lunes, 10 diciembre 2018, 03:15
Miércoles, 14 Noviembre 2018 20:41

Alex Cora y la discriminación en Estados Unidos

Escrito por  Prensa Latina
Valora este artículo
(0 votos)

Alex Cora es un dirigente novato que ganó 108 juegos con un equipo que actuaba para promedio regular en temporadas pasadas, y que es un creador por excelencia.



La negativa de otorgar a Alex Cora el premio de dirigente del año del béisbol de las Grandes Ligas de Estados Unidos evidencia la discriminación hacia los peloteros puertorriqueños, afirmó hoy el abogado Eduardo Villanueva.


El expresidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico denunció que la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos, que denegó el galardón, es la misma que no votó por Carlos Delgado en su primer año de elegibilidad al Salón de la Fama del Béisbol de Grandes Ligas, donde dicen sus números que indubitablemente debe estar.


Según plantea, se alega que a Carlos Delgado se le discriminó por negarse a cantar un himno elogioso del país norteamericano cuando había juego de su equipo, en protesta por las guerras de Irak y Afganistán.


«Sabe Dios cuántos cronistas lo discutieron y decidieron previamente para enviar un mensaje intimidante a los disidentes del béisbol», planteó el letrado en una columna en la versión digital del diario El Nuevo Día.

Villanueva elaboró la posibilidad de que algo similar ocurrió con Alex Cora, un dirigente novato que gana 108 juegos con un equipo que actuaba para promedio regular en temporadas pasadas, y que es un creador y motivador por excelencia.


Se trata de un dirigente que capturó la imaginación del pueblo norteamericano con dedicación, inspiración y compromiso, e insertando la tecnología en el juego de pelota de Grandes Ligas, escribió el abogado.


El portavoz del Comité de Derechos Humanos de Puerto Rico reconoció que Bob Melvin ganó 97 juegos con los Atléticos de Oakland, un equipo regular, pero Cora ganó 108 en su año de novato con un equipo que no estaba entre los favoritos pretemporada.


Preguntó en forma retórica qué justifica que no lo premiaran como lo que es, el dirigente del año.

«Estoy seguro de que su expresión al finalizar la serie mundial, cuando le preguntan: ¿Cómo estará la gente de Boston con esta victoria? y él, tal vez impensadamente, en un gesto sincero, no comercial, dijo: «No lo sé, pero me pregunto cómo estará la gente de Caguas, el pueblo de donde vengo y que es mi pueblo», sostuvo Villanueva.

Se mostró convencido de que «eso le iba a costar» a Cora, al creer que esa expresión selló su suerte en el paraninfo del racismo y del coloniaje deportivo que existe en muchos de los cronistas deportivos de Estados Unidos.


Habrá quienes digan que mi análisis es producto de la manía de politizar todo fenómeno que se analiza, a los que les digo: hay política y racismo en el deporte, hay chovinismo, hay desprecio de la excelencia, cuando la excelencia no es de los de ellos.


«La ola de nacionalismo trumpiana (Donald Trump) e infantil que arropa a Estados Unidos explica mucho de la usurpación del premio, que fuera de toda duda razonable merecía y merece Alex Cora», dijo.


El prominente abogado resumió que en todos los órdenes de la vida académica, industrial, artística y deportiva, los puertorriqueños y puertorriqueñas que migran a Estados Unidos tienen que hacer un esfuerzo extra para destacarse y ser reconocidos.


Su ciudadanía americana es una ficción jurídica; lo cierto es que en general, el norteamericano o norteamericana promedio, que compite con ellos, los ve como extranjeros; resaltan su visión de que son diferentes y cuando triunfan a veces se han atrevido a decir: tú no pareces que eres puertorriqueño», sostuvo finalmente Villanueva.

Visto 242 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar