lunes, 19 noviembre 2018, 16:38
Martes, 11 Septiembre 2018 09:15

Acería de Cuba se remodelará tras inversión rusa

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)

Unos 165 millones de dólares es el monto de una inversión rusa destinada a la remodelación total de una importante planta siderúrgica cubana cuya producción de barras de acero para la construcción constituye un material estratégico.



El proyecto de modernización tecnológica surgió como una necesidad de mantenimiento a la Empresa Siderúrgica José Martí, de ahí la apuesta por esta inversión, a la cual se suman 100 millones de pesos cubanos (con paridad al dólar al cambio oficial), explicó a Prensa Latina el director de la entidad, Miguel Solarana.

Según el cronograma, el proceso inversionista deberá concluir en 2025, previsto en dos etapas, la inicial contará con unos 111 millones de dólares, añadió.

Hasta el momento ya se firmaron 49 contratos por valor de 105 millones de dólares para la importación de equipamiento en el periodo comprendido entre 2018 y 2019, destacó Solarana.

La transformación de la empresa, también conocida como Antillana de Acero, abarcará en un primer periodo varios puntos neurálgicos: la reparación capital de nueve naves, montaje de 15 grúas viajeras, modificación total del sistema electro-energético, instalación del laminador 250 -equipo que utiliza la palanquilla para obtener la barra de acero-, así como otras cuestiones de sostenibilidad.

Actualmente, tres contingentes de la construcción ejecutan la reparación de la infraestructura de la fábrica siderúrgica, quienes están encargados de la remodelación de nueve naves ubicadas en: los laminadores 250 y 300, y la acería, instalaciones donde se acogerá el nuevo equipamiento.

Sobre las grúas para la transportación de cargas, Solarana destacó que aportarán mayor seguridad, tranquilidad y confort a los operarios, y lo más importante, es que están diseñadas para bloquear las operaciones no previstas, cuestión que evitará los errores humanos.

En cuanto al nuevo sistema electro-energético, el directivo explicó que contará con un centro de control automatizado, el cual ya se traslada a la isla en forma de módulos, y amplió que Antillana de Acero posee la única subestación de 220 volt operada fuera de la Unión Eléctrica Nacional (UNE).

Se trata de un proceso que abarcará la modificación de unas 10 subestaciones internas, detalló, con la consiguiente mejoría de la calidad de la electricidad, fiabilidad y ahorro, elementos que suman eficiencia energética, todo ello, validado por la UNE, remarcó el directivo.

Dicha inversión, significó el directivo, humaniza el trabajo en todos los sentidos, y ejemplificó que el nuevo laminador 250 contará con una moderna y automatizada tecnología que permitirá pasar de unos 40 trabajadores por turno laboral a unos 20.

En tres años, la empresa siderúrgica podrá elevar la producción a 250 mil toneladas de acero líquido, con 165 mil toneladas de barras de distintos perfiles, y 65 mil toneladas de otros perfiles (planchuelas y angulares), unido a un importante nivel de piezas de repuesto para autoabastecimiento, puntualizó.

Otro elemento importante del proyecto es la capacitación al personal, señaló y amplió que hasta el momento viajaron tres grupos de 20 compañeros a Rusia para prepararse en una fábrica de ese país con condiciones similares a la tecnología que se implementará en Cuba.

La entidad afronta el reto de necesidad de incorporación de personal joven y calificado a la empresa, eslabón esencial para garantizar la perdurabilidad de la inversión, ellos llevarán a cabo la explotación, apuntó Solarana.

Antillana de Acero es una ciudad de unos cuatro kilometros cuadrados, 50 kilómetros de vías férreas, y una plantilla de unos mil 700 trabajadores que laboran en tres turnos de trabajo. Tiene nueve unidades básicas empresariales dentro del perímetro: acería, laminación (produce barras), electromecánica, automática, transporte, ferroviarios, servicios, redes (dentro del sistema se mueve agua, petróleo oxigeno aire nitrógeno y GLP gas propano), enumeró.

Este proceso inversionista se realizará sin detener la producción siderúrgica y, tras la modernización, la empresa se transformará en un complejo industrial moderno, concluyó.

Visto 513 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar