sábado, 15 diciembre 2018, 08:45
Martes, 06 Noviembre 2018 05:26

La confianza del que no ve

Escrito por  Liz Beatriz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Cuando te avisan que vas a entrar a un quirófano te permites una dosis de valentía. Es probable que desconozcas tu propia imagen frente al espejo, armado de una coraza invisible.

Resuelves que lo harás... Otros antes de ti han entrado a un salón de operaciones y das por sentado que no serás el último.

Lo anterior ocurre en el día uno, cuando la idea de la operación no rellena todos y cada uno de los segundos de tu existencia. El protagonismo de ella en cada pensamiento va in crescendo mientras se acerca la hora.

No debido a lo complicado de la intervención en cuestión, eso no lo sabes, pero lo que en realidad carcome es la idea de ponerte en manos de otros. Otros que a lo mejor conozcas, incluso porque quizás les precede una fama bien ganada por años de experiencia o situaciones peores que la tuya donde salieron repletos de aplausos que no siempre se dieron con las manos.

Como la gratitud es la memoria del corazón, cuando uno precisa una cirugía, de cualquier índole, empieza por adelantado a sentir eso que llaman agradecimiento. No es que tu vida esté en manos de esas personas, o sí, va a ser exactamente eso.

Hay algo esotérico en eso de la anestesia, del dormido para no sufrir mientras otros, de verde esperanza, van sufriendo por ti para que no decaiga tu pulso ni se detengan los latidos de tu existir.

Te van consolando, si estás medio despierto, a veces con mentiras blancas para exorcizar tus miedos.

Los cirujanos, enfermeros y anestesistas… todo el que forma parte de un equipo quirúrgico es persona de carne y hueso... con problemas reales, como los tuyos, pero magnificados cuando te percatas con solemnidad y respeto que aquel muchacho que no llega a los 40, subiendo todos los días, hasta un tercer piso, más de un millón de cubos de agua, es la misma persona que sutura tu herida, con la sapiencia de un Gran Maestro, si habláramos de ajedrez.

Claro, los grandes maestros también pierden partidas, pero sus horas de desvelo debido a los otros, sus horas de sueño que no volverán, sus domingos sin más familia que los acompañantes de su paciente, hay que aplaudirlos hasta que duelan las manos de tanto hacerlo.

Es la (mi) confianza del que no ve, del que se deja guiar como el ciego por los vericuetos de un recinto siempre frío que cala en los huesos y te deja un recuerdo en el alma.

Por tercera vez he entrado a un salón de operaciones, no será la última. De todos modos, esta historia volverá a empezar algún otro día y con todas las señales, todos los caminos que conduzcan siempre al agradecimiento y confianza incluidos.

Visto 768 veces Modificado por última vez en Miércoles, 07 Noviembre 2018 05:35

Comentarios  

 
#3 vangelys 08-11-2018 01:06
Hola Liz gracias por tu articulo del que formo parte de ese mundo que por momentos bordea la ficcion sobre la realidad...si te sentaras y te dieramos un dia de nuestras vidas....tendri a un genial libro de historias....gr acias ....
 
 
#2 pili 06-11-2018 13:18
He tenido que entrar 4 veces al quirófano, recuerdo aquella primera vez cuando con solo 10 añitos me operaron de la garganta (amigdalas), luego mi primera cesárea para tener a mi 1er bebé y luego mi segunda para tener a mi niña, pero ésta última vez que vi la cara de cirujanos, anestesistas y personal todo en conjunto fue dura, muy dura, una mastectomía...n o quiero volver a ese lugar.......
 
 
#1 antonio reyes sanche 06-11-2018 10:45
hace solo 3 meses me operaron en el hospital naval de una hernia inginal. mi agradecimiento al equipo de trabajo (anestesistas, cirujanos, enfermeras etc) y en especial al cirujano maykel mesa.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar