jueves, 15 noviembre 2018, 09:21
Martes, 14 Agosto 2018 04:49

De contrataciones y bienvenidas

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
El equipo masculino de Cuba de balonmano logra medalla de oro, al superar 29 goles por 18 a su similar de Puerto Rico en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, Colombia 2018. El equipo masculino de Cuba de balonmano logra medalla de oro, al superar 29 goles por 18 a su similar de Puerto Rico en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, Colombia 2018. Foto: ACN

Durante los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe hubo un deporte que experimentó de manera positiva con la inserción de jugadores contratados por el Inder junto a otros que juegan fuera de Cuba por su cuenta.

Si bien el balonmano no es una disciplina mediática en este país, el «experimento», por llamarle de alguna manera, funcionó perfectamente (se reconquistó el título centroamericano), y debiera servir de ejemplo para otros deportes que se resisten a tomar iniciativas similares.

Estoy pensando primeramente en el fútbol, porque sé que hay una decena de jugadores nacidos aquí o de padres cubanos que han mostrado públicamente su deseo de vestir la franela nacional, y no han sido debidamente tomados en cuenta.

Ya sé que el proceso pasa primero por un acercamiento del deportista a la Federación en cuestión por la vía formal, etc., pero hay que ser más agresivo en este sentido, sobre todo cuando se trata de disciplinas que están bastante mal en cuanto a resultados internacionales, y se beneficiarían mucho con las experiencias de estos atletas provenientes de otro ambiente.

Si el jugador ha dicho públicamente que quiere alinear con Cuba, pero por h o por b no ha podido, o no ha sabido llegar a las autoridades correspondientes, desde aquí se debe hacer todo lo posible para llegar a él. Estamos hablando de personas que ganarían poco o nada con sumarse a nuestras selecciones nacionales, que sí ganarían muchísimo con sus aportes en el orden técnico y táctico, sobre todo.

Sabemos que hay algunos deportes, sobre todo el béisbol, que tienen grandes barreras para sumar a los mejores en sus respectivas posiciones, pero incluso en la pelota, si no podemos integrar a los que se desempeñan en Estados Unidos, podemos hacerlo con otros que lo hacen fuera del sistema de las Grandes Ligas y tienen calidad como para estar en la preselección nacional.

Lo mismo va para el resto de los deportes, y creo que se puede lograr con un poco de voluntad de ambas partes. Sí, porque ponerse la camiseta del equipo Cuba entraña también responsabilidad, y existe un código de conducta a cumplir. Que este último sea lo más parecido a sus similares en el resto del mundo es otro paso a concretar, porque no podemos pretender que un atleta sacrifique los compromisos con su club para acudir a un tope amistoso, por poner un ejemplo extremo.

El balonmano puso la primera piedra, es hora de empezar a levantar el edificio; el deporte cubano lo necesita.

Visto 682 veces

Comentarios  

 
#1 Andres R 14-08-2018 13:08
Esto yo lo veo muy bueno, el contrato en clubes foráneos trae muchas ventajas para todos, lo que no veo bien es que no participen en los eventos nacionales en Cuba, los cubanos de la isla queremos ver buenos deportes y no que estos atletas se incorporen casi finalizada la serie o en los llamados play off.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar