lunes, 15 octubre 2018, 20:25
Lunes, 01 Octubre 2018 05:54

CRÓNICAS BIEN CORTAS: Azúcar para crecer

Escrito por  Yuris Nórido/CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

«El central es el corazón, el nervio y el pulmón de este pueblo; sin central, sería pueblo muerto».

El Primero de Enero, antiguo Violeta, fue uno de los ingenios azucareros avileños que sigueron moliendo después de la drástica reducción de la industria del azúcar en Cuba. Recesó unos pocos años, en un proceso de reparación que alarmó a no pocos, temerosos de que siguiera la suerte de otros centrales, como el Bolivia. Pero la puesta en marcha fue un éxito, y ahora es uno de los mejores del país.

Es «tiempo muerto» en Primero de Enero y parece que el central está dormido. Parece, porque en realidad en su interior no se ha dejado de trabajar, para preparar la próxima contienda. «Estos trabajos de ahora son tan importantes como la misma molienda —dice un viejo obrero de la fábrica, ahora retirado—; hay que garantizar la zafra que viene, para no perder tiempo en reparaciones de última hora».

Lo veo tan animado, que me quedo un rato conversando con él. Está visto: ama el central como si fuera una criatura viva. «¡Es que está vivo! Yo lo conozco de toda la vida. Con solo escuchar, sé si está bien o tiene problemas. Los que no han vivido toda la vida al lado de un central no entienden, el central es el corazón, el nervio y el pulmón de este pueblo. Sin central, sería un pueblo muerto».

Hay familias en Violeta que se han dedicado al central generación tras generación: «Mi abuelo y mi padre trabajaron en el central, yo trabajé toda la vida, y ahora mi hijo es mecánico ahí. Dice mi nieto que se quiere ir del pueblo, pero a lo mejor lo convencemos para que se quede también».

Me dice esto sin dejar de mirar la alta chimenea. «¿Cómo se verá el pueblo desde allá arriba? Siempre me lo he preguntado».

Visto 513 veces Modificado por última vez en Jueves, 04 Octubre 2018 13:47

Comentarios  

 
#15 senelio ceballos 08-10-2018 15:17
Saludos LIC.Yuris!! Le esribi hace dos dias atras un largo comentario...PA RECE QUE NO LLEGO..por problemas tecnicos!!!jaja jaja...Hoy solo le dire...PORQUE ESCRIBE ESO HOY..Cuando solo hemos dejado vivo.. dejado trabajando 75 de 175 centrales...... .
 
 
#14 Arístides Lima 04-10-2018 12:35
Como muchos de los que participantes en este foro, nací, y crecí, a la sombra de un central que milagrosamente se mantiene activo, y mi primer trabajo, fue dentro de ese mismo central. El que no vivía, o dependía de un central, directa o indirectamente, no sabe cuan diferente eran las zafras de los tiempos muertos. Cuando se escuchaban los primeros pitazos del central, todo cambiaba, para Bueno. La prosperidad renacía, los fogones perdían, a fuerza de cocinar, toda la telaraña y el polvo que habían acumulado durante los largos y penosos tiempos Muertos (cuando el central paraba al final de la cosecha). eran tiempos de pagar las deudas que se habían acumulado durante el período en que no se trabajaba y no ingresaba dinero alguno a los hogares de los azucareros, pero también era el tiempo de fiesta, porque los bailes, las las verbenas, las celebraciones y los jolgorios, eran casi a diario. Hoy Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la industria azucarera cubana, no existe, pese a los chequeos y los reportajes que siempre nos dicen que "ahora sí", las zafras van a ser un éxito, pero al final, ni se menciona lo mal que se trabajó, los incumplimientos del plan, lo poco que se produjo. La culpa, siempre, "afortunadament e" hay a qué achacarles las culpas (no a quienes hay que achacarles las culpas, eso es "caca"): la sequía, las Lluvia, el poco rendimiento de la caña, La industria azucarera cubana era más vieja que la revolución, siempre ha habido sequías, lluvias, bajos rendimientos de zacaroza en las cañas, y "hasta polvo del Sahara", por si alguien se le ocurre que es una de las causantes de los pésimos resultados. No dudo que los éxitos eran de los viejos azucareros que no se desanimaban por nada, tenían que defender su sostén, su medio de vida, y de los hacendados que no querían perder un peso con la zafra. Y paro de contar.
 
 
#13 ivm 04-10-2018 11:23
Es cierto el azúcar refino es Francesa desgraciadament e este año fué un año malisimo para la producción de azúcar primero la sequía y depues las lluvias, además de todo lo antes dicho en los comentarios, pero tengan por seguro cubanos hermanos que sin producción de azúcar no vamos a salir adelante.
 
 
#12 LUMEY 03-10-2018 15:42
Ya lo dije una vez y lo vuelvo a decir: con tanto periodista vanidoso que hay por ahí, Yuri Nórido da una lección de humildad y de talento que ojalá tuvieran otros. Estas crónicas cortas están entre lo mejor que publica Cubasí todas las semanas. Son sencillas, parecen una composición de escuela... ¡Parecen! porque en realidad son unas joyitas, con qué facilidad y con qué sencillez este periodista se refiere a nuestra vida cotidiana... Felicidades a Yuri y felicidades a Cubasí POR CONTAR HISTORIAS, algo que el periodismo cubano no hace mucho...
 
 
#11 UNA TARDE DE NOVIEMB 03-10-2018 10:26
Yuris Nórido,..... te sigo siempre que puedo en el Noticiero Cultural de Cubavisión... por tu versatildad.... . con este artículo..... te conviertes en el mejor.
 
 
#10 Triste 03-10-2018 09:30
Saludos, lo mismo paso en mi pueblo, desmantelaron el Ingenio y el pueblo murio con el, miles de trabajadores y la comunidad en general todabia siente dicha perdida y solo nos queda contemplar la chimenea y contar la historia, ahora este pueblo es un pueblo fantasma.
 
 
#9 Jr 02-10-2018 12:22
Mis saludos y respetos al autor, has logrado que cada vez que abra la página Cubasi la primera sección que busque sea “CRÓNICAS BIEN CORTAS”, que no por ser muy pequeña dejan de trasmitir muchos mensajes, que van desde los sentimientos hasta un llamado a la conciencia. Esta vez “Azúcar para crecer” me toco la fibra como decimos popularmente, cuando comencé a leerlo deje escapar un suspiro por la nostalgia que me causa ver como el central donde nací y crecí, es hoy un solar amplio donde solo la huella de dos chimeneas de concreto deterioradas por las descargas eléctricas van desapareciendo con el tiempo, no soy quien para cuestionar las decisiones que se deben tomar, se que en su raíz tienen una explicación lógica y un sentido.
Es cierto, que cuando un central deja de existir porque también lo sentía con vida como mencionan en la crónica, la vida de un pueblo cambia. Todavía visito ese pueblo de vez en cuando, mi familia aún vive allí, y cierro mis ojos y puedo sentir el ruido de las maquinas, las salidas de vapor, el estrepitoso golpe de los vagones descargando, el olor a melado que se cuece para luego ser la fina azúcar como producto final. Recuerdo que en los círculos de interés siempre visitaba ese centro y de niño quería ser químico azucarero como mi abuelo, pero cuando cerraron el central mis intereses profesionales como el de tantos otros jóvenes de mi edad varío radicalmente.
Hoy quedan muy pocos descendientes de esas generaciones de azucareros, muchas familias han inmigrado a otros pueblos y ciudades.
Su nombre era “CAI 6 de agosto”, nombrado así por el día de la nacionalización de las empresas, unas de las primeras estrategias de nuestro país en eliminar la propiedad privada, uno de los 3 centrales azucareros del municipio Calimete en la provincia de Matanzas, donde hoy solo existe el CAI Jesús Rabí.
Y con el central cambiaron muchas cosas, dejo de tener su banco, su cine, su correo, el que solo abre hoy para el pago de jubilado, haciendo que la población debe trasladarse para utilizar esos servicios más de 10km al poblado “Manguito”. Las calles están deterioradas, hasta la principal donde queda poco asfalto en unos años será un pedraplen. Eso sin contar que tiene varias área rurales, donde la última “Finca la Guinea” que esta a 30km sus pobladores deben viajar 40km para acceder a esos servicios.
Es bien correcto cuando mencionan en la crónica que el central es el corazón, el nervio y el pulmón de un pueblo…
 
 
#8 guere 02-10-2018 10:16
Y el Ramón Ponciano, estaba considerado como un reloj, hacía fino directo, yo no trabajé en el pero soy de ese pueblo y a decir verdad ya Fomento no es Fomento, la gente vive rumiendo sus recuerdos y es un pueblo sin brillo, perdió su principal fuente de trabajo y hasta los caminos no son iguales.
 
 
#7 ivm 02-10-2018 08:32
Buen articulo hay muchos pueblos muertos despues que le desmantelaron su central azucarero. yo trabajé en uno en mis primeros años de graduada Ramón Ponciano en Fomento da pena ir al pueblo ahora y verlo tan desaliñado.
 
 
#6 lula 01-10-2018 14:11
yo creci en las Tunas, Colombia, y todo el pueblo Vive, literalmente, de este central Colombia, cuando se detiene, el pueblo se detiene, es una pena que dejen perder todo esto para tener que buscar azúcar fuera del pais, sin palabras.....
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar