viernes, 14 diciembre 2018, 07:26
Viernes, 31 Agosto 2018 04:19

¿El que da primero, da dos veces?

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Violencia y agresividad parecen estar desdichadamente asentándose en la cotidianidad de los cubanos.


La familia cubana se prepara para el nuevo curso escolar que ya anda a las puertas. En un apartamento del Vedado que visité acontece lo que en el resto de los hogares: dobladillos para los uniformes recién comprados; cuentas y más cuentas, calculadora en mano, para comprar la mochila y los tenis, el merendero.

En medio de los preparativos, fui testigo del orgullo de un papá por su niño que comienza preescolar. Pero entre las expresiones de satisfacción y los consejos para que no lo regañara la maestra, se coló de pronto una singular recomendación:

«Y no se olvide de que usted es el macho de papá, y el que da primero, da dos veces. Nunca te quedes da’o».

A renglón seguido, el hombre contrajo los músculos del brazo e invitó al niño: «A ver, pega ahí, a ver si tú estás duro de verdad».

Y el niño golpeó con dedicación, dos, tres veces, cada vez más fuerte, instado por el orgulloso padre.

Ojalá, años más tarde, no repita la escena, pero contra el rostro o el cuerpo de un compañero de clases, de un vecinito o de un desconocido.

Ocurre que «se está entronizando una cultura de violencia, de agresividad, en la sociedad cubana». Lo asegura la doctora en psicología Patricia Arés Muzio, profesora titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana y presidenta de la sección de Familia de la Sociedad Cubana de Psicología, quien por estos días comentó sobre el tema ante las cámaras de la Televisión Cubana.

Sucede que andan sobrando razones para que los medios aborden este asunto. Para constatarlas, basta con subir a una guagua a cualquier hora del día, acudir por un servicio, o, simplemente, andar por las calles.

Casi todo el mundo identifica claramente la violencia física, pero esa, por suerte, no abunda tanto. Sobre todo la verbal y también la extraverbal —los silencios, las no respuestas— son las que más abundan y a veces lastiman tanto o más que un piñazo.

El irrespeto, ese que también tanto prolifera, irrespeto al criterio ajeno, al derecho a expresarse de cada quien, a la integridad física, sexual, económica, de género, ..., puede implicar en sí mismo una forma de violencia, a la vez que constituye caldo de cultivo para la misma.

Se trata de una interesante paradoja porque tales hechos ocurren en un país donde mucho se aboga por la paz, por la solidaridad, y por el paradigma martiano del culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre, refrendado en la Constitución de la república.

Sin embargo, mientras en espacios institucionales el discurso condena la violencia, a veces en esos mismos ámbitos la práctica y el trato diario lo desdicen. Ello, mientras que en la cotidianidad —la casa, la calle, el trabajo, la escuela, la tienda, el hospital— es casi habitual tropezar con alguna manifestación de violencia, tan naturalizada e invisibilizada, que las personas no son conscientes de ella y la toman como lo normal.

Es por eso que la dependienta hace como si no oyera, te empujan para subir a la guagua, ignoran tu criterio, te discriminan por tu preferencia sexual,... y se ve como algo normal.

Antes de que empezaran las vacaciones, al pasar por delante de una escuela era usual escuchar a una maestra gritando al regañar, demasiado usual. Ojalá a partir de este septiembre cada vez vayan haciéndose menos habituales tales decibeles porque gritar es irrespetar. Y el irrespeto, como ya se dijo, engendra violencia.

La familia igual debiera meditar acerca de este asunto, cada cual por su parte y en lo que le toca.

Y cuando la ética no alcance a curar ciertos desgajamientos del tejido social y sus valores, que entonces la ley, la autoridad, entre a jugar su papel de un modo más eficaz, visibilizando que violencia es mucho más que un encuentro cuerpo a cuerpo y puñetazos mediante.

De todos modos, la doctora Arés Muzio como mejor antídoto contra la violencia recomienda el respeto.

Si desde el primer día de clases, este 3 de septiembre, la sociedad cubana toda se viera a sí misma como aula gigante donde todos y cada uno somos a la vez alumnos y maestros del respeto al prójimo; entonces, ese papá que desde el machismo más acérrimo invita a su niño a dar primero y meter duro, se irá sintiendo cada vez más solo, en minoría.

Visto 1402 veces

Comentarios  

 
#14 JORGE TAVEL 31-10-2018 12:17
El que de primero debe de ser llevado a los tribunales, no importa edad o si tenia la razon o no.
 
 
#13 Arquero 05-09-2018 08:43
Los vecinos de la barriada de Lawton conocen que el dia que hay actividad en el llamado parque de la policia hay que recogerse temprano y encerrar a los hijos. Parece increible pero puede ser que los pierdas. El nefasto lugar esta pared con pared con la Estacion de Policia principal del Municipio. A veces me pregunto si los policias tambien se recogen esos dias. Hablar actualmente de la PNR deja un sabor amargo en la boca del Pueblo de esta sufrida ciudad. Tambien hay que hablar de violencia cuando se permite que una gran parte de la poblacion viva de robar, especular y estafar al resto sobre todo con los alimentos. ¿Hasta cuando? Muchos muchachos son criados en ese ambiente y cultura del abuso.
 
 
#12 maryblues 04-09-2018 09:35
Concuerdo totalmene con mailin, la educación comienza desde la casa. Hoy mi hijo tiene 11 años y contaré una pequeña anecdota, cuando estaba en el circulo infantil con 4 años, la auxiliar le decia que tenia que pegarle a quien le pegara o mordiera, yo ya con esa edad le decia, que los juguetes se comparten, que no se le daba golpes a los compañeros y a las niñas mucho menos porque son flores, llegó un momento que no queria ir al círculo porque le tenia miedo a la "seño", fui e indague que pasaba, una vez aclarado el tema le hice una queja formal que dirigí a la directora del centro y a la auxiliar le aplicaron una medida disciplinaria. resumen yo me desgasto con mi hijo, porque además soy hija de una maestra que ejerció esta linda profesión durante 40 años, me considero que lo educo con las normas de educación más importantes y no me canso, sin embargo nuestros centros educacionales carecen de maestros que además de la instrucción profesen la educación y la enseñanza de valores. Ahora estudia música en la escuela de guanabacoa y por suerte allí los profesores todos, exigen desde que están llegando los estudiantes (y hasta a los padres) que den las buenas horas, el uso correcto del uniforme, hablar en voz baja, etc, ojalá y todas las escuelas tengan esos maestros.
 
 
#11 Armando 03-09-2018 09:04
Mientras quienes deben hacer cumplir las layes no lo hagan, la violencia seguira en ascenso. Si no se acaba por las buenas tendrá que ser por las malas. Despues no critiquemos la violencia existente en otros paises.
 
 
#10 Pedro Margolles 31-08-2018 13:46
Estimada Vladia: Excelente tu articulo. Buenos ejemplos y recomendaciones . Me apena que despues De haberse referido a estos asuntos LAS MÁXIMAS AUTORIDADES CUBANAS EN la Asamblea NACIONAL Y OTROS ESPACIOS, LEJOS DE AVANZAR TENGO LA IMPRESIÓN DE QUE HAY UN RETROCESO. SE NECESITAN ACCIONES PRÁCTICAS, MEDIDAS CONCRETAS. REQUERIMOS MÁS EDUCACIÓN SOCIAL Y QUE NO CONFUNDAMOS LA INSTRUCCIÓN CON LA EDUCACIÓN. SOMOS UN PUEBLO INSTRUIDO PERO MAL EDUCADO. TAL VEZ EN LA AGENDA Y LAS VISITAS DEL NUEVO Y DINÁMICO PRESIDENTE DIAZ-CANEL DEBERIA ESTAR ESTE TEMA Y CONTROLARSE SITEMATICAMENTE . LOS CIUDADANOS TAMBIEN CON SU CONDUCTA PODRIAN CONTRIBUIR A AYUDAR AL PRESIDENTE.

NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE

MIS SALUDOS CORDIALES,

MARGOLLES
 
 
#9 Nany 31-08-2018 11:35
En el tema entran en juego varios factores, desde el maestro gritandole en el aula a los niños por cualquier causa y hasta sin motivo, las familias cada vez menos preparadas en estos temas que imponen a nuestros niños patrones negativos, el consumo indiscriminado de series donde se promueve que la violencia es la única vía y el capo de droga es el héroe. Pero al igual que muchos de los foristas creo que mientras no existan leyes que se respeten y se hagan cumplir al respecto y continuemos dejando todo a la conciencia ciudadana nuestra sociedad esta perdida. Pues hasta hora los resultados de esperar a que la sociedad se eduque por si sola son bien desfavorables.
 
 
#8 manuel. 31-08-2018 10:14
Una de las cosas que se esta discutiendo en la Formación de la nueva constituciones en cuanto a deberes y derechos es que los ciudadanos perciban la tranquilidad ciudadana. esto es preocupante, se pierde la credibilidad de los agentes de la PNR. hay personas que han sido afectados o un familiar por un delincuente. y por la no acción de las autoridades. este toma represaría y venganza. lo otro es actualmente ir a una unidad de la PNR a realizar una denuncia. puedes estar un dia completo. y eres hasta maltratado. no se por que esa mala Forma en las Unidades de la PNR. la palabra RESPETO. Concepto como tal. esta abolido en nuestro país. Yo muy personalmente. me enseñaron normas de hábitos y conducta que soy exigente hasta conmigo mismo. desde que usted sale de su casa. para trabajar. montarse en P. ya es un problema. molesta hasta cuando pides permiso. y si vas con tu esposa. Y esta esta algo agraciada en ocasiones tienes que hacerte el de la vista Gorda por que te buscas un problema. repito ya no hay respeto. ni respetan a nadie.
 
 
#7 MeilinSG 31-08-2018 09:33
Es cierto estamos diariamente topándonos con estas despreciables manifestaciones las cuales tienen una sola matríz !!!EL HOGAR!!!, la EDUCACIÖN de todo tipo comienza en la CASA, en la FAMILIA, punto de partida y final de todo individuo, si la cabeza anda mal todo el cuerpo andará peor ¿cuantas veces hemos visto y oído a padres maltratar públicamente a sus hijos, qué será del resto de la familia, qué respeto pueden exigir cuando pase los años, una mata de naranja agria no produce jamás fresas. Los Maestros, los Dependientes de tiendas, Cafeterías y Restaurantes, los Médicos, Abogados, Aux. Grales, ASP, Secretarias, Directivos...et c !!!!TODOS!!!! salimos de una familia donde se nos enseña a amar u odiar, hacer bien o daño, hablar gritando o mesuradamente, !!!RESPETO!!! al semejante. Cuántos NIÑOS hoy día se atreven a ofender si se les llama la atención por seguir jugando al fútbol o la pelota en plena vía si hay personas pasando, cuántos padres desafían a los Maestros antes de analizar el problema si el hijo dice haber sido regañado, más bien los instan a ofender, agredir de palabra o hecho, porqué cualquier persona se siente con el derecho de molestarnos con música altísma y vulgar, afectar al vecino de cualquier manera y luego decir que somos "personas de mal carácter o jodidos" porque no se lo permitamos. EDUCACIÓN, RESPETO, HONRADEZ, DIGNIDAD DEBEN IR DE LA MANO DESDE LA CUNA, CASA, HOGAR, FAMILIA.
 
 
#6 UnKnown 31-08-2018 08:39
Puedo asegurar 10 a la 9999 que eso es un tema bastante viejooooo, no es de nueva creación. Quizás si la fuerza de la ley se sintiera apropiadamente sobre las espaldas de quien debería, esas cosas no proliferaran, pero no es lo que ocurre.
 
 
#5 Francisco Rivero 31-08-2018 08:24
HAY QUE PARAR LA BANALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA.

Un saludo fraterno.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar