jueves, 13 diciembre 2018, 02:15
Domingo, 28 Octubre 2018 04:30

Ay, ¡el gym!

Escrito por  Evelyn Corbillón Díaz/Especial de la ACN
Valora este artículo
(10 votos)

Muchos son los dolores de cabeza con los que día a día nos toca lidiar a las mujeres, a las cubanas, a las de siempre; aunque, si de lucir bellas se trata, la cosa sí se complica.

Muchos son los dolores de cabeza con los que día a día nos toca lidiar a las mujeres, a las cubanas, a las de siempre; aunque, si de lucir bellas se trata —o al menos en correspondencia con el ideal de belleza de cada una—, la cosa sí se complica.

Sabido es que mantener el cabello teñido, las uñas arregladas, cejas como Dios manda, se las trae; sobre todo si el salario no está “dispuesto” a asumir tales gastos al unísono, como sucede casi generalmente.

Pero para lo cual tenemos que volvernos magas, o conseguir un mago que nos ayude, es para la práctica de ejercicios físicos, al menos tres veces por semana como nos advierten los anuncios televisivos, de cara a nuestro bienestar.

En cualquier zona del país, hasta en las montañosas y las de más difícil acceso puede encontrarse un gimnasio biosaludable, pero muchas cubanas, principalmente las más jóvenes, que no “están para salir en las tardes a  caminar por la ciudad”  apuestan por acudir a otros espacios para ejercitarse.

Y se torna más enredado aún el asunto de elegir a cuál ir, en consonancia con el bolsillo, su ubicación geográfica y hasta el “prestigio” ganado en la sociedad, según la cantidad de aparatos y de matriculados que tienen.

Están los de dos pesos (CUC) al mes, los de cinco, 10 y ¡hasta 20!, según las características del gimnasio- o gym como ya suelen llamarle muchos de los que asiduamente los visitan-, o la experiencia del profesor en esos menesteres.

Yo, joven y periodista al fin- lo de periodista, por mi salario claro porque nadie me exige un cuerpo “descomunal” para mi profesión- me aventuré a inscribirme en uno de ellos, a pocas cuadras de mi casa; y más que por la cercanía, debido a los dos CUC.

El profesor- uno solo- no tenía tiempo para atender a todas las mujeres que allí confluíamos; ¿y las inexpertas?, sin otra alternativa que pedir consejos a las más avezadas en la materia para al menos elaborarnos nuestras rutinas y no pagar la cuota en vano.

Pese al calor, la espera para acceder a las máquinas y pesas, aguanté el primer día; y ya el segundo, tuve la mala suerte de percatarme de que mi vestimenta no hacía juego con las de los demás, incluso, de los hombres.

Mis tenis no eran de “marca”, mi licra no combinaba con la camiseta ni era de las traídas de Guyana, Haití, Panamá, y no sé de cuántos otros países escuché las importaban. Necesitaba guantillas y un pomito cómico, de esos grandotes que vuelan en las tiendas recaudadoras de divisas cuando los sacan, y si los compras a un particular te mueres de la risa; porque el mío, que una vez tuvo refresco, no armonizaba con el entorno.

Y, ¡qué decir de las toallas! La gente tiraba en el piso o en los equipos unas enormes, de las que ni yo uso regularmente en mi casa, y miraban con asombro mi pedacito de tela (toalla también, pero más discreta).

Luego de varios esfuerzos por ponerme a tono con el ambiente- hablo de meses- aparece mi amiguita Heidy y me pasa al móvil, por la querida Zapya, aplicaciones para ejercitar los músculos, en la comodidad de mi hogar, sin salir de casa ni armarme un “uniforme”, que daba más dolor de cabeza que uniformidad.

Y ahorrativa como siempre —por obligación—, me confiné a mis cuatro paredes, a veces acompañada por quien se embulla, siguiendo las indicaciones de abdominales, planchas, sentadillas… desde mi móvil; para hacerme más saludable, o, al menos, creérmelo. 

Visto 605 veces

Comentarios  

 
#15 UNA TARDE DE NOVIEMB 30-10-2018 14:58
Evelyn...... no obstante, te encuentras entre las privilegiadas que al menos tienen un celular........ en Cuba habemos muchísimos cubanos...... que todavía no pedemos tenerlo.
 
 
#14 tita30 30-10-2018 09:10
Bueno, primeramente quiero decir que el artículo está muy bueno, me hizo reír bastante. Por otra parte, yo en lo particular nunca he visto gimnasios que tengan un precio tan bajo, siempre los he visto de 5cuc en adelante. Pero si, así mismo es, lo que creo que hay que tener en cuenta, que no todas las personas tienen el valor, por decirlo de una manera, de hacer ejercicios sola(o) y en sus casas, como yo; necesito el embullo de otra persona que haga ejercicios conmigo, porque de lo contrario, no hago nada y aun así me da pereza. Si, sé que soy muy vaga para esas cosas, de hecho mi esposo me lo recuerda a cada rato y me regaña, de forma muy sutil claro; él, al contrario de mí, hace ejercicios con bastante frecuencia.
 
 
#13 SINCERO 29-10-2018 15:24
Bueno yo visitaba un GYM que me encantaba, el que estaba ubicado en la villa panamericana, en Cojimar!!! Que decir de ese gimnasio!!! Pues que sin mucho se hacia demasiado, crossfit, aerobicos, calistenia, etc, de todoo, y si habian de todo tipo de personajes que asistian a este, pero los que de verdad estaban para mejorar su calidad de vida y su rendimiento fisico, lo daban todo, y para que contar del profe Manuel que estaba al frente de este proyecto, todo genial, pero como ya dije, lo cerraron por otras causas en contra de la voluntad de todos, y nada se acabo. Un dato diariamente asistian casi 1000 personas a este proyecto social, despues de asistir, deje de hacer hierros y me he dejado llevar por el crossfit, pruebenlo no se van a arrepentir!!!
 
 
#12 nani91 29-10-2018 13:55
Corbillón Díaz , excelente artículo y retomando la expresión de vilma cuando invoca la célebre frase de nuestro apóstol "Mucho afuera poco adentro" cabe destacar que es un mal generalizado porque no solo se ve en los gimnasios sino en los centros nocturnos, en las escuelas, en los hospitales, en los centros de trabajo...en fin en la sociedad cubana (claro que siempre habrá sus excepciones). Por otro lado con respecto a los gimnasios y los "empresarios" particulares conozco de muchas personas que no poseen títulos universitarios en cultura física sin embargo poseen una capacidad extraordinaria y una excelente vocación de profesores que no todos poseen ... y digo más ... me gustaría mucho que en mi provincia Sancti Spíritus hubiera alguien con capital suficiente que quisiera invertir en un gimnasio pues con mucho gusto iría ya que dan lástima como están los gimnasios de mi localidad específicamente el que queda frente al Hospital General Camilo Cienfuegos y donde a pesar de todas las limitaciones y el bloqueo (por supuesto) el personal que allí labora se esfuerza por conservar los equipos obsoletos y en mal estado.
 
 
#11 Raymond 29-10-2018 13:32
Lisette conozco y he ido a ese gimnasio que dices de Hospital,muy bueno y economico conmparado con los demas.
 
 
#10 RONY9 29-10-2018 13:21
Respeto el comentario de todos los que aquí escriben e incluso el de la autora del artículo, pero yo le digo si usted se concentra en el gimnasio al que va en cumplir con su rutina diaria para su bienestar en vez de estarse fijando en lo que hagan y como vistan los demás será para usted y todos lo mejor, pues si a todos los lugares que vamos nos ponemos a estar en eso no resolvemos nada, por qué sentirse menospreciado, la gente hace con su vida lo que le da su real gana, si se quieren vestir con lo último de la moda para ir hacer ejercicios y lo mismo aplica con los zapatos que calzan es su problema, ya tiene usted bastante con tener que pagar 2 cuc al mes para eso (lo mismo que paga el resto), yo soy un trabajador humilde de este país como cualquiera que no tiene ayuda del extranjero ni nada por el estílo y voy si a un gimnasio al que frecuentan personas que visten y calzan bien y tienen aditamentos como los que describe al autora y eso a mi no me resta para hacer mis ejercicios cuando quiera y en el aparato que sea, aún y cuando ni por asomo puedo ir vestido y calzado con lo último de la moda, porque al final cuando asisto al gimnasio me preocupo por mí y el resto no interesa, que existen personas vanales reales y personas con suficiente posibilidades que no lo son también, pues si vamos a jusgar por eso entonces no podriamos ir al trabajo, no podriamos ir a una discoteca, no pudieramos, no pudieramos una pila de cosas, porque gente con esas caracteristicas hay en todos los lados y pensar que pueden ser mejor que uno porque vistan y calsen mejor que uno lo que hace es degradar el orgullo propio hasta el subsuelo, yo pienso que hay que centrase mas en uno mismo y no estar pendiente de la vida ajena, aquí la gente proyecta lo que entienda porque es su derecho, a cada cual lo que le corresponde es aceptarse como es y ya está, yo en mi gimnasio me relaciono con gente que tienen esas posibilidades y lejos de fijarme en esas cosas mas bien nos ayudamos y todos cumplimos con hacer lo que nos toca que es hacer ejercicios, porque al final siempre alguien termina necesitando la ayuda del otro tenga mucho o poco, es lo que pienso del artículo, pues pensé que se iba a hablar de la actividad del ejercicio en específico como tal pero ya veo que se han centrado en las vanalidades.
 
 
#9 Rubí 29-10-2018 12:35
jaja es de reírse sino fuera porque refleja exactamente la realidad, aplausos por su magnífico artículo, esperamos el próximo.
 
 
#8 Zugor Seg. 29-10-2018 12:34
«…Ay, ¡el gym! ...», «…Ay, ¡el pary! (party)...», «…Ay, ¡el halloween!...», «…Ay, ¡las ‘piyamadas’!).. .», ¡AY LA PENETRACIÓN CULTURAL!!! , ¡AY LA PENETRACIÓN SOCIAL!!! , ¡AY LA PENETRACIÓN POLÍTICA!!!, en fin, ¡AY LA PENETRACIÓN!!!
 
 
#7 Manuel 29-10-2018 11:43
En los GYM te encuentras todo tipo de persona. como bien dice Carlos varadero. En ocasiones voy para endurecer músculos Trabajar alguna parte del cuerpo. prefiero la carrera y demás ejercicios de resistencia y elasticidad. Todos estos fuertones que ves en los GYM. yo les digo MUSCULOS DE FARMACIA. ellos no se esconden para decir que se inyectan y las píldoras que toman y demás barbaridades.Fu i atleta de alto rendimiento. y hago ejercicios para mantenerme. buscar calidad de vida. usted ve a muchos jóvenes que por desconocimiento . relisan ejercicios con peso que no saben como trabajar cesiones con repeticiones ,tandas, resistencia a la fuerza o Fuerza a la resistencia. que parte del cuerpo trabajar. y que tiempo de descanso hay que darle al musculo. que trabajas. si a eso le sumas. que no tienes un buen instructor que sepa ayudarte y enseñarte. El que esta al frente del GYM no esta preparado. Solo le interesa $$$$$.Por lo menos paso un rato divertido. en lo que estoy escribiendo me llamo mi esposa que acababa de llegar del GYM.esta es otra que no se pierde una. Pero bueno somos cincuentones o mejor dicho acabamos de entrar a los 50.yo mismo le preparo los entrenamientos. por supuesto el instructor también una persona muy profesional. JASSAN. POEY. Arroyo Naranjo.
 
 
#6 carlosvaradero 29-10-2018 10:19
Bueno, por esta zona donde vivo los gimnasios son bien caros, algunos vale la pena pagarlos, otros para nada...
Lo increíble de esto es que los dueños del "GYM" realmente se hacen de un buen "varo" por decirlo en buen cubano...sólo porque utilizan una parte de su casa para ese fin.
Referente a la gente que va a los mismos hay muchas historias, algunas hasta ridículas, como la de un fuertote que se cree la última coca cola del desierto y aunque vive en la misma cuadra va al gym con su motorina sólo para que los demás sepan, que el tiene motorina.
Están los otros y otras que en lugar de entrenar van a exhibir sus cadenas de oro y cuanta prenda de ese metal tengan en casa.
Otros y otras, sólo van a ligar o al menos a que sus "cuerpos" sean admirados por el resto de los que allí se encuentran, les importa más ser observados y piropeados que entrenar.
Están los otros que con camisetas de última moda (mientras más caras mejor), tenis de marca y shores y licras carísimas, lo único que le interesa es llamar la atención, y los que van con centímetros incluidos, delante del espejo mirándose todo el tiempo y midiendo sus bicets y sus triceps....vaya ...como para hacer una película de humor!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar