lunes, 21 octubre 2019, 05:43
Martes, 23 Octubre 2018 05:41

La otra Alicia que creó “el amigo” Nelson Domínguez (+ Fotos)

Escrito por  Giusette León García/Cubasí
Valora este artículo
(0 votos)

Alicia en blanco y negro, en colores, sentada y bailando, en el vuelo, en la vida, muchas veces Alicia y una sola mujer reinventada, vista desde la admiración y la amistad, sacada de los retratos en cuerpo y alma, nos presenta Nelson Domínguez a su amiga Alicia.


El Premio Nacional de Artes Plásticas invita a contemplar, según sus propias palabras a CubaSí, mucho más que retratos de la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso:

“Pienso que yo en esta exposición creé otra Alicia, la gente puede imaginar que es Alicia, yo a veces lo pintaba y decía ¿será Alicia? La preocupación nunca fue hacer un retrato, la intención fue hacer una obra que naciera del momento, de la voluntad, de la inspiración, es lo que primó  en esta exosición”.

“Mi amiga Alicia ” es el título de la muestra que permanece en el Salón de Eventos del Gran Teatro de La Habana como parte de la celebración de la edición número 26 del Festival Internacional de Ballet.

alt

alt

alt

alt

Durante la inauguración, Miguel Cabrera, historiador del Ballet Nacional de Cuba, comentó el tradicional diálogo entre las artes plásticas y la danza en Cuba, marcada por nombres como Carlos Henríquez, Servando Cabrera o René Portocarrero y resaltó que esta colección expresa una visión muy particular:

“… es la comunicación de dos seres muy especiales, entre los cuales, y soy testigo, ha habido una corriente de mutua simpatía y admiración. Nelson nos da algo que no ha ocurrido y pienso que algún historiador de la plástica podría sacarme del error, no creo que ngun artsia de la plástica nuestro haya hecho una obra tan completa sobre la imagen, el ser y el quehacer y el humanismo de una figura de nuestra cultura… nada se le escapó y ahí está el se humano, la maestra, la coreógrafa…

En conversación exclusiva con Cubasí, Nelson explicó que trabajó a partir de fotografías de diferentes momentos de la vida de la artífice de la escuela cubana de ballet para desarrollar 42 piezas de diversas técnicas y formatos, al mismo tiempo recordó: “Yo en todos estos últimos años he tenido tres modelos que me han inspirado mucho, que son Robaina, Fidel y  Alicia Alonso y he estado trabajando con ellos…”

Es una obra entrañable, sincera, cargada de espiritualidad, sin abandonar ni por un instante su estilo, Nelsón nos entrega imágenes más o menos realistas, más o menos coloridas, pero siempre Alicia, múltiple, admirable, trascendente:

“Ella me bautizó con el nombre de “el amgo” y cada vez que había un evento de ballet decía ¿y ya invitaron al amigo? Y siempre en todas las funciones yo estaba cerca de ella, porque ella me mandaba a buscar; le he cocinado muchas veces, yo tengo una niña que estudió ballet y qué triste, voy a decirlo así, si mi padre habiendo tenido la posibilidad de llevar a Picasso a mi casa y unca lo hace, yo lo condenaría toda la vida, mi hija no me puede condenar, porue yo le llevé al Picasso de la danza a su casa”.

Visto 723 veces Modificado por última vez en Lunes, 10 Diciembre 2018 10:39

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar