domingo, 18 noviembre 2018, 17:25
Martes, 25 Septiembre 2018 13:12

Díaz-Canel en la ONU: "No puede haber desarrollo sin paz y estabilidad"

Escrito por  Minrex
Valora este artículo
(0 votos)

Intervención del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la Cumbre de Paz Nelson Mandela. Nueva York, 24 de septiembre de 2018.



Intervención del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la Cumbre de Paz Nelson Mandela. Nueva York, 24 de septiembre de 2018.

Señor Presidente:

Cuánto nos alegra y reconforta que la Asamblea General de Naciones Unidas se reúna en una Cumbre por la Paz y que esa Cumbre lleve el nombre de Nelson Mandela.

Hace menos de 30 años, el entrañable Madiba era un preso político en las cárceles del apartheid, confinado de por vida, a causa de su noble lucha por la justicia y la igualdad entre todos los hombres y mujeres de Sudáfrica, donde una minoría blanca sometía a la mayoría negra al escarnio de la segregación.

No olvidamos que durante los oscuros años del apartheid y aún mucho tiempo después de ser elegido Presidente, a Mandela y a los más brillantes y honestos luchadores afri-canos, los mantuvieron en listas de presuntos terroristas.

Cuba se honra al recordar que compartió sus luchas, en la primera línea de combate, junto con sus hermanos africanos de Angola y de Namibia. Nunca olvidaremos a Cuito Cuanavale.

Y no hubo mayor reconocimiento que el abrazo de Nelson Mandela libre a nuestro líder histórico, Fidel Castro Ruz, en territorio cubano.

Pretendo que nuestro tributo a Mandela no sea sólo al primer presidente negro de Sudáfrica y al Premio Nobel de la Paz, sino que pensemos también en el rebelde que se vio obligado a luchar contra la injusticia cuando le cerraron los caminos pacíficos; al preso político, al defensor de los derechos humanos y de los derechos de su pueblo, y al político que cambió la historia.

Nos complace que al recordar a Mandela se reconoce la heroica lucha del pueblo sudafricano en contra del oprobioso régimen del Apartheid, conducida bajo el liderazgo del Congreso Nacional Africano y la contribución de mu-chos líderes y combatientes que dedicaron su vida a la causa de la libertad en África.

El Primer Secretario de nuestro Partido, General de Ejérci-to Raúl Castro Ruz, calificó a Mandela como "un profeta de la unidad, la reconciliación y la paz". Por su parte, el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, lo definió como ejemplo de "hombre absolutamen-te íntegro (...), inconmoviblemente firme, valiente, heroico, sereno, inteligente, capaz…” Así mismo recuerda el pueblo cubano a Nelson Mandela.

Señora Presidenta:

Alarman los recientes anuncios del aumento del gasto militar, que lanzará al mundo a una nueva carrera armamentista, en detrimento de los ingentes recursos que se necesitan para construir un mundo de paz.

No puede haber desarrollo sin paz y estabilidad, ni paz y estabilidad sin desarrollo. No puede haber paz y seguridad para pueblos con altos niveles de pobreza, con hambre crónica y malnutrición, insalubridad y escaso acceso al agua potable, analfabetismo, altos índices de mortalidad infantil, muertes por enfermedades prevenibles y baja es-peranza de vida.

Para lograr un mundo en el que impere la paz y la solución pacífica de los conflictos, urge atender las causas raigales que los generan. Los millones de excluidos por el injusto orden económico internacional, los desplazados, los hambrientos, los que huyen de las guerras y de la falta de oportunidades hacia los territorios de la abundancia levantada con el saqueo de nuestros pueblos, son víctimas de una segregación silenciosa y silenciada.

Mucho queda aún por conquistar para hacer realidad los sueños de Mandela. El único tributo digno a su memoria es impulsar el desarrollo de las naciones en desventaja. Actos más que palabras. Cooperación, no intervención. Solidaridad, no saqueo.

Señora Presidenta:

Lazos de sangre unen a Cuba y África. La herencia cultural del continente africano en la idiosincrasia de los cubanos es innegable. La cultura y los mejores valores de sus pueblos nutrieron al nuestro. Nos inspiraron su valentía, nobleza, sabiduría y capacidad de resistencia.

La colaboración de Cuba con los pueblos de África se ha mantenido por más de 50 años como una prioridad de la política exterior de la Revolución cubana.

La paz internacional permanece amenazada por la filosofía de la dominación. Por ello hacemos nuestras las palabras de Mandela cuando dijo: "Nosotros también queremos ser dueños de nuestro propio destino".

Trabajemos entonces por el futuro de paz que corresponde por derecho a nuestros pueblos. Honremos de verdad, plenamente, al inolvidable Mandela, a quien el líder histórico de la Revolución cubana calificara como "Un Apóstol de la Paz".

Muchas Gracias.

Visto 622 veces Modificado por última vez en Miércoles, 26 Septiembre 2018 05:28

Medios

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar