domingo, 19 agosto 2018, 05:10
Sábado, 04 Agosto 2018 06:42

USA-padres inmigrantes: Otra abultada piedra en el zapato de Donald Trump

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(1 Voto)

Padres migrantes retenidos en Texas, junto a sus hijos, lanzan por escrito otra advertencia a Donald Trump y se declaran en huelga de hambre.


Una parte de ellos revelan haber sido engañados para que aceptaran la deportación y así ver otra vez a sus hijos.

Según la misiva redactada en el Centro de Internamiento de McAllen, Texas suscribieron: "Estamos desesperados, estamos cansados de ser encarcelados y queremos ser liberados con nuestros hijos".

Lo anterior fue informado, este jueves, por las agencias de noticias Europa Press y EFE, así como amplificado por un grupo defensor de los derechos de los inmigrantes en Austin, Texas.

Un Centro de Refugiados de Inmigrantes para Servicios Educativos y Legales (RAICES) afirmó que los inmigrantes aseguran estar detenidos en un centro de detención en Karnes, en dicho estado.

Y a la vez, sin que las autoridades estadounidenses notificaran su estatus migratorio.
Añade desconocer el número de padres inmigrantes unidos a la huelga de hambre iniciada este miércoles.

Un comunicado de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) promete respetar sus derechos a expresar opiniones así como a no tomar nuevas represalias contra ellos.

Un detenido, solo identificado como Jorge, dijo a RAICES que se consideraba representante de unas 400 familias al aprobar el contenido del referido documento.

Las mencionadas agencias de noticias comentaron que Trump ha convertido la inmigración en parte inseparable de su gobierno, por lo que ha reiterado “mantener a los inmigrantes detenidos hasta que finalice su largo proceso de deportación”.

El gobierno de Estados Unidos señaló la semana pasada que de los 2,500 niños separados de sus padres, se había reunido a poco más de la mitad de ellos con sus familias.

RAICES señaló que padres estaban organizando sentadas en el Centro del Condado de Karnes, a unos 51 kilómetros al sudeste de San Antonio y los niños se negaban a participar en las actividades escolares.

Añadió que unas 600 personas participaron en protestas, por la situación creada.
Mientras, otros padres dijeron que no se les había dado la oportunidad de solicitar asilo.

Europa Press y EFE notificaron que un juez federal en San Diego suspendió indefinidamente las deportaciones como respuesta a la demanda presentada por la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos.

Algo sí resulta evidente, como se esperaba, el crispado asunto de los padres inmigrantes se ha ido hinchando hasta devenir crisis para el actual gobierno estadounidense.

Otra abultada piedra en el zapato del multimillonario presidente Donald Trump.

Visto 575 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar