martes, 23 abril 2019, 01:55
Martes, 09 Octubre 2018 05:35

DE CUBA, SU GENTE: Declaración

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(12 votos)

A todos los hombres que han tratado de tocarme las nalgas mientras pasaba.

A los que se pusieron celosos de que me autocomplaciera porque no entendían que escogiera estar soltera por encima de una posible relación sin trascendencia con ellos.

A los que cerraron las ventanas y puertas de mi casa porque no querían que los vecinos me vieran caminar desnuda.

A los que determinaron que podían intentar decidir sobre mi cuándo y cómo y dónde y hasta la ausencia de la necesidad de los por qué.

A los que no dan espacio al sol ni a la guasasa.

A los que me dijeron que solo se hacían amigos míos con la esperanza de tener sexo en algún futuro conmigo.

A los que me dieron consejos sobre cómo fregar mejor, lavar mejor, cocinar mejor para ser mejor ama de casa. A todos les digo:

Váyanse a la basura.

Aunque pensándolo bien, creo que ya viven dentro de ella.



altDiana Castaños (La Habana, 1986). Licenciada en Periodismo. Graduada del Centro de Promoción Literaria Onelio Jorge Cardoso. Escritora de guiones infantiles para radio. Premio de Periodismo 26 de Julio en 2008. Ha obtenido el Premio Calendario 2016 por No hay tiempo para festejos, el Premio Memoria 2016 por Lo blanco más allá de la luz y el Premio Pinos Nuevos 2016 por Josefina. Es miembro de la AHS.

Visto 1406 veces Modificado por última vez en Sábado, 10 Noviembre 2018 06:50

Se llamaba Ingrid y tenía 15 años. Tenía los brazos redondos como la palabra roma y el cuello liso y vertiginoso.

Esta tarde me he cambiado el nombre en Facebook. Me hacía llamar Blanca Luz por causa de mi amor incondicional y absoluto hacia Luis Rogelio Nogueras.

Camila y yo, acostadas las dos en mi cama. Ella con sus piececitos de 21 años aplastando la réplica de Gitana tropical de Víctor Manuel en mi cuarto.

Yo, de periodista encubierta. Una pelea de gallos. Los hombres gritando, blasfemando. Los gallos comiéndose vivos a picotazos.

Hay personas que viven dentro de cajas. Nunca cuestionan. Nunca padecen lo que está establecido.

Un Amigo, Una Amiga, Una botella de vodka y Yo. En mi casa.

Comentarios  

 
#32 VIENTO DE OCTUBRE 26-02-2019 00:05
Me causaba curiosidad el nick de UNA TARDE DE NOVIEMBRE, que tanto se asemeja al mío, ahora se por qué.Felicidades hermano, pasó tu cumpleaños mucho antes de escribir esto, o tomalo por adelantado!
 
 
#31 Michel 25-12-2018 13:14
¿Nada más sabes hablar de sexo?
 
 
#30 Anais 06-12-2018 21:59
Creo que hay que ser de mente muy abierta para gustar de lo que Diana escribe. No se trata siquiera de entenderlo o no a cabalidad, sino de sentirlo. Acá en este escrito creo que habla de la libertad de una mujer a hacer lo que quiera con su cuerpo y con su ser...no se trata de ser homosexual o feminista, sino de que el cuerpo y una misma es sólo de sí, y que el que quiera mandar u opinar sobre nuestras vidas está de más...lastimosa mente muchas veces es un hombre quien quiere hacerlo...por "proteger" o "aconsejar" de acuerdo a los cánones establecidos por la misma sociedad (compuesta por hombres y mujeres). Creo que este escrito es simplemente un llamado a la libertad, especialmente la femenina, los demás calificativos que leo en los comentarios, están de sobra.
Claro,muy pocos o pocas lo podrán sentir así.

Me encanta lo que escribes, eres algo así como mi alter ego
 
 
#29 ylcmg 04-12-2018 10:48
esta tiene una pinta de la nueva constitucion, pobrecitos tantos almiradores!!!!!!
soy mujer y digo si al derecho de las mujeres, pero no al feminismo estupido.
 
 
#28 mariari 30-11-2018 13:08
Diana, tu y yo tenemos más de 3 o 4 cosas en común, no porque hayan tratado de tocarme las nalgas, esa no es la parte que más resalta de mi anatomía, aunque de eso no me salvo en los Ps, jajajaja pero en lo demás en los demás sí coinciden nuestros caminos y así mismo me he encontrado con los consejos de los que creen que la limpieza, el fregar o el cocinar, son las tareas más importantes del mundo y las únicas capaces de desempeñarlas las mujeres, lo de la desnudez no sé pues a mi entender nadie nunca me ha visto (mis vecinos) aunque mi costumbre sea la de andar libre y en contacto con la naturaleza. A todos los que son amargados por dentro y por fuera, también a esos a pesar de que he tenido que practicar la contención, las respuestas rápidas, el callar y levantar las cejas, y tantas otras técnicas y recursos, también los he mandado a la m... y no por eso creo que he descendido a los subsuelos es que al que se lo merece ahí les va
 
 
#27 Sour 2 17-11-2018 12:47
Hola Dianita.
Si llegara a ser posible estar triste y alegre en la misma medida, creo lo viví ayer cuando vi tu mensaje. Leerte trajo un río de alegría, pero sentí el ruido, como una piedra que cae y golpea el suelo de concreto, de cada kilómetro que ahora mismo hay entre nosotros. Estoy en Guantánamo mi diosa.
Desde ese momento mi mente no ha parado de pensar y de buscar soluciones a la distancia, y mientras tanto he disfrutado cada minuto, la tarde aunque lluviosa acá, me pareció alegre. Y ahora mismo la luz del amanecer lo tiñe todo con color alegre, al parecer el sol comparte mi alegría.
Estoy feliz, la diosa de la libertad me ha visto de lejos, y el contacto con su divinidad me ha hecho soñar otra vez.
No sé cómo será el día de hoy o mañana o el resto del tiempo que se nos ha prestado, pero una cosa sé y se graba en mi corazón como se escribe en piedra: conmover a una diosa, y no a cualquier diosa, sino a la diosa Diana, pero no a la de la mitología griega, sino a una diosa real, una diosa cubana, cuyas palabras pueden sanar corazones y hacer soñar, para mí, es un orgullo y un honor que no creo merecer.
Besos diosa mia.
 
 
#26 Sour 17-11-2018 12:43
Hoy mi compañero de la brigada se llevó la laptop con la cual trabajo, a Maisí a descargar los datos de una torre de prospección eólica de cien metros. Y me dejó literalmente sin trabajo por hoy. Y por instinto, vine a la computadora de otro compañero que también está de viaje por algún punto de la geografía guantanamera, en la misma donde redacté la plegaria a la diosa Diana, y me dispuse a leer todo lo que pudiera de tus escritos en Cubasí. Ha sido como estar conversando contigo por, calculo, casi cinco horas, e incluso hemos almorzado juntos, mi almuerzo delante de mí, mis ojos en la pantalla. Se me salieron las lágrimas con la historia de la hija de Gustavo. Tuve que leerla en voz alta, un compañero de la oficina me vio ahogado de la risa y quiso saber. Le leí además la vez que recuperaste la laptop del veterano. No pude evitar comentar que te conocía, hice una descripción de tu físico, tus cualidades como escritora y periodista, y de tu sencillez como persona. Lo último que leí fue donde cuentas de tu prima dando a luz delante de ti. No encontré lo primero que leí de ti hace un tiempo, cuando tu recuerdo se trastocó y fue más allá de lo que hasta ese momento conocía.

No entiendo a los que quieren clasificarte, a los que quieren hacerte encajar en un modelo o molde o estereotipo o lo que sea, ¿les cuesta admitir y aceptar que eres única, que intentar entenderte desde fuera es un error?

Nunca hagas en ti ningún cambio que no esté motivado por un deseo muy tuyo de querer mejorar en algo, aunque la verdad, ahora mismo, no se me ocurre en qué.

No le dije a mi amigo que te creía una diosa, mucho menos le conté que te lo había dicho. Eso es solo nuestro.

Voy entendiendo algunas cosas, ¿haces Yoga?
 
 
#25 michel 15-11-2018 18:14
Eres una diosa, Diana
 
 
#24 A DIANA CASTANOS 15-11-2018 17:41
ERES TAN LIBRE, DIANA.
TODO EL TIEMPO ERES TAN LIBRE.
TE AMO DESDE LEJOS, SIN DECIRTE NADA NUNCA.
TE VEO PASAR SOLA TODOS LOS DIAS.
FRENTE A MI.
SOLA
PERO NO TE DIGO NADA
PASAS FELIZ.
PASAS CANTANDO
MUCHAS VECES ESTAS CANTANDO SIN AUDIFONOS.
NO SE SI ESTAS LOCA
SI NACISTE LOCA
SI ERES SOLO
DIFERENTE
 
 
#23 A DIANA CASTANOS 15-11-2018 17:40
A DIANA CASTANOS

No sé cuáles son las energías de este universo que se mueven cuando leo algo tuyo, o cuando te recuerdo, o cuando trato de compaginar la Diana que leo con la que conozco. Entonces cae sobre tu recuerdo un halo misterioso.
No soy de los que debe irse a la basura como dice uno de tus escritos, menos mal, nunca quise hacerme tu amigo solo para tener sexo alguna vez en el futuro, ni te quise tocar las nalgas alguna vez, ni el resto de los requerimientos. Es que me pareces tan deliciosamente libre, que te creo una criatura ajena a esa podredumbre de planeta.
Tu libertad anula todo intento de querer poner el más mínimo lazo sobre ti, ser tu novio pareciera un auténtico sacrilegio. Y me pregunto, cómo puedes existir, se supone que chicas como tú, son solo el fruto de la imaginación de un soñador que a duras penas logra dibujar con palabras lo que se supone que es una diosa. Creo, si un día sucediera, que no podría sobrevivir a tu mirada, y si ocurriera el milagro, y desnuda te encontrara delante de mí, no tendría valor de tocarte, de mirarte siquiera, me creería un farsante impuro que no merece tal cercanía a lo divino.
Eres tan libre, que amo de lejos tu libertad. Y doy gracias a la vida porque un día compartimos el mismo espacio y admiramos la misma pintura en la pared de aquel museo de aquella tarde de junio. Este mortal que escribe está convencido que conoció a una diosa que por error la ubicaron en la tierra, cuando su lugar es otro, una dimensión donde la palabra de orden es la libertad de andar desnudo sin escandalizar a los vecinos, donde eres tú y nada más importa.
Dianita, gracias por existir. A lo mejor exagero, y tres años y medio después no eres lo que creo, pero te doy gracias porque por un momento he soñado con que una vez conocí una diosa sobre la tierra.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar