viernes, 24 enero 2020, 21:05
Lunes, 16 Julio 2012 06:28

Frank Sinatra, controvertido

Escrito por  Arnaldo Musa

Posiciones políticas incongruentes, discordantes y anticonsecuentes caracterizaron al buen cantante y actor norteamericano Frank Sinatra, atacado por colegas por su participación en la mafia en La Habana en tiempos de Batista y, luego, tras la victoria de la Revolución cubana, en la reconversión del negocio en Las Vegas. Es más, dijeron que era cómplice en un intento de asesinato contra Fidel.

Él siempre lo negó, cuando aceptarlo hubiera sido un «aval» mafioso, aunque sus lazos con el submundo criminal italiano fueron expuestos en His Way, una biografía no autorizada que escribió Kitty Kelley y cuya publicación el cantante intentó impedir en vano.

Como Estados Unidos, al que durante medio siglo dio voz, Sinatra fue tremendamente contradictorio: romántico en sus canciones y brutal en su vida privada; conservador en muchos asuntos políticos, pero luchó duro contra el racismo y siempre se preció de su gran amistad con Sammy Davis Junior.

Muchos quizás no conozcan o a otros que lo atacan no les guste admitir que se opuso con todas sus fuerzas a la caza de brujas contra guionistas, directores y actores de Hollywood durante el período negro del macartismo.

Documentales lo mostraron cuando regresó de la Unión Soviética, elogiando a un sistema que, subrayaba Sinatra, daba trabajo y comida a sus trabajadores, mientras en territorio norteamericano cundía el desempleo y el hambre.

Sinatra ganaba dinero del juego y las apuestas, pero luego daba enormes cantidades de dólares para todo tipo de causas filantrópicas y humanitarias. Fue tan buen amigo del presidente demócrata Kennedy como del republicano Richard Nixon, y en 1985 recibió de Ronald Reagan la Medalla de la Libertad, la más alta condecoración civil de EE.UU.

El actor y cantante apoyó activamente la candidatura de John Kennedy a la Casa Blanca, en 1960, y una versión de High Hopes se convirtió en el tema de la campaña. Y él fue quien le presentó a Kennedy a la amante que el presidente compartió durante un tiempo con el capo mafioso Sam Giancana.

Cuando estoy triste…

… , pongo a Frank», decía el actor australiano Mel Gibson, al igual que la cantante canadiense Celine Dion, quien rindió homenaje al fallecido al «acompañarlo» en All the Way.

Hijo de inmigrantes —como todos, excepto los indios—, fue genuinamente norteamericano. El locutor Howard Cosell lo solía presentar así: «Frank Sinatra, que sabe lo que significa perder, que sabe lo que significa un gran regreso, que se mantiene de pie, eternamente, en la cima del mundo de la diversión; señoras y señores, aquí está Frank Sinatra».

Llevaría mucho espacio hablar de los diversos vericuetos de la vida de Sinatra, quien provocó tal histeria entre las adolescentes estadounidenses que en las décadas siguientes, y hasta hoy, solo igualaría Elvis Presley.

Uno de los artistas más completos, y por tanto, admirado y discutido apasionadamente. Sinónimo del espectáculo por antonomasia, alcanzó en su vida y obra cimas insuperables y, con igual constancia, momentos de soledad y silencio.

Tuvo y mantuvo grandes amistades, como Dean Martin, Peter Lawdord y el ya mencionado Sammy Davis Junior, pero también frecuentó a mafiosos y a presidentes, como William Clinton, quien comentó así su muerte, a los 82 años, el 14 de mayo de 1998 en Los Ángeles: «Vivió a su manera».

Modificado por última vez en Martes, 17 Julio 2012 12:44

Comentarios  

 
#1 marcelo 17-07-2012 07:00
Mafioso, malandrín, canalla...!!! PERO QUÉ CLASE DE VOZ Y QUÉ CLASE DE ENVIDIOSOS QUIENES SE PONEN A SACARLE TRAPOS SUCIOS A SINATRA AHORA, COMO SI EN BOLLIWOOD (CON B DE BURRO) CADA UNO DE SUS HABITANTES NO TUVIERA UN MUERTO EN EL CLOSET...
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar