jueves, 18 octubre 2018, 13:38
Viernes, 21 Septiembre 2018 05:20

Cuba a golpe de fotos (+ OBRAS)

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)
Pedro Abascal: Del ensayo Dossier Habana (1995). Pedro Abascal: Del ensayo Dossier Habana (1995). FOTOS: CORTESÍA DEL MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES

El Museo Nacional de Bellas Artes, en La Habana, acoge desde este viernes la exposición La imagen sin límites, una antología de más de un siglo de  fotografía cubana.

No hay muchas fotografías en las salas de exposición del Museo Nacional de Bellas Artes. Quizás tenga que ver que existe en La Habana una Fototeca con una importante colección, o con el hecho de que, hasta hace relativamente poco tiempo, la fotografía no era considerada un arte mayor, a pesar de que en Cuba nos enorgullecemos de una gran tradición y de que se cuentan por decenas los grandes maestros de esta manifestación.


La exposición La imagen sin límites, que se exhibe hasta el 26 de noviembre en la sala transitoria del tercer piso del edificio de Arte Cubano, pudiera saldar esa deuda: es una antología de la fotografía cubana desde finales del siglo XIX hasta los días que corren.


«Pero es mi antología, mi visión, mi selección, estoy convencido de que pudieran existir otras», afirma el curador Rafael Acosta de Arriba, una de las personas que más ha investigado (y ha escrito) sobre el arte fotográfico en la nación.


alt
Joaquín Blez Marcé: Sin título (1920) y Retrato de Capablanca (1948).


alt
Generoso Funcasta: Calle de La Habana (1933) y Droguería Danhauser, Neptuno y Perseverancia (1933).


alt
Roberto Rodríguez Decall: Vieja arquitectura: Edificio del Ayuntamiento de La Habana (1939) y Sin título (1950).


alt
Emilio Contreras: Ventanal, Central Toledo (fragmento, 1956) y Sin título (1950).


alt
Julio López Berestein: Estudio sobre Degas. Alicia Alonso (1943) y Retrato del pintor Carlos Enríquez (1943).


Acosta de Arriba enfrentó el reto de escoger entre un patrimonio inmenso, sabiendo que escoger es siempre discriminar: «Hay cientos y cientos de excelentes obras, pero debía quedar una selección que fuera significativa y representativa. Un camino hubiera podido ser contar la historia de Cuba a través de sus fotografías; el otro era narrar la propia historia de la fotografía en Cuba. Yo decidí buscar el equilibrio; intenté hacer una cosa y la otra».


El resultado es una muestra que incluye dos obras de cada uno de los cincuenta autores escogidos. No están todos los que son, pero todos los que están, son.


Es difícil tratar de definir claras líneas comunicantes entre todas las obras, ni estilística ni temáticamente ni siquiera desde el punto de vista técnico. La variedad es notable al apreciar la exposición en su conjunto. «Pero son todos fotógrafos cubanos, así que de alguna manera está recreado el devenir de este país: su historia, su actualidad, sus conflictos, sus aspiraciones, su poesía, sus paradojas», asegura Acosta de Arriba.


alt
Herman Puig: Yakouba y frutas cubanas (1985) y Carmen (2000).


alt
Alberto Díaz (Korda): La niña de la muñeca de palo (1959) y Guerrillero Heroico (1960).


alt
Osvaldo Salas: Nicolás Guillén (1976) y Fidel y Hemingway (1960).


alt
Ernesto Fernández: Playa Girón (1961) y Martí, Plaza Cívica (1957).


alt
Liborio Noval: El gigante (2001) y Veterano (1969).


De Cuba y de los cubanos, porque buena parte de las piezas son retratos de personas: anónimas, reconocidas o célebres. Esos rostros conforman una galería «animada» por disímiles impulsos y sentimientos, ubicada en diferentes contextos… A veces es (parece) puro testimonio, a veces metáfora pura.


Es notable el tránsito de una funcionalidad (la del documento) a una expresión decididamente artística; esa ha sido, en definitiva, una de las evoluciones que ha vivido la fotografía como arte. La democratización de la tecnología, el imperio del audiovisual en los tiempos que corren, exigen de los artistas del lente una clara vocación estética, una estatura conceptual.


El recorrido que propone la exposición ofrece coordenadas ilustrativas de la fotografía cubana, aunque Acosta de Arriba prefiere decir «la fotografía hecha en Cuba», pues está convencido de que el diálogo con las tendencias universales de ese arte ha sido tan marcado entre nosotros, que es difícil hablar de una fotografía singular en este país. «Pero aquí está Cuba, eso no lo pondrá en duda nadie».  


alt
Iván Cañas: Santa Clara, 26 de julio de 1968 (1968) y de la serie Macheteros (1972).  


alt
José Alberto Figueroa: Homenaje (1993) y Calle Carlos III (1998).  


alt
Alfredo Sarabia Domínguez: Sin títulos (1990).


alt
Mario Díaz: Mi bandera (1980) y Blanco y negro (1988).


alt
René Peña: Sin título (1994) y Dad (2016).


alt
Liudmila & Nelson: Absolut Revolution-La isla (2002) y Tropa, de la serie Documentos desclasificados para una historia de Cuba (si te digo te miento) (2018).


alt
Jorge Otero: De la serie Epidermis (2018) y Cáscara (2013).

Visto 633 veces

Comentarios  

 
#6 Siliray 04-10-2018 07:43
Muy bellas las obras, todas y cada una, sin palabras
 
 
#5 nly 25-09-2018 16:40
Espectaculares, gracias por compartirlas, ire sin falta, que tengan buen día.
 
 
#4 cubano preocupado 24-09-2018 11:10
excelentes fotos, un trabajo brillante de sus realizadores...
 
 
#3 Metralla...!!! 21-09-2018 10:58
son trabajos Finisimos
 
 
#2 Francisco Rivero 21-09-2018 09:36
Bienvenida sea esta exposición " Imagen sin Límite " en la Sala Transitoria del MNBA.

Pero a decir verdad deberia de situarse en una sala permanente, por la razon siguiente. El Sr.Rafael Acosta como responsable de esta selección, indica que lamentablemente no estan todas las imagenes y es necesario de imponer ese terrible criterio de " selección ". Esto limita el conocimiento publico de otras obras de autores con nombre y apellidos, u otras que califican de anonimas, por no saber de su autoria.

Cuanto bien nos proporcionan el descubrimiento de esa otra mirada registrada graficamente en epoca y tiempos bien distintos a nuestros dias.
Esas fotos que nos comentan e interogan en una suerte de dialogo complice, de esas luces y sombras impresas en el papel.

Si se hace necesario una Sala Permanete en el Museo Nacional de Bellas Artes en que siempre este presente ese album de fotos del ayer, de hoy y del futuro.

Pienso que Cuba tiene tanto que contarnos de si y de su cultura en construcción gracias a este arte de la fotografia.

Gracias a todas las personas que de una forma u otra trabajaron o colaboraron en esta bienvenida presentación

Desde ahora esperamos la proxima... IMAGEN SIN LÍMITE.

Un saludo fraterno
 
 
#1 LUMEY 21-09-2018 05:55
EXCELENTE!!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar