jueves, 15 noviembre 2018, 00:51
Jueves, 18 Octubre 2018 03:26

¿Con los indios o con los cowboys?

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(9 votos)

A veces, cuando de exigir se trata, la película está al revés.


En el agromercado la cola era larga porque habían sacado malanga. La gente protestaba por el calor, por los cola’os, porque se iba a acabar, porque el que despachaba no se apuraba...

Pero cuando le tocó el turno a aquel señor las protestas cambiaron sorpresivamente de destinatario.

Luego de pedir que le despacharan cuatro libras de malanga “porque tengo a la vieja con maleza de barriga” miró atentamente lo que marcaba la pesa, escuchó la cantidad de dinero que le pedía el vendedor y, sin inmutarse, sacó una pequeña pesa digital de la jaba.

En tono muy correcto y respetuoso le explicó a la persona tras la tarima que ahí no había en realidad cuatro libras y le demostró lo que indicaba su pesa.

La gente de la cola se arremolinó, se sofocó, pero asombrosamente no disgustada por el robo, no exigiendo honestidad, sino porque aquel hombre estaba demorando la venta.

Con el mismo tono cortés con que se había dirigido al vendedor, se volvió entonces a los que le criticaban:

“¿No se dan cuenta que como mismo me engaña a mí, puede engañarlos a ustedes también? Es una cosa que ninguno de nosotros deberíamos permitir.”

En lugar de escucharse aprobaciones, se encrespó más la fila y crepitaron algunos comentarios, los pronunciados en voz más alta:

“De todas formas, lo va a seguir haciendo, eso pasa en todas partes.”

“El hombre está “luchando” como todo el mundo.”

“Eso no tiene arreglo, mi viejo, y aquí to’l mundo está apura’o.”

Una vez más, el señor se volvió hacia el gentío vociferante y en tono aun más bajo preguntó:

“¿Pero, caballero, ustedes están con los indios o con los cowboys?”

Visto 416 veces Modificado por última vez en Martes, 23 Octubre 2018 07:53

Comentarios  

 
#4 Zugor Seg. 19-10-2018 09:04
… ¿Por qué ‘sorpresivament e’, mucho menos ‘asombrosamente ’? Eso que así califica, es ahora la regla, confirmada por la excepción digna de ese compañero (‘los señores’, tal y como los conocemos muy bien en Cuba no van al agro, encargan sus compras a sus sirvientes). Desgraciadament e la pérdida de valores, la acción del enemigo (NO se puede ignorar, es real y constante), y la falta de acción efectiva de las autoridades, han engendrado esta cobardía, acompañada por complicidad en el actuar, pues allí los maltratan y les roban (a los cobardes), y ellos rastreramente se ‘vengan’ de cualquiera que les caiga delante en sus respectivas ocupaciones o simplemente en el actuar diario maltratando, ofendiendo, imponiéndose y hasta robando a mansalva. Se ve en cualquier parte; el dependiente del agro que roba y maltrata impunemente, justifica su actuar porque lo maltratan y dañan otros, y él no se pue’ quedar dao’, estos cobardes rastreros (que piensan estúpidamente que por ello no le robará), lo defienden porque a su vez se lo hacen a quién se les pare delante porque tampoco se puede quedar sin ‘vengarse’, y así sucesivamente hasta caer en la espiral descendente en que estamos socialmente hablando. Estos mismos cobardes son los que de pronto ‘adquieren valor’ cuando acusan al Estado, como si este no estuviera compuesto por las partes que somos TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS.
Lo digo sin temor a equivocación alguna, porque quien justifique el delito, lo mal hecho, la desobediencia, la indisciplina, la violación, no puede ser de otro modo que el descrito, un cobarde y antisocial.
Da pena, vergüenza que las actitudes indignas sean mayoría.
¡Ni con los indios ni con los cowboys!, ¡con los enemigos de la sociedad, del orden y la Ley en cualquier país!!! ¡CON LOS ENEMIGOS DE LA REVOLUCIÓN CUBANA!!!
 
 
#3 cubana 18-10-2018 11:19
La perdida de valores nos esta llevando por un camino donde no pocos se alinean a lo ilicito y lo defienden y otros les da igual. Tenemos que seguir luchando por un rescate de VALORES MORALES Y CIVICOS, sera una batalla larga pero no perdida, uno de los sectores donde esta problematica de la ilegalidad sufrimos mas es en los servicios y el comercio, y no se aprecian cambios sustanciales que frenen a los ladrones.
 
 
#2 edo 18-10-2018 07:16
Con los ladrones, ellos también roban por eso no les preocupa que les roben.
 
 
#1 Andrés R 18-10-2018 06:27
Esto no es nuevo, en toda Cuba sucede eso y nada pasa, se continúa robando a la cara, ya sea un particular o un estatal, no hay distinción. Sencillamente se ha perdido la honestidad, se ha perdido ese valor sagrado de nuestra sociedad.En días recientes traté de comprar un pernil de cerdo y según el vendedor tenía 21 libras, con mi pesa digital tenía 17,5 libras.Nada que solo me estaba robando 3,5 libras, que multiplicadas por el precio, es igual a 87.50 pesos, casi nada. Al final por la discusión se lo devolví y me dijo: Puro yo se lo vendo a otra, no coja lucha.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar