martes, 11 diciembre 2018, 15:28
Martes, 27 Noviembre 2018 04:48

MIRAR(NOS): Para que haya mundo y humanidad

Escrito por  Liz Beatriz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)

Ya lo dijo Tony Ávila. Quienes cantan saben de la vida, recuerden eso: «Para que haya mundo y humanidad tiene que haber de to’».

Aunque muchas personas consideran que lo bueno o lo malo del sexo es una cuestión de perspectiva, los científicos, siempre tan ocupados en arreglarnos la vida, acaban de dar en el clavo para que nosotras estemos atentas a las señales ¿de humo? que ofrezcan pistas sobre los más «sabiondos» en materias de alcoba.


Con sábanas, ¡qué bueno! (sin sábanas, ya sabe). Los australianos son los culpables de que tengamos que fijarnos ahora en los más agradables, extrovertidos y emocionalmente estables. No acabo de enterarme dónde está el elemento novedoso. Para que se me entienda bien: hasta ayer yo me fijaba en ellos porque ¿cuál de ustedes (hombres o mujeres pueden responder) se fijaba más en los desagradables y por el suelo emocionalmente hablando?


Señor Stephen Whyte, tendrá mucho currículo, pero me ha dejado como mismo estaba antes de leerle. Claro que un enterado en deportes, cultura y, en definitiva, uno que le guste enterarse será mi elección. Va a ser por eso que andan tan escasos, tan ocupados y que les hacen cola.

(…)

En esta columna también les quería comentar sobre Akihiko Kondo. Como quizás hayan advertido, es un japonés, parecido a otros millones de japoneses que habitan la isla con la bandera del sol naciente. Pero (y siempre hay un pero) lo que lo distingue del resto es su decisión firme e irrevocable, aunque otros critiquen, de casarse con el amor de su vida.


No hubiera mayor problema, sería la típica historia romántica, si no fuera porque el objeto de su amor es una cantante de realidad virtual. De 16 años, según sus creadores: Hastsune Miku también vistió de blanco en la ceremonia donde se gastaron más de 17 mil dólares.


40 invitados asistieron a la íntima ceremonia y presenciaron el intercambio de anillos... como lo leen, aunque puesto que la novia no podía colocar el aro en el anular de su actual esposo… no se detalla muy bien este momento de la boda.


Ya lo dijo Tony Ávila. Quienes cantan saben de la vida, recuerden eso: «Para que haya mundo y humanidad tiene que haber de to’».

Visto 355 veces Modificado por última vez en Miércoles, 28 Noviembre 2018 05:10

Cuando pensaba que ya había leído de todo, alguien (no diré quién porque no es lo trascendente) comparte esto en su perfil y, en esa diatriba que es una red social, la madeja me envuelve o, mejor dicho, me involucra.

Hace poco escuché lo que llamaría un poema, no por denigrar ni dejar en menos a las canciones.

Había yo leído Los estatutos del hombre, la hermosa poesía que, en efecto, debiera ser ley y donde el brasileño Thiago de Melo proclama la urgencia establecida de todos los humanos a ser felices, y eso, sin distinción de raza o sexo.

¿A quién de ustedes no le han dado ganas de salir corriendo en la búsqueda de Khaled? Su sinceridad, en peligro de extinción para ambos sexos, me ha puesto a prueba. 

Si Usted está a punto de amar a alguno o por lo bajito enrolarse en la aventura la columna le vendrá como anillo (¡Caramba!) al dedo. 

Al principio, cuando nos hablaron del amor, nadie dijo que dolería.

¿Alguna vez ha soñado, en medio de la noche, que está a punto de caerse de la cama? En el preciso momento en que ya casi se visualiza en el suelo despierta y la comprobación de la irrealidad le hace sonreír soñoliento.

La temible edad en que pasas de ser «niña» y se te erizan hasta los pelos de la lengua cuando los más jóvenes que tú piden «permiso, señora»...

Comentarios  

 
#1 RONY9 29-11-2018 17:04
Es verdad que en este mundo hay cada locos, hay cada historias que sobre pasan el absurdo que vaya, ufffffff
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar