lunes, 17 diciembre 2018, 01:59
Miércoles, 19 Septiembre 2018 05:02

Mundial de Voleibol (M): Cuba al descubierto tras despedida por la puerta estrecha

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Osniel Melgarejo resultó desde su posición de auxiliar, el atacador de mayor índice de efectividad. Osniel Melgarejo resultó desde su posición de auxiliar, el atacador de mayor índice de efectividad. FIVB

¿Qué el equipo cubano de voleibol no lograra avanzar entre los 16 primeros en el Campeonato Mundial? Era algo previsible, más allá de los deseos y el talento individual de algunos de los jugadores de nuestra selección nacional.

De hecho, el balance de una victoria y cuatro reveses que constituyó el saldo global de los nuestros era previsible.

Hay una realidad inobjetable que esgrimiré como punto de partida en este comentario. El elenco antillano no posee aún un ciclo de trabajo juntos. Es bien conocido que para lograr ese engranaje en materia de equipo que te permita insertarte en la élite, mantener presencia y considerarte un rival competitivo, se necesita tiempo.

Por disímiles razones, la armada que presentamos en Varna carece de ese tiempo, por varias razones, fundamentalmente el éxodo de jugadores hacia otras latitudes consideradas por ellos más lucrativas, fenómeno que no ha dejado de golpearnos desde aquella estampida del 2001.

Y no vean esto como un parche. Es una realidad que Cuba en la actualidad no pertenece a la élite del voleibol (entiéndase top ocho selecciones) en ninguno de los sexos. Como también le resulta en extremo engorroso colocarse en un segundo escalón que contempla a los 16 conjuntos de avanzada.

De ahí que los reveses ante Polonia (1-3), Finlandia (1-3), Irán (1-3) y Bulgaria (3-0) no sorprendan, aun cuando sobre fineses y búlgaros existía algún margen mayor de duda en torno a una posible victoria.

La honrilla en el adiós la salvaron los antillanos frente a Puerto Rico, igualmente por margen de 3-1. Ahora bien, vayamos al punto medular del accionar del conjunto: los problemas de recepción y errores no forzados.

Antes revisemos de manera global algunas estadísticas: los nuestros acumularon apenas tres puntos; además de un balance de seis sets favorables y 13 perdidos (bajo rating de 0.461); 392 puntos anotados y 436 permitidos (0.899). Eso de manera global, quedando únicamente por delante de los boricuas.

De esos 392 tantos, 232 se materializaron por concepto de ataque, amén de que solo frente a los boricuas y persas, el saldo de acciones positivas por ese concepto inclinó la balanza a nuestro favor.

Siendo esta, junto al bloqueo que tampoco estuvo fino, la principal arma histórica de Cuba, habrá que revisar los sistemas ofensivos, fundamentalmente para no sobrecargar a los auxiliares y opuesto, al menos no con acciones telegrafiadas en demasía o repetitivas.

El recibo, Talón de Aquiles en el tiempo de nuestras legiones, volvió a serlo y con una media superior a 15 recepciones con deficiencia por choque no se puede aspirar a ganar. Mucho menos si ese eslabón débil se conjuga con una friolera de 141 errores no forzados, cediendo en ese rubro ante la totalidad de sus adversarios, lo que habla a todas luces de la debilidad en el rendimiento de conjunto, la ausencia de team work en acciones de mayor exigencia, y la distancia que los separa de ese nivel denominado élite, independientemente de haber obtenido la clasificación de forma convincente en el área de la NORCECA, donde todavía preservan cierto poderío.

Pinceladas individuales

Ver que los tuyos de alguna manera hallan consuelo en el brillo individual si bien no reconforta, contribuye a pensar y generar expectativas positivas de cara al futuro. En esa cuerda, el portentoso Miguel David Gutiérrez (86 ptos), al momento de redactar estas líneas marchaba tercero entre los máximos anotadores, relación en la que Osniel Melgarejo (51) le secundaba anclado en el puesto 28.

El propio Melgarejo en el escaño 20, era el de mayor efectividad en el ataque y único con un porcentaje superior al 50, específicamente 50.55% derivados de 46 aciertos en 91 intentos. Gutiérrez lo hizo para el 45.45%-posición 42.

Tercero entre los bloqueadores se comportó el central Roamy Alonso Arce (14 en 42 para 0.74 por set), misma posición que ostentó Miguel ángel López entre los de servicio más mortífero (11 aces en 65 intentos para 0.57.

Como era de suponer, no logramos colocar ni al líbero ni a ningún otro jugador entre los más defensivos o mejores receptores. En este último departamento el mejor posicionado fue López (31).

Esa fue la cara de un rendimiento tras el cual existen otros males, como un fantasma Campeonato Nacional, presencia aún efímera de efectivos en Ligas de verdadero poderío, y resquebrajamiento de la estructura competitiva en diferentes categorías en el ámbito doméstico… entre otras cuestiones. Situación que desde hace algún tiempo nos golpea, y de la cual no hemos podido salir o emerger airosos, a juzgar por los performances en la arena internacional de la selección élite fundamentalmente.

El adiós sabe a tristeza, pero la realidad de no hallarnos a la altura de la competición y los oponentes en Varna, nos remató a millones de cubanos de forma contundente.

A continuación le relacionamos el enlace de las estadísticas colectivas del certamen, para que pueda tener un patrón comparativo de Cuba, incluso con las escuadras de otros apartados.

http://italy-bulgaria2018.fivb.com/en/pools-and-ranking/round1

Visto 529 veces

Comentarios  

 
#2 Ramon 19-09-2018 16:28
No creo absolutamente que el resultado negativo sea por problema de engranaje o team-work de los nuestros, porque NINGUNA nacional que esta presente en el Mundial sus jugadores juegan juntos Todo el año, al contrario todos son contratados en diferentes clubes de varias Ligas, lo que hace a un equipo grande de verdad es la profesionalidad adquirida y la mejoria tecnico tactica de cada jugador cuando se inserta en un Voleybol de nivel y mas calidad como las LIgas en Europa. Eso es lo que haria mejorar a nuestra seleccion si los integrantes de nuestro equipo estuvieran insertados a ese nivel. Ya nuestro equipazo de Balonmano que en Barranquilla logro juntar a varias figuras que juegan en diferentes Ligas de Europa fue la demostracion mas actual que lo que se necesita es dar el salto para jugar todo el año en clubes de calidad,eso es de lo que se beneficiaria cada seleccion nacional nuestra. Claro que para un atleta pueda ganarse que se fijen en el antes debe demostrar sobre el terreno que calidad tiene , porque esos clubes no botan el dinero contratando a alguien que no se vea con perpectivas.
 
 
#1 Volei 19-09-2018 07:52
Q otra cosa esperar??? No creo q el problema sea de "team work" pues el mismo grupo pasa gran parte del año junto. El gran problema es el fogueo y crecimiento como jugadores pues están el año entero entrenando en le escuela nacional jugando solo entre ellos. El campeonato nacional tiene mas de 10 juegos y van competir en el mundial con jugadores q tienen mas de 50 partidos con sus clubes y selecciones en el año. Estos muchachos q fueron al mundial tuvieron grandes resultados el año pasado en categorías inferiores (plata sub 21 y bronce sub 23) pero ante la falta de fogueo se estancan y todo el mundo les pasa por arriba.Para colmo al relevo lo van limitando también. A alguien se le ocurrió hacer una primera y segunda división en la categoría juvenil, donde los equipos cambian constantemente por la edad.Como ejemplo tenemos q en la selección sub 19 q ganó el NORCECA este año habían 6 jugadores de La Habana que tuvieron q jugar la 2da división pq el año pasado el equipo q estaba no había quedado entre los 8 primeros. Ahhh, y solo 6 partidos en el año.....
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar