sábado, 20 octubre 2018, 20:12
Domingo, 16 Septiembre 2018 06:03

Andy Pereira: De la entrega, al combustible perenne de su pequeña Laura

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Andy Pereira (izquierda) posee muy buen servicio y acople con Jorge Moisés Campos Andy Pereira (izquierda) posee muy buen servicio y acople con Jorge Moisés Campos Abel Rojas Barallobre

Andy Pereira es un jugador constante, de eso no me cabe la menor duda. A sus 27 años atraviesa por plena madurez deportiva.

Andy Pereira es un jugador constante, de eso no me cabe la menor duda. A sus 27 años atraviesa por plena madurez deportiva, luego de casi una década bajo el amparo de las becas otorgadas por la Federación Internacional en Suecia y Dinamarca, es un jugador respetado a este lado del Atlántico, incluso entre sus homólogos brasileños.

Con una motivación adicional desde que hace cinco meses nació su pequeña Laura Maité, accedió a dialogar con CubaSí el jugador zurdo natural de Pogolotti, que cuenta con la potencia en los remates y el servicio en calidad de principales virtudes, acompañadas de una entrega sin límites en cada partido, como si se jugara la vida raqueta en mano.

alt

Dueño de dos oros, una plata y un bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, el número 142 del ranking mundial (3 416 unidades), expresó sobre su tránsito previo hasta llegar a suelo cafetero:

“Diez días después de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 sufrí un accidente en moto y estuve ingresado, me operaron del brazo derecho y después retorné a los entrenamientos en el 2017, pero muy lentamente. Estaba pasado 15 kilogramos de peso.

Sin estar ni siquiera al 80% de mis capacidades incursioné en el Mundial del 2017. Allí, a pesar de la poca preparación llegué a ganar mi grupo y avancé una ronda en el cuadro principal. Caí ante un chino nacionalizado por Singapur, pero el rendimiento puede catalogarse de bueno".

¿Qué sucedió después de esa cita del orbe?

“Continué tras la obtención de la forma deportiva. El Torneo del Caribe constituyó la segunda parada en ese sentido. Menos exigencia, pero sirvió para probar cómo me iba recuperando físicamente. Ganamos por equipos, el doble junto a Moisés Campos y el mixto con Idalys Lovet, pero no pude competir en individuales producto de una molestia que venía arrastrando en la rodilla.

En esa etapa fue de mucha valía la base de entrenamiento que desarrollamos en China, previo al primer panamericano del deporte.

Producto del paso del huracán Irma llegamos tarde a ese torneo, no pudimos participar en la lid por colectivos y únicamente confrontamos en individuales, doble y dobles mixtos.
Junto a Moisés logré obtener plata en dobles, solamente superados por la primera pareja de Brasil y en individuales quedamos entre los ocho primeros”.

Recta final, año 2018

“Lo iniciamos bien fuerte. Seguía arrastrando el problema del peso corporal, pero estaba más centrado en mi preparación diaria. Combiné la dieta, con carreras todos los días y además la carga de los entrenamientos. A veces llegaba a mi casa muerto.

El ser sede del Latinoamericano nos posibilitó otro escenario de fogueo importante. Aún no llegaba al peso competitivo ideal, pero logré el subcampeonato individual, perdiendo únicamente con el brasileño Hugo Calderano (décimo del escalafón), e imponiéndome en semifinales al también auriverde Thiago Monteiro, a quien no había podido derrotar en dos oportunidades anteriores en duelos importantes. Además, formando dupla con Moisés ganamos el doble, algo inédito, pues igualmente doblegamos a la principal dupla de Brasil.

En lo adelante intensificamos la preparación, con presencia en el Mundial por equipos, donde logramos ganar unos cuantos partidos. Debíamos jugar en la tercera división por no tener participación en torneos del circuito pro-tour ni ranking. De regreso volvimos nuevamente a realizar una base en China durante 18 días y eso nos puso a tope. Logré bajar de peso, nos medimos a jugadores importantes de varios niveles de calidad y de distintos clubes” …

La hora cero en Barranquilla

“Teníamos la espina clavada desde Veracruz. Puerto Rico nos había ganado en el por equipos y tomamos desquite 3-0. En todo ese certamen no perdimos ni un partido, además de solo un set si mal no recuerdo.

El doble tenía mayores posibilidades, luego del oro en el Latinoamericano. Salimos Moisés y yo a ganarlo y se comportó tal y como se esperaba, con solo un set desfavorable. El mixto se antojaba más complejo. Las duplas puertorriqueñas llevan más tiempo juntas y por consiguiente tienen mayor química, jugaron mejor la modalidad que nosotros. Luchamos, pero se evidenció su superioridad.

En la competencia individual fracasé inesperadamente. Salí delante 2-0 sobre el mexicano Marcos Madrid, pensaba que tenía el partido, pero cambió la táctica completamente. Logré empatar el partido a tres sets, pero en el decisivo salí muy debajo en el marcador y no pude remontar. Marcos Madrid siempre ha sido un jugador de respeto, de mucha calidad, campeón en Mayagüez 2010”.

De hecho, frente a él Andy exhibe balance global equilibrado a dos victorias en torneos oficiales. Además, han aunado esfuerzos como binomios en lides del circuito pro-tour.

“Llegué un poco cansado a esa final. Sin excusas, Marcos fue mejor en ese momento, pues antes lo había vencido 3-0 en el por equipos”.

¿Cómo valoras la composición actual de la preselección con vistas a los Panamericanos de Lima?

“La preparación debe ser mejor. Como torneo será mucho más exigente. Nuestro equipo se presenta sólido. Además de Moisés y yo, Liván demostró crecimiento, con buen desempeño en Barranquilla. A eso súmale nuevas figuras que subieron a la preselección con empuje, ganando torneos escolares. Con ellos se trabaja desde ya, al igual que con las muchachas jóvenes del femenino, porque ellos son el relevo.

Para Lima primero debemos lograr la clasificación y debemos buscarla en un evento en noviembre que otorga seis plazas. Podemos estar en ese rango, pero el mayor problema será el ranking y los sorteos. Si en una primera ronda te toca Brasil, Estados Unidos o Canadá, será sumamente complicado avanzar. Poseen buenos atletas y figuras nacionalizadas. Ese será el primer escollo, uno que por lo general nos afecta, además de que necesitamos prepararnos muy bien.

A ese nivel cualquier error cuesta, y si el sorteo nos favoreciera algo, atendiendo a los últimos resultados. Parece contradictorio, pero actualmente en Latinoamérica estoy en los lugares 12-13, y es cuando mejor nivel de juego estoy exhibiendo. Antes oscilaba entre el quinto-sexto escaños. Llegué a estar hasta cuarto en una ocasión.

Ha habido cambios y cada participación o partido ganado puntea. De ahí que haya mucho volumen de participaciones por parte de raquetistas que están en Europa. Incluso si el torneo tiene nivel superior, las puntuaciones son mayores. Además, la mayoría de las justas punteables se celebran en suelo europeo.

Que te toque con jugadores fuertes y más fogueados es difícil siempre”.

¿La principal virtud de Andy? ¿Tu pequeña Laura qué representa?

“Mi principal arma es la entrega, la manera con la que salgo siempre a luchar cada punto, cada partido, independientemente de los rivales que enfrente. Lo he demostrado en diferentes etapas y con distintas formas deportivas. Ese respeto y el guerrear cada partido es mi principal arma. Mi condición de zurdo me ayuda, tanto con el saque, como al ataque. Por ejemplo, soy el único zurdo en la preselección de varones ahora mismo.

La niña va creciendo. Laura Maité llegó en un momento perfecto. Desde s nacimiento todo lo que haga, esa lucha constante es fundamentalmente por ella, para que el día de mañana cuando crezca diga: Mi papá era Andy Pereira”.

Así nos despedimos, raqueta en mano. Con Andy he cruzado algunos puntos incluso. Yo, también zurdo, reconozco su constancia, esa que le permite exhibir balance histórico de 190 victorias y 85 derrotas en partidos oficiales.

Visto 570 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar