sábado, 17 noviembre 2018, 09:50
Jueves, 01 Noviembre 2018 14:55

¿Pero todavía no ha renunciado Nikki Haley?

Escrito por  M. H. Lagarde
Valora este artículo
(6 votos)
Nikki Haley en la última reunión de la Asamblea General de la ONU Nikki Haley en la última reunión de la Asamblea General de la ONU

Hay que reconocerle a la embajadora su valiente desfachatez para, en el escenario de la Asamblea General de la ONU, hablar de los derechos humanos de los cubanos


Mucho se ha especulado sobre las causas de la anunciada renuncia de la Embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley. Se dice que es una práctica habitual en la administración de Trump espantar a sus más cercanos colaboradores, que si posiblemente tenga aspiraciones presidenciales u otras teorías, pero lo que nadie ha dicho hasta ahora es lo duro que debe resultar para cualquier persona, aunque tan sólo tenga un ápice de vergüenza, defender ante el mundo la desatinada política exterior de Estados Unidos.

Una buena prueba de lo anterior es el último papelazo que acaba de protagonizar la embajadora estadounidense en la Asamblea General durante la última votación de la resolución en contra del bloqueo de EEUU a Cuba, en donde el país que ella representa trató, con la introducción de ocho enmiendas sobre el tema de los derechos humanos en la Isla, confundir y desvirtuar la contundente respuesta que durante 27 años el mundo le ha dado a esa política genocida contra el pueblo cubano.

Pero el tiro una vez más le salió a la representante norteamericana por la culata porque, además de tener que soportar las andanadas de verdades dichas por el canciller cubano, que contundentemente demostraron que Estados Unidos no tiene ninguna moral para criticar a Cuba en el tema de los derechos humanos, tuvo que resistir la repulsa a la maniobra diversionista de las ocho enmiendas que fueron desestimadas, una por una, por la inmensa mayoría de la comunidad internacional.

Hay que reconocerle a la embajadora su valiente desfachatez para, en el escenario de la Asamblea General de la ONU, hablar de los derechos humanos de los cubanos cuando el bloqueo, como bien dejó claro el canciller Bruno Rodríguez Parilla al inicio de su discurso, es culpable de la muerte y del sufrimiento de niños. Cómo se puede hablar de la explotación de los trabajadores cuando el bloqueo, que durante más de medio siglo ha tratado de rendir por hambre y miseria a un pueblo, es el primer obstáculo para su desarrollo.

Ni mucho menos decir que Estados Unidos es el verdadero amigo del pueblo de Cuba. Extraño amigo el que durante 60 años ha sometido al 70 por ciento de los habitantes de la Isla a las mayores carencias y necesidades cotidianas. O será que Estados Unidos cree que el pueblo cubano es la reducida banda de mercenarios a los que amaestra con pastelitos en su embajada en La Habana. Igual de cínico resulta comparar a Cuba con Irán cuando en lo que más se parecen ambos países es en la constante agresión y satanización mediática que sufren de parte de Estados Unidos, simplemente por no someterse a sus dictados.

No es de extrañar por tanto que Nikki Haley se sienta decepcionada y con deseos de renunciar. Si además de vergüenza le queda un ápice de inteligencia debe darse cuenta de que una absurda política exterior dirigida desde la sombras por los "personajes que cuentan con una larga historia de confabulación para provocar crisis bilaterales", solo conduce al fracaso. No solo al fracaso de Estados Unidos en la arena internacional, sino al de su propia carrera política.

Visto 690 veces

Comentarios  

 
#6 Vicente GB 02-11-2018 12:05
parrafraciando un refran el que quiera barra, le damos 9.
 
 
#5 sachiel 02-11-2018 11:50
Shame on you, Nikky... en tu próxima reencarnación, que serás?
 
 
#4 Manuel 02-11-2018 09:07
Ustedes no vieron las caras de EE UU. le estaban prestando atención a Bruno. Yo diría que internamente ellos seguro estaban maldiciéndose. FIDEL. en una ocasión en la Mesa Redonda les dijo. COMO POLITICOS SON UNOS ESTUPIDOS. y varias ocasiones se los decía. 100 %ciertas estas palabras.
 
 
#3 Carlos Alejandro 02-11-2018 07:31
Yo le recomendaría a la Torpe Nikki que se monte en el cometa Haley y se pierda de la política, que se dedique a criar patos y a lo mejor saca uno con mejores cualidades que el PATO DONAL. S2sss.
 
 
#2 Giu 02-11-2018 03:22
Creo que el mal rato de Nikki debería servirle de experiencia a todos los que, yanquis o mercenarios, pretenden seguir viviendo de las mentiras sobre Cuba, porque está demostrado que ese empleo es pan pa hoy y hambre pa mañana, como se dice en buen cubano, pues si bien los salarios deben ser jugosos, el costo moral ¿Los justifica? Bueno, también es verdad que estoy hablando como si esos seres tuvieran verguenza, otro ejemplo que deben sacar de la desdicha de Nikki: tengan un ápice de verguenza y renuncien!!!
 
 
#1 Arquero 01-11-2018 15:16
¿Los Yankis son amigos de nosotros? Vaya de lo que uno se entera.. Si politicos diplomaticos de mas talla y experiencia que esta descendiente de indú renegada que se cambia hasta el nombre para sonar a yuma han fallado en este tema ¿qué espera esta señorita?
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar