viernes, 14 diciembre 2018, 23:33
Lunes, 12 Noviembre 2018 07:07

Abucheos en tensa apertura festival de cine de Mar del Plata

Escrito por  ANSA
Valora este artículo
(1 Voto)
Pablo Avelluto, secretario de Cultura argentino (foto: Ansa) Pablo Avelluto, secretario de Cultura argentino (foto: Ansa)

Las risas robadas por el film que inauguró la 33ra edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, "Sueño Florianópolis", de Ana Katz, aplacaron en parte el clima de profunda tensión tras el accidentado discurso de apertura del Secretario de Cultura argentino, Pablo Avelluto, repudiado por algunos integrantes del público.


    "Qué bueno que chiflen, porque quería hablar exactamente de eso, pero para eso deberíamos poder escucharnos", fueron las primeras palabras de Avelluto, cuya aparición en el escenario del Teatro Auditorium había sido precedida por abucheos y silbidos apenas su nombre había sido mencionado por la conductora de la gala, Gabriela Rádice.

    La de anoche fue una ceremonia distinta. Y no por los actos musicales o espectáculos de "stand up" que solían ofrecerse en ediciones anteriores antes de la exhibición de la película de inauguración. No hubo nada de eso y se esperaban apenas una serie de discursos y la clásica presentación de los jurados de las secciones en competencia.

    Los gritos -"¡cínico!"; "¡mentiroso!"; "¡andate!"- impedían casi escuchar a Avelluto mientras enumeraba una serie de logros de su gestión, entre ellos, un incremento en la producción de películas en lo que va del año y la mejora del funcionamiento de la plataforma streaming CINE.AR, que ofrece películas y cortometrajes de producción nacional sin costo.

    El 2018 ha sido un año caldeado en materia de cine, con el anuncio de nuevas medidas de fomento por parte del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) al mando de Ralph Haiek y manifestaciones multitudinarias por parte de realizadores y trabajadores del sector.

    Especialmente tras las resoluciones 888/2017 y 942/2017 sobre subsidios y financiaciones, que el INCAA publicó en septiembre pasado que, según un comunicado publicado en ese momento por Documentalistas Argentinos (DOCA) "dan sentencia de muerte a toda la producción nacional independiente, tanto de ficción como documental" y favorecen, en cambio, a filmes realizados por "productoras de capital y solvencia millonaria".

    "Se acuerdan cuando vivíamos en una sociedad democrática y nos escuchábamos los unos a los otros", respondió el Secretario de Cultura, quien intentó aquietar las aguas admitiendo diferencias políticas con los asistentes que no lo dejaban hablar. "Sé que tenemos diferencias y en muchas cosas pensamos distinto, pero el cine nos importa a todos, por eso hemos trabajado tanto para los que piensan como nosotros como para los que no", sostuvo.

    "Quiero que todos tengamos en claro que más allá de cualquier grieta, por encima de cualquier punto de discrepancia, queremos que el cine siga creciendo con muchísimos espectadores como viene sucediendo", concluyó, antes de retirarse ante una lluvia de abucheos.

    Los aplausos llegaron cuando ofreció su breve discurso el presidente del Festival, José Martínez Suárez y se hicieron cerrados para Cecilia Barrionuevo, la nueva directora artística de la muestra y la primera mujer que ocupa ese puesto en los 64 años de historia del único festival clase "A" de América Latina.

    Los ánimos se aplacaron cuando la argentina Ana Katz subió al escenario a presentar su película pero toda la ceremonia tuvo tintes políticos. Antes, había sido convocada la actriz argentina Mercedes Morán, quien recibió un Astor a la Trayectoria y había expresado su alegría no solo por el galardón sino porque el festival volvió a realizarse este año.

    "Estoy muy feliz de estar acá recibiendo este reconocimiento, porque el festival se hizo. Estuve muy preocupada personalmente todo el año temiendo que los enormes recortes presupuestarios en la cultura afectaran a este reconocidísimo festival", dijo la actriz.

    También Katz tuvo palabras para defender al cine argentino independiente: "El INCAA, además de promover películas comerciales, tiene la obligación de fomentar películas que expresen libertad, porque también de ellas se constituye nuestra identidad cinematográfica".

    "Estamos teniendo un giro hacia la derecha y por eso necesitamos pensar, y mucho. Hacer películas, para mí, es pensar. Por eso pido que cuidemos este cine que es con el que se da batalla", concluyó.

    Al menos, el filme de Katz, ofreció una tregua en una gala más que tensa. Se trata de una comedia dramática ambientada en los años '90, protagonizada por una familia que viaja a Florianópolis, sur de Brasil, para tomar unas vacaciones en el mar.

 Una pareja en crisis, con dos hijos adolescentes, que van en busca de un respiro y un baño de alegría a las siempre prometedoras playas brasileñas. Allí los recibe un habitante alegre y siempre dispuesto -a todo- que les alquilará una casa.

    La película, que con tono agridulce pone en cuestión los modos de relaciones y las convenciones, invita a reflexionar pero también arranca más de una carcajada, acorde al estilo de la directora de "Mi amiga del parque" y "Una novia errante". Algo que se agradeció en una noche cuyo inicio prometía apenas un acto protocolar y derivó en un momento muy incómodo.

Visto 285 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar