lunes, 15 octubre 2018, 20:19
Miércoles, 19 Septiembre 2018 07:04

Juicio en Suecia de francés acusado de violaciones con el Nobel como telón de fondo

Escrito por  AFP
Valora este artículo
(0 votos)
La fachada de la Academia sueca, en el centro de Estocolmo (Suecia), el 3 de mayo de 2018© TT NEWS AGENCY/AFP Fredrik SANDBERG La fachada de la Academia sueca, en el centro de Estocolmo (Suecia), el 3 de mayo de 2018© TT NEWS AGENCY/AFP Fredrik SANDBERG

El juicio a un francés, figura del mundo cultural sueco juzgado por dos violaciones reveladas en plena tempestad #MeToo, se inició este miércoles ante un tribunal de Estocolmo, con el Nobel como telón de fondo.


Jean-Claude Arnault, de 72 años, casado con una integrante de la Academia sueca que otorga desde 1901 el premio Nobel de Literatura, no hizo ninguna declaración al llegar a la sala, pero “rechaza las acusaciones” anunció ante los jueces su abogado, Björn Hurtig.

Como ocurre a menudo con los casos de agresiones sexuales, el tribunal ordenó que la audiencia se celebre a puerta cerrada. Los periodistas tuvieron que abandonar la sala.

La víctima de las dos violaciones, cuya identidad no fue revelada, está representada por Elisabeth Massi Fritz, una conocida abogada sueca especializada en defender a mujeres.

Arnault fue una personalidad influyente del mundo cultural en Estocolmo, hasta el escándalo provocado por el caso Weinstein.

Su Foro, un club muy selecto, era visitado por toda la ‘intelligentsia’ de Estocolmo. Varias jóvenes, amantes de literatura, intentaban en el Foro, entre un concierto de jazz o una lectura de Proust, acercarse a un editor o a un escritor conocido.

Un mes después de las revelaciones en octubre de 2017 de las violaciones y abusos sexuales presuntamente cometidos por el productor Harvey Weinstein, el diario Dagens Nyheter (DN) publicó el testimonio anónimo de 18 mujeres, que afirmaron haber sido agredidas o acosadas por Jean-Claude Arnault.

El escándalo provocó un cataclismo en la Academia, con la que Arnault mantenía estrechos vínculos artísticos y financieros.

Una investigación interna estableció que varias mujeres académicas, o esposas e hijas de académicos, también sufrieron la “intimidad no deseada” y los comportamientos “inapropiados” del acusado.

Arnault está acusado de dos violaciones contra la misma demandante. Puede ser condenado de dos a seis años de prisión.

“Intenso miedo”

El 5 de octubre de 2011, en un apartamento de Estocolmo, Arnault obligó a la mujer a una “relación oral” y luego a una penetración vaginal, cuando la joven se hallaba en “estado de vulnerabilidad” y de “intenso miedo”, lo que le impidió defenderse, según el acta de acusación consultado por la AFP.

Los hechos se habrían repetido la noche del 2 al 3 de diciembre de 2011, en el mismo apartamento, cuando la víctima dormía.

Parte de la investigación preliminar abierta contra Arnault por otras presuntas violaciones o agresiones cometidas entre 2013 y abril de 2015 ha sido archivada, por falta de pruebas o por haber prescrito los hechos.

La escritora Elise Karlsson, una de las mujeres que testimonió en DN, trabajaba con él en 2008, cuando se produjeron los hechos.

“De pronto, sentí sus manos en mis nalgas. En ningún momento le había mostrado interés. Estaba conmocionada” relató la mujer a la AFP el año pasado.

“Le dije: +no me toques+, y lo abofeteé, antes de irme. Vino hacia mí y me dijo que jamás volvería a encontrar un trabajo”.

Academia en ruinas

Según una encuesta del diario Svenska Dagbladet, Jean-Claude Arnault nació en 1946 en Marsella (sur de Francia), hijo de refugiados rusos. Habría llegado a Suecia en los años 60 para estudiar fotografía.

Arnault se vanagloriaba de ser el “19º miembro” de la Academia. Según testigos, anunciaba el nombre de los futuros ganadores a sus amigos.

El caso ha revelado un funcionamiento opaco de la Academia —una rica institución privada fundada en 1786 sobre el modelo de su homóloga francesa—, así como sus conflictos de interés, sus juegos de influencias y la cultura del silencio que en ella reinaba.

Ocho académicos han renunciado de forma definitiva o temporal, entre ellos la secretaria perpetua, Sara Danius. La atribución del Nobel de literatura 2018 ha sido postergada a 2019, mientras el prestigioso cónclave, ahora en ruinas, intenta una difícil reconstrucción.

La Academia debe elegir en un próximo futuro a sus nuevos miembros, que designarán a los premiados Nobel 2018 y 2019.

Visto 231 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar