miércoles, 19 diciembre 2018, 04:29
Miércoles, 14 Noviembre 2018 03:46

DE CUBA, SU GENTE: Obediencia

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(14 votos)

Hizo todo lo que le pidieron.

Renegó de lo que sentía, se cortó el pelo, se quitó los aretes. Dejó de cantar en inglés.

Dejó de escribirle a quien miraba y reía.

Se buscó una mujer, un trabajo, un hijo.

Dejó de tocar piano, de danzar los pas de deux que tan bien le salían.

Comenzó a lanzarle piropos a las mujeres.

Empezó a soñar hacia dentro.

Pero ha cometido un desliz: Esta tarde me ha llamado y me ha pedido que ni siquiera me tome el trabajo de buscarle un nombre falso. Que escriba su historia, pero que no lo nombre. Que no le hace falta. Que de todas formas, su nombre no contiene su identidad.


altDiana Castaños (La Habana, 1986). Licenciada en Periodismo. Graduada del Centro de Promoción Literaria Onelio Jorge Cardoso. Escritora de guiones infantiles para radio. Premio de Periodismo 26 de Julio en 2008. Ha obtenido el Premio Calendario 2016 por No hay tiempo para festejos, el Premio Memoria 2016 por Lo blanco más allá de la luz y el Premio Pinos Nuevos 2016 por Josefina. Es miembro de la AHS.

Visto 926 veces Modificado por última vez en Jueves, 15 Noviembre 2018 04:40

A todos los hombres que han tratado de tocarme las nalgas mientras pasaba.

Se llamaba Ingrid y tenía 15 años. Tenía los brazos redondos como la palabra roma y el cuello liso y vertiginoso.

Esta tarde me he cambiado el nombre en Facebook. Me hacía llamar Blanca Luz por causa de mi amor incondicional y absoluto hacia Luis Rogelio Nogueras.

Camila y yo, acostadas las dos en mi cama. Ella con sus piececitos de 21 años aplastando la réplica de Gitana tropical de Víctor Manuel en mi cuarto.

Yo, de periodista encubierta. Una pelea de gallos. Los hombres gritando, blasfemando. Los gallos comiéndose vivos a picotazos.

Hay personas que viven dentro de cajas. Nunca cuestionan. Nunca padecen lo que está establecido.

Comentarios  

 
#13 so 17-11-2018 11:44
Hoy mi compañero de la brigada se llevó la laptop con la cual trabajo, a Maisí a descargar los datos de una torre de prospección eólica de cien metros. Y me dejó literalmente sin trabajo por hoy. Y por instinto, vine a la computadora de otro compañero que también está de viaje por algún punto de la geografía guantanamera, en la misma donde redacté la plegaria a la diosa Diana, y me dispuse a leer todo lo que pudiera de tus escritos en Cubasí. Ha sido como estar conversando contigo por, calculo, casi cinco horas, e incluso hemos almorzado juntos, mi almuerzo delante de mí, mis ojos en la pantalla. Se me salieron las lágrimas con la historia de la hija de Gustavo. Tuve que leerla en voz alta, un compañero de la oficina me vio ahogado de la risa y quiso saber. Le leí además la vez que recuperaste la laptop del veterano. No pude evitar comentar que te conocía, hice una descripción de tu físico, tus cualidades como escritora y periodista, y de tu sencillez como persona. Lo último que leí fue donde cuentas de tu prima dando a luz delante de ti. No encontré lo primero que leí de ti hace un tiempo, cuando tu recuerdo se trastocó y fue más allá de lo que hasta ese momento conocía.

No entiendo a los que quieren clasificarte, a los que quieren hacerte encajar en un modelo o molde o estereotipo o lo que sea, ¿les cuesta admitir y aceptar que eres única, que intentar entenderte desde fuera es un error?

Nunca hagas en ti ningún cambio que no esté motivado por un deseo muy tuyo de querer mejorar en algo, aunque la verdad, ahora mismo, no se me ocurre en qué.

No le dije a mi amigo que te creía una diosa, mucho menos le conté que te lo había dicho. Eso es solo nuestro.

Voy entendiendo algunas cosas, ¿haces Yoga?
 
 
#12 Coco 16-11-2018 09:56
Waoo!!! nunca había entrado en esta sección. Qué bueno que hoy lo hice y desde ya me declaro fans de Diana.Felicidad es Lincenciada por sus escritos.
 
 
#11 michel 15-11-2018 16:49
Dianita, que cierto todo lo que dices. que fuerza tienes cuando escribes, dianita
 
 
#10 cuidado 15-11-2018 16:44
Diana, te estas convirtiendo en la mujer mas deseada de la habana, ten cuidado con eso. yo tu dejo de andar sola. parece que a todos les gustan las escritoras...
 
 
#9 ARM 15-11-2018 11:50
dejo de ser él para ser otra persona que infeliz debe ser, uno debe sentirse bien consigo mismo.
 
 
#8 YMC 15-11-2018 10:22
yo me siento muy identificada con este tema pq aunq no tuve que cambiar mi apariencoa una vez tuve que dejar de ser yo muchos años, deje de tener amistades, deje de sonreirle a la vida, deje de hacer paseos con mi hija y otras incontables cosas q deje de hacer x el. Ahora hace 2 años y medio arriesgue todo x ser yo, muchos no entendian pero solo me bastaba yo para entenderme pq no hay nada mejor que tener paz y volver a sonreir a la vida ella es muy corta como para vivirla tan falsamente, hoy soy una mujer completamente feliz con mi hija y con la persona que renacio en mi lo deje de ser aquel dia.
 
 
#7 Moro8 15-11-2018 07:01
Lo que escribes, es genial,tan lleno de verdad y poesia. Hoy la sociedad sufre mas por la doble vida, que por efectos adversos del clima y la politica. Gracias por tus escritos
 
 
#6 al 14-11-2018 19:33
el que reprime con lo que nace nunca es plenamente feliz
 
 
#5 Tata 14-11-2018 13:25
Buenas tardes Diana.
Me has retratado en esa crónica, yo tengo 42 años y acaba de suceder eso mismo dejé de ser yo para complacer y hacer feliz a una mujer, al final era un yo sintético, no era el yo que me gusta ser, contento, conversador, buena gente, ya la relación terminó y ayer mismo una amiga mía me dijo con toda sinceridad que me ve contento como me gusta estar, que hace un tiempo atrás no lo estaba, me confundí después de los 40 eso pasa, uno nunca deja de aprender.
 
 
#4 A Diana 14-11-2018 12:58
Diana, eres una mujer muy hermosa, por dentro y por fuera.
Creo que eres una victima de lo que hay de feo aqui.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar