viernes, 21 septiembre 2018, 15:23
Domingo, 26 Agosto 2018 06:00

EE.UU.: Trump sigue ahí

Escrito por  Arnaldo Musa/Cubasí
Valora este artículo
(0 votos)

Con el escándalo de que dos de los asesores presidenciales están en problemas relacionados con la justica, cerca de 400 periódicos norteamericanos se mostraran alborozados, pensando que ya había llegado la hora de salir de Donald Trump.

Pero no, el millonario mandatario se muestra impertérrito, manejando a un establishment que sigue apoyándolo, porque conoce de la sostenida y para muchos inexplicable popularidad del sujeto.

Como se informó este martes, el ex abogado de Trump, Michael Cohen, y Paul Manafort, quien dirigió brevemente la campaña presidencial, fueron declarados culpables de fraude.

Nada alteró a Trump, quien se dedicaba a hacer viable su guerra comercial con China, lograba que el Congreso ratificara nuevas sanciones a Rusia e imponía altos aranceles al acero y aluminio de Turquía, hundiéndola en tal depresión que la hizo acudir y conseguir a un rescate de Qatar por 15 000 millones de dólares
En tanto comenzaron los procesos judiciales contra Cohen y Manafort, que eran realmente dos derrotas para Trump, pero muchos se equivocaron si pensaban que ello significaba el fin de su gobierno.

El mandatario estadounidense aseguró que la violación de las normas de financiación de la campaña que admitió su ex abogado Michael Cohen "no son un delito", pero el acusado admitió que había violado normas electorales.

A su vez, Paul Manafort, ex jefe de campaña del Presidente, fue declarado culpable de fraude fiscal y estafa bancaria, lo cual, según trascendió, era conocido por Trump.

BUENO, PERO NO SUFICIENTE

Un colega me señaló que todas estas cuestiones ilegales que se mueven alrededor del Presidente tienen algo de los casos de Watergate, con Nixon, y hasta puntos de contacto con el Lewinski, de Clinton, pero no llega a tanto, porque Trump sigue teniendo sostenes de defensa que impiden su caída.

Repasemos: es lógico que Washington quedara conmocionado cuando dos personas de confianza de Trump están por pasar mucho tiempo en prisión. Pero uno de los casos, el de Paul Manafort, quien estuvo a cargo de su campaña electoral en el 2016, culpable, subrayo, de fraude fiscal y estafa bancaria, lo quieren simultanear con las inventadas influencias del Ejecutivo ruso para perjudicar a Hillary Clinton y garantizar el triunfo de Trump, algo descabellado, pero que la maltratada opinión pública norteamericana digiere como verdad.

Casi simultáneamente, Michael Cohen, ex abogado de Trump, admitió haber violado las leyes de financiamiento de campañas electorales ese mismo año a petición de un aspirante a la presidencia de Estados Unidos, cuyo nombre no reveló explícitamente… Estas son buenas noticias para todos los opositores de Trump.

Cohen se declaró culpable de haber obedecido la orden de "un candidato presidencial” de comprar el silencio de dos mujeres con las que Trump tuvo evidentemente relaciones sexuales para evitar que se perturbara los resultados de la elección.

Trump había insistido varias veces en que nunca se había llegado a contactos sexuales ni tampoco a la oferta de dinero. Si Cohen es culpable, en el sentido jurídico, Trump no lo es menos.

Prácticas ilegales durante la campaña electoral y adulterio negado vehementemente son dos cosas que ocupan de tanto en tanto en las campañas electorales en Estados Unidos.

Un lugar prominente en los libros de historia de Estados Unidos: en 1974, Richard Nixon renunció a la presidencia antes de que su mandato fuera revocado por las implicaciones del "caso Watergate” y, en 1998, Bill Clinton estuvo a punto de ser destituido por mentir bajo juramento sobre su relación sexual con Monica Lewinsky mientras ésta hacía una pasantía en la Casa Blanca. Aunque Clinton logró aferrarse a su cargo, su reputación sufrió daños severos.

Aun cuando es cada vez más evidente que Trump hizo trampa, sobornó y mintió durante la campaña electoral del 2016, es decir, aun cuando hay buenas razones para que se le destituya, el proceso necesario para alcanzar ese objetivo no está en el horizonte.

Para ponerlo en marcha, una mayoría simple de la Cámara Baja del Congreso estadounidense y dos tercios del Senado deben estar a favor de la medida. Y de momento es impensable que los republicanos, fuerza mayoritaria en ambas Cámaras, se rebelen contra su presidente.

Sólo ocurriría lo correcto, algo difícil en EE.UU., si los demócratas arrebatan la mayoría de los escaños a los republicanos en los comicios de mitad de gestión que se celebrarán en noviembre. Pero esto sería otro comentario.

Visto 870 veces

Comentarios  

 
#2 manuel. 27-08-2018 11:48
TRUMP sigue y seguirá. Acordarse que este hombre representa al verdadero interés norteamericano. Y la verdadera forma de pensar del norteamericano. la economía ha crecido un 4%. malo o bueno se lo comen con papa ya que fue el que eligieron. acordarse que las elecciones en EE UU son un circo. y se inclinaron por el hombre que mas llamo la atención. por su manera de hablar poco diplomática, no piensa para responder preguntas, no es Político, se cree gracioso. es impredecible. solamente es un magnate millonario. para dirigir el país mas desarrollado del planeta y el que mas armas nucleares tiene.
 
 
#1 ARIMARTILOVE 27-08-2018 11:41
ABAJO TRUMP
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar