jueves, 13 diciembre 2018, 01:44
Miércoles, 21 Noviembre 2018 05:37

Alí Rodríguez: más que amigo, hermano

Escrito por  Yuris Nórido/CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

En Cuba ha fallecido uno de los más relevantes políticos y diplomáticos de la Revolución Bolivariana: el entrañable embajador venezolano Alí Rodríguez Araque.

Alí Rodríguez Araque fue uno de tantos jóvenes latinoamericanos que asumieron la lucha armada como vía para arremeter contra la injusticia y alcanzar la libertad plena de sus pueblos. En sus años de guerrillero, tomó un pseudónimo, Comandante Fausto, y lideró varios frentes contra los gobiernos de turno en Venezuela.


Alí apostaba (y apostó a lo largo de toda su vida) por la Revolución. En su largo itinerario político militó en diversas agrupaciones, hasta que en la década de los ochenta decidió dejar las armas. Fue un cambio de táctica, no de estrategia.


Abogado, político y diplomático, constituyó uno de los referentes del movimiento revolucionario que llevó a Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela; y siempre fue fiel a los principios y esencias de esa Revolución. Diputado, varias veces ministro, embajador… era cercano colaborador de Chávez y su rostro se hizo conocido en América Latina por su apoyo decidido a la labor inmensa de la integración del continente.


Compartía la visión de los grandes próceres de la independencia: América Latina es más que una familia de naciones: el futuro debe ser la unidad.


Los cubanos tuvieron en Alí Rodríguez Araque a un amigo incondicional, que se consideraba, de hecho, parte de este pueblo. Embajador de la República Bolivariana de Venezuela aquí, dedicó los últimos años de su vida a potenciar unas relaciones de por sí sólidas y establecidas. El diálogo siempre fue entre hermanos. Encarnaba la correspondencia y la concertación de posiciones, la afinidad entre los dos proyectos, los dos países.


Hombre de cultura y sensibilidad, puso su gran experiencia a disposición de un proyecto que incluso trascendía a las dos naciones que hermanaba, tendiendo puentes de solidaridad con otras tierras.


En Cuba se hizo querer. Pero más allá de los buenos deseos, fue artífice imprescindible de proyectos conjuntos, que han beneficiado a los dos pueblos. Su muerte no es solo una gran pérdida para Venezuela: Cuba la siente igual de suya.

Visto 322 veces Modificado por última vez en Lunes, 10 Diciembre 2018 09:01

Comentarios  

 
#3 camilo 25-11-2018 13:53
Que pena, un fiel colaborador del querido Chavez y amigo de Cuba. siempre sereno y firme llevó al mundo la voz del pueblo venezolano y siempre expresó solidarida, respeto y simpatia por los cubanos. Llegue a sus familiares y amigos nuestras sinceras condolencias.
 
 
#2 ghd 21-11-2018 15:30
Su imagen siempre nos fue familiar como impulsor al lado de chávez en los más disímiles proyectos tanto en Venezuela como de conjunto con Cuba y como embajador en Cuba, sus manifestaciones siempre estuvieron en consonancia con las buenas relaciones y trasmitiendo el cariño de los Venezolanos hacia Cuba, sin duda hemos perdido un gran revolucionario.
 
 
#1 JE 21-11-2018 15:26
Hasta siempre a un revolucionario eterno...Alí también fue del batallón de los incansables, de los dignos, de los fieles.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar