miércoles, 17 octubre 2018, 06:32
Martes, 25 Septiembre 2018 05:28

Deporte cubano: Las heridas del bloqueo no cicatrizan

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/ CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

Las coyunturas presentes desde que Donald Trump asumió la presidencia han hecho elevarse los montos derivados de las afectaciones.

Hay heridas que tardan en cicatrizar. Otras, incluso con el paso del tiempo se agudizan. En esa cuerda están las afectaciones causadas al movimiento deportivo cubano como consecuencia del  Bloqueo Económico, Comercial y Financiero que Estados Unidos mantiene sobre nuestro país desde hace casi seis décadas.


Las coyunturas presentes desde que Donald Trump asumió la presidencia han hecho elevarse los montos derivados de las afectaciones, indicador que siendo justos venía en ascenso. Así, en el lapso de 2015-16 el monto ascendió a 80 mil 859.47 dólares, en tanto en el 2016-2017 fue de 130 mil 237.43; y ya en el 2017-2018 resultó de 324 mil 403.50.

En conversación con la prensa especializada Martha Lidia Ruiz, Directora de Relaciones Internacionales del Inder, y Manuel Trobajo, Jefe de Aseguramiento, ahondaron sobre las estocadas que asesta esa política hostil, las cuales van desde gastos excesivos relacionados con la adquisición de implementos deportivos; negativas y trabas asociadas con solicitudes y trámites de visado; intercambios de diversa índole y la negativa de poder participar en certámenes celebrados en suelo estadounidense, así como la posibilidad de cobrar premios en metálico asociados a cualquier evento que esté bajo el amparo de alguna estructura u organización de ese país.

Entrando en cifras y ejemplos puntuales, cuando está a punto de iniciarse el Debate General del 73 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas tenemos los ejemplos más recientes, asociados a visado:

El mero hecho de realizar tales gestiones por un tercer país demora sobremanera el proceso y aun haciéndolo por los cauces requeridos se le negó la visa al vicepresidente primero y subtitular del Comité Olímpico Cubano Roberto León Richards para que asistiera a una importante reunión en Estados Unidos. Otro tanto sucedió con dos nadadores y s entrenadora convocados a hacer una preparación en Miami, a tono con sus resultados en Barranquilla y las marcas alcanzadas en esa justa.

Similares complicaciones sufrimos cuando se trata de compra de implementos deportivos, no solo por el hecho de no poder negociar directamente con firmas estadounidenses, avaladas en el mercado internacional, con prestigio, sino además por el hecho de que en ocasiones es harto difícil incluso materializar esas transacciones con terceros países, pues si estos poseen negociaciones o alguna patente de marcas norteamericanas, cualquier operación con Cuba podría acarrearles multas, juicios y hasta el cese de sus operaciones.

En ese sentido Trobajo puntualizó que todo aquel implemento que tenga componente estadounidense es vedado al mayor archipiélago caribeño.

Hablamos de la imposibilidad de importar implementos de marcas estadounidenses, muchos imprescindibles según lo reglamentado de manera oficial por diferentes federaciones internacionales. En esa cuerda y vía terceros países pudimos adquirir artículos de las marcas Louisville, Wilson, Xbat, Rawlings, Atec, 3N2, Easton y W&W, erogando entre un 20 y un 30 por ciento por encima del precio real. Eso sin contar el incremento en el costo por concepto de fletaje.

Los spikes de la Serie Nacional de Béisbol (SNB) se solicitaron a marcas estadounidenses como Rawling, Lousville y 3N2, entre otras. La contratación debió hacerse por un tercer país. Si hubiéramos podido acceder directamente al mercado de EE.UU. se hubieran ahorrado más de 10 mil USD. No menos engorrosa resultó la adquisición de los arreos propios de la receptoría: Rawling y Lousville, son dos de las marcas estadounidenses certificadas. Se hubieran eliminado cuantiosos gastos de haber podido acceder a ellos directamente en el mercado estadounidense.

En el caso de la disciplina de vela para la compra de la embarcación Hobiet Cat solo se recibieron ofertas de Europa, pero los altos precios imposibilitaron su adquisición. Similar realidad viven las disciplinas de canotaje, ciclismo, tiro deportivo y tiro con arco, por solo mencionar algunas afectadas de forma directa.

La ausencia de importaciones desde EE.UU. para mejorar la infraestructura de nuestros centros formadores de atletas y docentes, teniendo como afectaciones principales la imposibilidad de obtener tecnología de punta; medicamentos, recuperantes y dietéticos; equipos, aparatos y bibliografía especializada, se convierte en un duro “gancho al mentón de nuestro desarrollo, parafraseando la jerga deportiva, como también lo es la notable limitación en el uso de la línea de crédito Nexy, otorgada al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) para la adquisición de artículos deportivos en compañías japonesas, ya que estas empresas tienen su distribuidor comercial para nuestra área geográfica en Estados Unidos.


Lastre al desarrollo


En materia de desarrollo también nos frena la imposibilidad de  realizar bases de entrenamientos y topes en Estados Unidos, donde existen una alta calidad deportiva y se abaratan los costos. Deben viajar a Europa o Asia incrementándose los gastos en boletos aéreos, hospedaje y alquiler de instalaciones.

Otro elemento para nada despreciable lo hallamos en los problemas de formación y superación, así como el intercambio de nuestra fuerza técnica, no solo en lo concerniente  a insumos, los cuales el hecho de tener que importarlos desde China a veces hasta triplica su costo, sino también por los escenarios de intercambio profesional en la esfera científica y académica en sí mismos.
 
Uno de los golpes más contundentes está relacionado con el quehacer del Laboratorio Antidoping de La Habana, el cual compró un cromatógrafo de gases masa-masa al precio de 157 mil euros. En el mercado estadounidense se habría obtenido con un 34% de rebaja. Asimismo los insumos necesarios para el desarrollo del Programa Nacional Antidoping se ha hecho imposible adquirirlos en compañías norteamericanas o a sus filiales en terceros países. Eso provoca un incremento en los gastos hasta un 20%.

Al César lo que es del César, ¿y a Cuba?

La imposibilidad de hacer trasferencias bancarias para efectuar los  pagos de las federaciones recreativas y el Grupo de Trabajo de Go, incidió en la no participación en eventos y en la pérdida de reconocimiento legal a los niveles correspondientes. Por si eso no bastara han sido retenidas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos un grupo de donaciones que podrían haber beneficiado al Go y las Artes Marciales.

En materia de pagos,  la Confederación Brasileña de Luchas Asociadas no ha podido transferir a Cuba la cifra de 52 mil 535.99 USD, por las limitaciones que el Bloqueo nos impone en el ámbito bancario.

Por la persecución bancaria existente, la Empresa Cubadeportes S.A acumula cifras pendientes por cobrar en Honduras y Argentina, ascendentes a más de 71 mil dólares en total.

Continuamos enfrentando, ahora más recrudecidas, las limitaciones establecidas a los ciudadanos estadounidenses que desean viajar a Cuba para negociaciones o con el fin de participar en actividades del deporte. Puede mencionarse a lides como Marabana y el Triatlón de La Habana, con afectaciones a la presencia extranjera y sus ingresos en valores superiores a los 20 mil USD.


En sentido general en el alto rendimiento se ha incurrido en gastos encarecidos de entre un 40 y 50 % para obtener los implementos mínimos necesarios. Entre los deportes más afectados están boxeo, pentatlón, vela, ciclismo, hockey, voleibol, tiro con arco y atletismo.

Cerramos con el béisbol, nuestro deporte nacional. Individualmente el último ejemplo lo constituye el atleta Roel Santos Martínez, seleccionado para el equipo todos estrellas de la Serie del Caribe de Béisbol 2018, lo cual implicaba un premio metálico. No pudo recibirlo a causa de las limitaciones que impone el Bloqueo a nuestro país.

LA confederación de Béisbol del Caribe ha reconocido que mientras Washington no levante definitivamente el Bloqueo, los conjuntos cubanos estarán impedidos de competir en igualdad de derechos y obligaciones con sus similares de la región.

A Cuba se le sigue frenando su participación activa en las ligas afiliadas a la MLB y la CBPC, a no ser que sus atletas abandonen el país y renuncien a su ciudadanía.

La lista de limitaciones, trabas, “heridas” de índole económica en el campo del deporte pudiera ser más extensa, como los daños que ha causado esa hostil política de las diferentes administraciones estadounidenses por casi seis décadas a nuestro país. Cuba lucha contra viento y marea, se mantiene en pie, e intenta por todos los medios continuar su proceso de desarrollo, solo que el costo de cada paso, para que el mundo lo sepa, es mucho mayor ante semejante muro inhumano.

Visto 374 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar