martes, 23 abril 2019, 23:03
Miércoles, 31 Octubre 2018 07:34

La histeria colectiva a causa de la narración radial de Orson Welles fue noticia falsa

Escrito por  Periódico La Jornada
Valora este artículo
(0 votos)
 Portada del Boston Daily Globe –tomada de Wikipedia– en la que se titula "Programa de radio asusta al país", acerca de la narración que hizo Orson Welles en la CBS el 30 de octubre de 1938 Portada del Boston Daily Globe –tomada de Wikipedia– en la que se titula "Programa de radio asusta al país", acerca de la narración que hizo Orson Welles en la CBS el 30 de octubre de 1938

Se cumplen 80 años de la transmisión que hizo de La guerra de los mundos como broma de Halloween.

Los titulares de los periódicos describían escenas de pánico y terror: "Programa de radio asusta al país", escribió el Boston Daily Globe. “Muchos huyeron de sus casas ‘ante la guerra química de Marte’”, tituló The New York Times. Fue la reacción a la retransmisión más famosa de la historia de la radio que una apacible noche de domingo desató la histeria en Estados Unidos.


Hace 80 años, el 30 de octubre de 1938, Orson Welles y el Teatro Mercury adaptaron la novela de ciencia ficción La guerra de los mundos, de H. G. Wells, a un guion de radio en el que se alternaba alegre música de tango con dramáticos boletines de noticias sobre una invasión de Marte. Supuestos reporteros y testigos presenciales describían a los monstruos alienígenas que habían aterrizado en la pequeña localidad de Grover’s Mill, en Nueva Jersey. Se consultó a científicos y personas histéricas interrumpieron la emisión.


El programa de radio de una hora de duración y emitido por la CBS la noche anterior a Halloween sonó escalofriantemente real, pero ni los marcianos existían ni hubo el pánico nacional descrito por muchos diarios. "Algunas personas tuvieron miedo de verdad, pero no fue una histeria colectiva como se ha creído durante mucho tiempo", explica Brad Schwartz, historiador de la Universidad de Princeton y autor del libro Broadcast Hysteria: Orson Welles’s War of the Worlds and the Art of Fake News (Radiar la histeria: La guerra de los mundos de Orson Welles y el arte de las fake news), publicado en 2015.


El reportaje narrado en un estilo dramático de Welles, quien entonces tenía 23 años, sólo lo escucharon unos pocos millones de personas, ya que al mismo tiempo la emisora de la competencia, NBC, emitía una popular comedia con un ventrílocuo. Pero los medios sacaron provecho del pánico de aquellos que se creyeron que realmente los marcianos estaban invadiendo la Tierra.


Sensacionalismo


"Los periódicos necesitan a toda prisa titulares para la mañana siguiente", explica Schwartz. Ávidos por conseguir lectores e intentando competir con la radio, un medio joven, se excedieron con noticias sensacionalistas, a pesar de que no hubo suicidios ni se desató el pánico. Hasta hace poco se averiguó que la histeria colectiva no fue tal. Mientras estudiaba en la Universidad de Michigan, Schwartz analizó mil 400 cartas que habían escrito los oyentes tras la emisión.


Muchos de ellos elogiaban a Welles como genio, pero también expresaban su preocupación por el efecto de los medios de comunicación. "Una mujer escribió que no le daban miedo los marcianos, pero que le preocupaba que se pudiera engañar al público fácilmente". Coincidiendo con el 80 aniversario de la transmisión, se han comenzado a digitalizar las cartas para ponerlas a disposición de colegios e institutos.


"El material puede alertarnos hoy día sobre las consecuencias de las noticias falsas", dice Schwartz. "Podría enseñar a la gente a no creer todo lo que lee en Twitter".


Pese a que Welles y su equipo alertaron antes y después de la transmisión que se trataba de una broma de Halloween, el daño estaba hecho. La policía se vio desbordada por las llamadas de emergencia, envió coches patrulla a la emisora y los periodistas se avalanzaron sobre la historia.


Welles se convirtió en el niño prodigio de los nuevos medios. Con 23 años creó el genial radioteatro, y con 26 dirigió y protagonizó Ciudadano Kane (1941), considerada una de las mejores películas de la historia del cine. En Grover’s Mill una placa de bronce recuerda el "lugar de aterrizaje de los marcianos". El relieve muestra a Welles con un micrófono, una familia que escucha atentamente la radio y una nave espacial de aspecto amenazante con largos tentáculos.

 

Visto 284 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar