoluto (3 243).


La combinación del rendimiento de ambas colocó a Cuba en el cuarto puesto del medallero de la justa con una presea de oro y otra de bronce y siete exponentes en concurso. Los varones no pudieron hacerse justicia y lo más notorio resultó ser el séptimo escaño de Iván Silva (90 kg), misma posición que materializara su homóloga Maylin del Toro (63).


A propósito, Silva (1 355-2do) y Del Toro (535-17ma) se hallan en este instante igualmente asegurados para la cita bajo los cinco aros. Habrá que esperar para ver si mantienen ese estatus hasta el 20 de mayo de 2020.


Japón (11-8-16) arrasó una vez más, secundada por Canadá y Holanda (1-1-0). Otra nota en Do mayor del judo cubano, específicamente de las féminas, esculpidas en materia de rendimientos a imagen y semejanza de Idalys Ortiz.

Visto 375 veces

Medios

Idalys y Kaliema constituyen las principales cartas del judo cubano actual www.ippon.org

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar