viernes, 21 septiembre 2018, 16:02
Viernes, 24 Agosto 2018 05:40

ARCHIVOS PARLANCHINES: Éramos pocos y parió Catana

Escrito por  Orlando Carrió/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Siempre se ha dicho que los cubanos tenemos una habilidad poco usual a la hora de improvisar términos o frases jocosos y enriquecer de manera algo estrafalaria nuestra lengua.


Siempre se ha dicho que los cubanos tenemos una habilidad poco usual a la hora de improvisar términos o frases jocosos y enriquecer de manera algo estrafalaria nuestra lengua, a riesgo de que Miguel de Cervantes vuelva a caer redondo si revive y escucha locuciones como «¿qué bolá, asere?; tú eres mi ambia», para saludar, o «éramos pocos y parió Catana», indicativo de que se llenó el bote en el momento menos propicio.

Y a propósito: algunas de estas expresiones han sido usadas en la música, como sucede con «hasta que se seque el malecón», con la cual Jacob Forever puso a mover el esqueleto de miles de cubanos y foráneos, y otras, por el contrario, reflejan tragedia o desamparo: «Campeón, estás en llama». ¡Hay para todos los gustos y situaciones más inverosímiles!

Cuando se quiere criticar la falta de iniciativa y la flojera de algún sujeto, no dudamos en comentar: «Socio, échale sal al arroz; recuerda que camarón que se duerme, se lo lleva la corriente…». También he escuchado este consejo: «No, no… a llorar a Maternidad; donde se cae el burro, se le dan los palos». Pero si lo que deseamos es denunciar la suerte de algunos oportunistas e ineptos, repetimos a viva voz: «Caballero, al que nace p´ tamal, del cielo le caen las hojas. El tipo se pasa el día hablando cáscaras en una esquina y su tía Filomena le manda sus mandados de la yuma».

Por cierto, la voz yuma, más frecuente que la yuca con mojo en el fin de año, se puede referir a varias cosas: la usamos al referirnos a un extranjero, al hablar de otro país que no es el nuestro o, de forma más frecuente, para señalar a los Estados Unidos.

Cuando se debe dejar ir algo o vender alguna cosa, se insinúa: «Sobrino, dale agua a eso», la cosa está mala; cuando se quiere saber qué parte de la ganancia le corresponde a cierto fulano en algún negocio, se pregunta: «¿Qué bolá con mi cake?»; cuando un muñecón detecta que su compinche tiene una dama en puerta, murmura con cara de pícaro: «Oye, esa está pa’ tu cartón», y cuando un individuo pide su pasaje hacia el cementerio, no falta la comadre que exclame: «El pobrecito, se partió como un lápiz». ¡Hay para todo!

Los optimistas de siempre vociferan a grito pelea: «¡Completo Camagüey!» o «pesca´o hoy y mañana picadillo». No obstante, nunca faltan los antipáticos que los previenen con caras de malos augurios: «Sigan pensando que el chicharrón es carne. Se van a destarrar… el picheo está bajito». ¡Ah!, y para los charlatanes hay una fórmula infalible: «Mi herma, estás inflando. Afloja, tú las inventas en el aire». A aquellos necesitados de pasar página de manera urgente no les falta su antídoto: «Nene, tumba catao y pon quinqué». ¡Y remedio santo! Tampoco escasean los que no desean verse envueltos en ningún enredo o chisme y reclaman con la cara roja como un tomate: «¡A mí me sacan del potaje!».

A los alardosos y donjuanes que andan en babia tras las féminas se les oye susurrar a ratos: «Soy un bárbaro, las tengo a pululu». Algunos, incluso logran que ciertas damiselas le picoteen al oído: «Papi, eres un corazón de melón». Igualmente, los irresolutos poco amantes de los peligros y aventuras tienen su coloquialismo: «Huye pan, que te coge el diente». En ocasiones, estos suplican a sus allegados que les tiren un cabo, aunque la respuesta puede ser lapidaria: «Consorte, yo estoy pasma'o, no tengo ni donde amarrar la chiva, ¿no ves el berro que tengo? Resuelve tú el rollo».

alt

Bueno, ¿y qué opinan ustedes de las denominaciones populacheras y simpáticas que tienen nuestros billetes? Resulta que un peso es «un clavo»; cinco, «una monja»; diez, un «pesca'o»; veinte, una «bomba»; cincuenta, un «medio palo», y 100, «una tabla». Casi hay que pasar un taller de lenguaje para entender esta jerga usada, incluso, por los jóvenes que tienen estudios universitarios…

Hay dichos, y esto no lo podemos negar, que dejan en las nubes a ciertos culturosos. Ejemplo de ellos son: «desmaya esa talla» y «me dejaste en Blanco y Trocadero», que son dos calles de nuestra capital. El primero alerta a algún patán que su negocio no le conviene, y al segundo se apela cuando te pasan alguna información recóndita, misteriosa y desconocida.

Más populares son estos dos: «No me des más muela, monina; si no te conviene, no hacemos el negocito y ya»; «chico, o te peinas o te haces los papelillos». Bien callejeros son también «a la cañona», que sugiere obligatoriedad, y «tú no me calculas», el cual enfatiza las habilidades ocultas de cierto personaje.

Bueno, y para concluir, les regalo estos enunciados, para que se rindan ante la nostalgia o se rompan el coco indagando un poco: «se botó de sala'o», «esta quema petróleo», «le cayó carcoma», «tunturuntu», «chúpale el rabo a la jutía», «estás aterrillado», «te sacaron un sable», «estás en el tíbiri, tábara», «dale piano» y «te vas a sacar la rifa del guanajo». ¡Casi nada! Prometo volver sobre este tema con el apoyo de los lectores.

Visto 1131 veces Modificado por última vez en Jueves, 06 Septiembre 2018 17:09

El hojalatero José Domingo Blinó era un valiente que se ganó la admiración pública. Su globo, empujado por el viento, se alejó con rapidez, y ya a gran distancia de la tierra, arrojó al espacio palomas, flores...

Los orígenes del Parque Central habanero se remontan a la fecha de 1772, cuando al Marqués de la Torre se le ocurre la pícara idea de construir el Paseo de Extramuros (antecesor del ilustre Prado).

Comentarios  

 
#11 Maricela 18-09-2018 09:07
....Poco cerebro, lengua larga .... al pan, pan y al vino vino.....
 
 
#10 pili 17-09-2018 12:43
camarón que se duerme se lo come el turista......
 
 
#9 pili 17-09-2018 12:36
Gira que te veo fijo........
Todavía tú crees que la calabaza es vianda?...
Eso está pá morirse......
Te lo vendo por una monjita (5 pesos).....
Está escapao...(el inteligente),
no me cojas pá eso...(cdo te estan vacilando)...
 
 
#8 Pascale Biollaz Rodr 29-08-2018 11:20
AQUI TE VA ALGO MAS PARA APRENDER:

COJELO QUE TE TOCA

AQUI CUALQUIERA TE SACA UN SUSTO

DIMELO AHH QUE SE SEPA. QUE ESTOY CANCHA PERO SIGUELO.
TU Angel que te ama y te ma-adora.
 
 
#7 LLR 28-08-2018 10:48
y sigue la vaca metía en el maizal... no hay mal que por bien no venga... camina pa que te conozcan... eres más rollo que película.....
 
 
#6 ramirez 28-08-2018 09:33
Tambien
quitame el dedo que no soy timbre.
Dale chucho
Quien te informa no traiciona
 
 
#5 Miriam Borges 28-08-2018 08:10
Otros: Vísteme despacio que voy deprisa, sigue pensando que el mondongo es carne, el que tiene tejado de vidrió no puede tirar piedras, los choferes son vizcos y con espejuelos de palos no miran, cuando veas las bárbas de tu vecino arder por las tuyas en remojo, entre col y col una lechuga, no hay nada mejor que una noche tras otra y el día por el medio, no van lejos los de adelante si los de atrás saben correr, eres un ratón de ferretería, eres fresco como la lechuga, tienes la lengua vipérina, no hay mal que por bien no venga, si quieres llamar la atención de un hombre cuando vas con una amiga le dices, quien pidió pollo, el que merece no pide, la hierva que está para uno no hay vaca que se la coma, marinero somos y en el mar andamos,hay pero no te toca, cuando el mal es de ir al baño no valen guayabas verdes, no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, lols hombres son como la hoja del caimito.
 
 
#4 Miriam Borges 27-08-2018 08:10
Otros para la colección: erámos poco y parió Catana,se refiera cuando llega alguien improvisto, no por mucho madrugar amanece más temprano, engañame que me gusta, cuando el río suena, porque algo trae, camaron que se duerme, se lo lleva la corriente,la boca te huele a ajo, no hay lengua que habló, que Dios no castigó,de tal palo tal astilla, donde candela hubo cenizas quedan,no creas que porque el camaleón suba palo es electricista,no creas en todo lo que veas y no oigas todo lo que te dicen, no hay peor ciego que el que no quiere ver, pero peor sordo que el que no quiere oír, eres un cañon, bueno después nos cogemos, soy pobre spiquiatrica y no tengo pastilla, y dale la vieja con el ataque y la farmacia cerrá. buenos después si encuentro otros los aporto para no llevármelos a la tumba.
 
 
#3 Iris 25-08-2018 09:19
Otro aporte para Orlando Carrió:
"...eres fula cantidad", "te pones de madre", "estás como la croqueta, en la esquina de la cajita", "no te cojas pa' eso", "se cree cosas", "está envuelta como un tamal", "de ahí pa'lante no hay más na'", "está en las tres fases del fuego: en llama, encendido y en candela", "está como el arroz blanco"....y muchísimas más.
 
 
#2 RONY9 24-08-2018 13:13
en la parte de los billetes al autor del artículo le falto enunciar como se le dice a la cifra de 30 pesos que se hace diciendole "CAMARÓN" jajajaja, la jerga callejera no tiene nombre, "ahora tú si verás como Mango va parir Guayaba", "se tosto", "quien no quiere caldo, se le dan tres tasas", "por gusto y pa na", "al que le duela, que sufra", "ojos que te vieron ir", "se tiró pal monte", "me riego como un juego de yakis", "ponte pa tu cartoon" y en finnnnnnnn una pila masssssssssssss ssss, jajajajjajaja.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar