martes, 23 octubre 2018, 23:16
Viernes, 10 Agosto 2018 13:12

Serie Nacional: Lo que podemos esperar

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros, Especial para CubaSí
Valora este artículo
(4 votos)

Ya se lanzaron las primeras bolas y se conectaron los primeros batazos de la actual Serie Nacional de Béisbol, en la cual de momento todos los equipos conservan las esperanzas de sobrevivir al primer corte.

Sin embargo, serán solamente ocho los que queden con vida después de la fase inicial de 45 juegos, y tras los juegos de comodines, los seis que lucharán por acceder a las semifinales, luego de reforzarse.

Es bien difícil pronosticar quiénes serán los ocho agraciados, sobre todo porque todavía no hemos visto en acción a casi nadie. De entrada me aventuraría a decir que los dos finalistas del pasado año estarán de nuevo en ese privilegiado grupo, pero de ahí en adelante todo se hace más complejo.

Matanzas es otro conjunto que no debe faltar a esa cita, gracias a un trabajo sostenido por varios años, y creo que también estarán ahí al menos dos de los cuatro históricos de la pelota cubana: Industriales, Santiago de Cuba, Pinar del Río y Villa Clara. No creo que los cuatro lo logren este año, pero tampoco descarto a ninguno, por lo que habrá que ver lo que ocurre sobre los terrenos.

Me faltarían tres boletos más, o quizás dos, entre quienes debe estar nuevamente Ciego de Ávila con seguridad, y las papeletas restantes me parece que quedarán entre Artemisa, Cienfuegos (por su excelente serie sub-23), Camagüey y Holguín.

Como se ve, muy pocas posibilidades le otorgo a los elencos de la Isla de la Juventud, aunque contra viento y marea casi siempre han logrado estar en la pelea, Sancti Spíritus, al que lo pudiera salvar un año excepcional de Ismel Jiménez, pero es una incógnita, y Guantánamo y Mayabeque, que siguen estando a la zaga en el torneo doméstico.

Entre las novedades de esta Serie está la implementación de un coach de banca y un estadístico para cada conjunto; de sus respectivas capacidades, y de lo que sea capaz de extraer de ellos cada manager, pudiera depender más de un clasificado.

La otra novedad es que aunque para clasificar se tomarán en cuenta los 45 desafíos iniciales, solamente se arrastrarán a la segunda fase los resultados entre los sobrevivientes. Esto supuestamente se hizo para que hubiera mayor lucha en el primer segmento, pero eso es debatible porque a veces se conocen los clasificados con bastante antelación. Hasta el año pasado, aunque un equipo estuviese clasificado, trataba de ganar la mayor cantidad posible de juegos porque arrastraría ese balance, pero ahora, si cierra contra elencos ya eliminados, serán partidos de puro trámite.

Lo que sí me gusta del cambio, es que seguramente las diferencias entre los clasificados serán más cortas, y quien se lo haya ganado pedirá primero en la ronda de refuerzos.

Esto apenas comienza, nos reencontraremos por el camino.

Visto 558 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar